Ir al contenido principal

LAS QUERENCIAS DE MIGUEL



Lo dijo él mismo al empezar el concierto. La noche iba a ser un recorrido por sus querencias, una palabra que tiene sabor a flamenco, copla y soneto, las tres dimensiones que cobraron vida anoche en la Axerquía gracias al arte de Miguel Poveda. Sus poemas, sus cantes, sus coplas. Músicas y textos que comparten raíces y que el cantaor catalán/andaluz hace suyas como solo saben hacer los que están tocados por la varita mágica del arte. Una varita mágica que, por cierto, siempre suele encontrar a Miguel trabajando.


Empezar con Para la libertad fue toda una declaración de intenciones para una noche en la que, aunque Miguel se notó cansado al principio, fue desplegando todo su repertorio de duende y clase. Lo hizo con la ayuda del admirable Amargós y de unos músicos en estado de gracia. Con elegancia y sentimiento nos hizo un recorrido por su último trabajo, los Sonetos para el amor y la libertad, en el que destacan joyas como el Atreverse, desmayarse de Lope de Vega, el Hielo abrasador de Quevedo o el que para mí esto un himno vital Donde pongo la vida de Ángel González. La voz de la ecijana Esperanza León le acompañó en estos versos de compromiso y ternura. Como lo hizo, en una de las sorpresas de la noche, la cordobesa Lía. Como hombre intenso y libre que es - digo lo que pienso y canto lo que me gusta, dijo - no esquivó el posicionamiento político y la rebeldía frente al dolor que hoy sacude Europa: ahí estuvo el contundente Guerra a la guerra de Alberti.

En la segunda parte el concierto es donde creo que Miguel brilló con más hondura. Cuando Poveda coge su silla, esa silla que siempre le acompaña, y se pone flamenco, es el momento de abrir las entrañas de la noche y dejar que el espacio se vuelva un quejío hondo del alma. De manera sabia, el cantaor recorrió los cantes andaluces, empezando por Málaga, pasando por una Córdoba de soleá en la que homenajeó al Pele y a Vicente Amigo, y un Cádiz de fiesta y delirio. Para acabar en Sevilla, en su Sevilla elegida, en la de Lole y Manuel. Todo es de color. Una oración hecha flamenco lanzada al señor de los espacios infinitos.

Y no podían faltar sus coplas del querer. En las que se fusionan la poesía y el flamenco, en las que convergen la memoria sentimental de Miguel y la de tantas generaciones, en las que es posible encontrar los latidos más fuertes del alma y el desgarro que solo cabe en el corazón de quien ama y se desenamora. Las coplas de su madre y de mis abuelas. No debía de quererte, las culpas, los celos, las mujeres entregadas y negadas, las valientes, las doloridas, las domesticadas y las rebeldes. Copla en voz de hombre. 

Cuando ya creíamos que el final estaba escrito, tras una rutilante y festiva Leyenda del tiempo, la noche nos deparó la última sorpresa. Miguel, que es amigo de sus amigos, que es humilde pese a su grandeza, se dejó abrazar en el escenario por sus músicos, por Esperanza, por Lía y por otros artistas que estaban en la Axerquía disfrutando de su arte. Subieron al escenario el cordobés- de adopción - Quico Peña, un amigo porteño de la Córdoba argentina que baila por bulerías y hasta un japonés entregado al flamenco. La fiesta entonces alcanzó el delirio, casi tres horas después de su inicio.

Anoche Miguel volvió a demostrar que es muy grande, que tiene ese halo mágico que solo pertenece a algunos privilegiados y que, en consecuencia, es capaz de traspasar esa línea fronteriza que separa el escenario del público. Donde pone la vida pone el fuego y ese se nota en cada paso, incluso en sus titubeantes a veces palabras y en su cuerpo de niño que parece resistirse a crecer. Ayer comentó al iniciar el espectáculo que lo único que pretendía era que los allí presentes nos lleváramos a casa en el corazón algo bueno, aunque fuera pequeñito, que no teníamos al principio. Y así fue. Al menos en mi caso, esta mañana he amanecido con la cama llena de sonetos, coplas y cantes. Las coplas de mi querer, los sonetos de mi vida, los cantes de mi esperanza. Y me he levando un día más dispuesto a vivir para la libertad, hielo abrasador que no escarcha, y a continuar empeñado en que si sale amor...la primavera avanza.

