Ir al contenido principal

SENTIR LA HUMILLACIÓN

Doce años de esclavitud
Steve McQueen, 2013

Hace unos días un alumno del Máster de Cultura de Paz presentaba un trabajo que he tenido la suerte de dirigir sobre el cine como herramienta generadora de empatía y, por tanto, como instrumento esencial para la educación en derechos humanos. Ayer pensé mucho en las reflexiones de Daniel Delgado mientras que veía la última película de Steve McQueen. En ella se nos cuenta la historia real de Solomon Northub, un hombre negro libre que fue secuestrado y vendido como esclavo. Basándose en el libro que el mismo Solomon escribió sobre su terrible experiencia, el director de "Shame" ha hecho una película intensa, dura, amarga, pero nada melodramática. Ha logrado esquivar el riesgo de incidir en el sentimentalismo, lo cual no quiere decir que no sea capaz de arañar emociones. En este caso las que tienen que ver con la angustia, el dolor, la rabia incluso que provoca ser testigo de la humillación de un ser igual. 

Como todas las películas de McQueen, ésta es también tremendamente física. Es decir, podemos sentir el dolor en la piel, el sufrimiento en las carnes de los personajes, la ira en las miradas. En este sentido hay una clara línea de continuidad con "Hunger" y "Shame", aunque en ellas se cuenten historias muy distintas. En todas ellas, sin embargo, el director nos presenta a hombres "esclavos", encerrados por diferentes circunstancias, oprimidos. Por lo que al final su cine acaba siendo también una hermosa reflexión sobre la libertad del ser humano y sobre las muy diversas cadenas que nos limitan. 

En este caso esa mirada resulta más obvia porque enfoca la más terrible negación de la humanidad cual es la esclavitud, la posesión de un hombre por otro, la negación en fin del que sólo puede agachar la cabeza. McQueen lo hace sin concesiones a lo esquemático, con hondura pero sin fuegos de artificio, planteando incluso la responsabilidad de quienes soportaron la humillación ( en esa terrible escena del protagonista colgado de un árbol mientras que los demás esclavos continúan aparentemente impasibles con sus tareas cotidianas). Tal vez Hannah Arendt tendría mucho que decir al respecto a partir de su teoría de la "banalización" del mal.

El cine no puede lograr ese efecto empático del que hablaba al principio si, además de contar con una historia sólida y una mano firme en la dirección, no cuenta con unos actores y unas actrices que den cuerpo a las emociones y que consigan el efecto de hacerlas creíbles, incluso de que sintamos como espectadores el dolor de los latigazos o la zozobra del que no sabe cómo salir del encierro. Steve McQueen ha sabido relatar esta historia con unos intérpretes que garantizan ese efecto y que hacen que su película no sólo sea creíble sino que también nos duela como un puñal clavado en el pecho.  Algo que consiguen con especial brillantez Lupita Nyong en su interpretación de Patsy, la joven esclava de la que se encapricha el sádico Edwin Epps, y por supuesto Chiwetel Ejiofor (Solomon), cuya poderosa mirada es más que suficiente a lo largo de todo el metraje para transmitirnos su angustia y lo que la esclavitud supone de negación de la dignidad. 

Un párrafo aparte merece Michael Fassbender, el actor fetiche de McQueen, que aquí vuelve a realizar una composición intensa, muy física, al estilo de las que realizaba en "Shame", aunque se trate de dos personajes que no tienen nada que ver. Si la mirada de Ejiofor basta para transmitirnos todo el caudal emocional de Solomon, la de Fassbender, ese azul intenso que hiere, consigue el mismo efecto con toda la perversión y brutalidad que encierra el personaje del esclavista Edwin Epps. El actor vuelve a demostrar que es una de las presencias más brutales del cine actual y que su magnetismo va más allá de su atractivo físico. 