Miguel Poveda, Sonetos para el amor y la libertad
Teatro de la Axerquía, 19 de septiembre de 2015
Fotografías: Alejandro Cepedello

Comentarios

  1. Total y exacto yo lo disfrute en fines Sevilla tal como lo reflejas aquí no voy a olvidar esa noche

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

CARTA A MI HIJO EN SU 15 CUMPLEAÑOS

De aquel día frío de noviembre recuerdo sobre todo las hojas amarillentas del gran árbol que daba justo a la ventana en la que por primera vez vi el sol  reflejándose en tus ojos muy abiertos.Siempre que paseo por allí miro hacia arriba y siento que justo en ese lugar, con esos colores de otoño, empezamos a escribir el guión que tú y yo seguimos empeñados en ver convertido en una gran película. Nunca nadie me advirtió de la dificultad de la aventura, ni por supuesto nadie me regaló un manual de instrucciones. Tuve que ir equivocándome una y otra vez, desde el primer biberón a la pequeña regañina por los deberes mal hechos, desde mi torpeza al peinar tu flequillo a mis dudas cuando no me reconozco como padre autoritario. Desde aquel 27 de noviembre, que siento tan cerca como el olor que desde aquel día impregnó toda nuestra casa, no he dejado de aprender, de escribir borradores y de romperlos luego en mil pedazos, de empezar de cero cada vez que la vida nos ponía frente a un nuevo desa…

YO, LA PEOR DEL MUNDO

"Aquí arriba se ha de anotar el día de mi muerte, mes y año. Suplico, por amor de Dios y de su Purísima Madre, a mis amadas hermanas las religiosas que son y en lo adelante fuesen, me encomienden a Dios, que he sido y soy la peor que ha habido. A todas pido perdón por amor de Dios y de su Madre. Yo, la peor del mundo: Juana Inés de la Cruz".

Mi interés por Juana Inés de la Cruz se despertó el 28 de agosto de 2004 cuando en el Museo Nacional de Colombia, en la ciudad de Bogotá, me deslumbró una exposición titulada "Monjas coronadas" en la que se narraba la vida  y costumbres de los conventos durante la época colonial. He seguido su rastro durante años hasta que al fin durante varias semanas he descubierto las miles de piezas de su puzzle en Las trampas de la fe de Octavio Paz. Una afirmación de éste, casi al final del libro, resume a la perfección el principal dilema que sufrió la escritora y pensadora del XVII: "Sor Juana había convertido la inferioridad que e…

PROSTITUCIÓN: La revuelta de los "pichis"

El que se sentó el sábado pasado en la segunda fila del Teatro Español para ver el último montaje de Andrés Lima es un hombre. Un tipo que, en aquellos años en que fue hetero, nunca fue de putas, pero sí que mantuvo el silencio cómplice con los colegas que lo hacían. Con aquellos que lo invitaron a una despedida de soltero en un prostíbulo de las afueras de su ciudad. Con los que habitualmente hacían bromas al contar sus batallitas sexuales y se llamaban entre ellos “hijo de puta”, como si fuera una especie de pasaporte que permitía entrar a formar parte de la fratría. El que fue sacudido por la oleada de emociones a las que Carmen Machi, Nathalie Poza y Carolina Yuste dotan de vida es un tío que, supongo que como todos, anda algo desnortado en estos tiempos del #MeToo y de reacción neomachista. El que escuchó el intenso debate entre Amelia Tiganus y Virginie Despentes, ese que cuando se plantea en la Universidad provoca iras y pancartas, es un padre que no se atrevería a afirmar que…