De la mano de estos actores, y de todos los demás que componen un elenco ajustado y brillante, McQueen consigue que sintamos el peso de la humillación. Que reconozcamos todo lo que de negación de la dignidad humana supone la esclavitud, cualquier proceso mediante el cual un hombre posee al otro, lo cosifica. Algo que es evidente en la historia de Solomon y de tantos otros y otras que la sufrieron en sus carnes en el contexto que nos cuenta "Doce años de esclavitud", pero que se sigue reproduciendo en otros muchos contextos en los que todavía hoy se le sigue negando a hombres y mujeres su capacidad de autodeterminación.  De ahí el carácter incluso pedagógico de esta película que nos obliga a que miremos, y a que sintamos, el dolor que supone no tener derechos. Sin duda, y como bien diría Daniel Delgado, el primer paso para luchar por ellos. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

CARTA DE MARÍA MAGDALENA, de José Saramago

De mí ha de decirse que tras la muerte de Jesús me arrepentí de lo que llamaban mis infames pecados de prostituta y me convertí en penitente hasta el final de la vida, y eso no es verdad. Me subieron desnuda a los altares, cubierta únicamente por el pelo que me llegaba hasta las rodillas, con los senos marchitos y la boca desdentada, y si es cierto que los años acabaron resecando la lisa tersura de mi piel, eso sucedió porque en este mundo nada prevalece contra el tiempo, no porque yo hubiera despreciado y ofendido el cuerpo que Jesús deseó y poseyó. Quien diga de mí esas falsedades no sabe nada de amor.  Dejé de ser prostituta el día que Jesús entró en mi casa trayendo una herida en el pie para que se la curase, pero de esas obras humanas que llaman pecados de lujuria no tendría que arrepentirme si como prostituta mi amado me conoció y, habiendo probado mi cuerpo y sabido de qué vivía, no me dio la espalda. Cuando, porque Jesús me besaba delante de todos los discípulos una y muchas ve…

CARTA A MI HIJO EN SU 15 CUMPLEAÑOS

De aquel día frío de noviembre recuerdo sobre todo las hojas amarillentas del gran árbol que daba justo a la ventana en la que por primera vez vi el sol  reflejándose en tus ojos muy abiertos.Siempre que paseo por allí miro hacia arriba y siento que justo en ese lugar, con esos colores de otoño, empezamos a escribir el guión que tú y yo seguimos empeñados en ver convertido en una gran película. Nunca nadie me advirtió de la dificultad de la aventura, ni por supuesto nadie me regaló un manual de instrucciones. Tuve que ir equivocándome una y otra vez, desde el primer biberón a la pequeña regañina por los deberes mal hechos, desde mi torpeza al peinar tu flequillo a mis dudas cuando no me reconozco como padre autoritario. Desde aquel 27 de noviembre, que siento tan cerca como el olor que desde aquel día impregnó toda nuestra casa, no he dejado de aprender, de escribir borradores y de romperlos luego en mil pedazos, de empezar de cero cada vez que la vida nos ponía frente a un nuevo desa…

EL HOMBRE CON UNA VENTANA EN EL PECHO

La primera vez que viajé a Florencia estaba obsesionado por tener una habitación con vistas, como en la novela de Forster, como en  la película de Ivory. Yo era también por entonces un poco como Lucy, la protagonista. Italia, como a ella, me deslumbró e iluminó buena parte de las habitaciones que yo tenía a media luz. Sin embargo, tuvieron que pasar muchos años para que me diera cuenta de que lo importante no era tanto encontrar esas habitaciones con vistas sino tener tú mismo la capacidad de romper cualquier muro. Las murallas del poema de Kavafis. Tuve, claro, que vivir y sufrir, que equivocarme, que subir escaleras empinadas y de, al fin, atreverme a vivir con la misma pasión que Lucy tocaba el piano.

Él llegó a mi vida justo en el momento en el que pensé que mi futuro estaría hecho de soledades y de deseos fugaces. De películas de hora y media y no de novelones con cientos de páginas. Estaba a punto de resignarme a vivir en esa permanente inquietud que supone saberte libre pero sol…