Ir al contenido principal

MÉRIDA NO QUIERE SER PRINCESA


 
Me siento afortunado por tener un hijo al que llevar al cine justo cuando las películas de dibujos animados están alcanzando el grado más elevado de originalidad, frescura e imaginación. Hasta el punto que si echo la vista atrás, me vuelven a la cabeza varias películas  animadas - UP, la saga TOY STORY, LA NOVIA CADÁVER - que situaría entre lo mejor que he visto en los últimos años.  Por encima de muchas de las películas con personajes "de carne y hueso", las cuales parecen haber entrado en una espiral de productos reiterativos y calculados.  

Ayer por la tarde, entre otras cosas para escapar un par de horas del desierto cordobés, fui con Abel a a ver BRAVE, la última aventura de PIXAR. Aunque tal vez su guión no llegue a la hondura y fina ironía de otras producciones de la casa, la película es visualmente apabullante y, sobre todo, nos presenta casi por vez primera  a una protagonista femenina que poco tiene que ver con las que tradicionalmente han protagonizado las películas - y cuentos - infantiles.  En su espléndido libro "Muñecas vivientes", Natasha Walters analizaba cómo Disney había usado y abusado de heroínas en en las que se subrayaba su carácter de objeto sexual, su feminidad en el más burdo sentido patriarcal y su dependencia de un héroe masculino que siempre las salva, redime o, lo que es peor, da sentido a su vida. 

En BRAVE, y llevando la contraria a ese modelo en el que insisten la publicidad, el cine - "Tengo ganas de ti" y no digamos la televisión - esas terroríficas series de Disney Chanel -,  la protagonista es una chica que se resiste a ser tratada como un objeto. Mérida quiere ser la dueña de su destino. Decidir y equivocarse por ella misma. Saltarse las reglas que la condenan a ser una "señora de", casi subastada como un objeto entre los príncipes que reclaman sus derechos patriarcales. Un discurso que nos puede parecer obvio a estas alturas, pero que no es lo tanto en el contexto de unos productos dirigidos a nuestros hijos e hijas en los que con insistencia se repiten los modelos masculino y femenino clásicos.

El gran acierto de BRAVE, escrita y co-dirigida por una mujer, es que Mérida, su protagonista, es más intrépida, valiente y batalladora que los chicos. Que huye de un modelo de feminidad que ha obligado, y obliga todavía, a las mujeres a ser esclavas de los espejos (la metáfora del espejito de Blancanieves es una de las señas de identidad de la cosificación de las mujeres).  Que se rebela contra un destino que para ella han escrito otros. Una rebeldía que galopa en su pelo rojo y en ese vestido que rompe porque para ella es como una prisión.  Mérida es, de alguna manera, una contra-heroína "disney", la que con más rotundidad de momento ha roto con el modelo de bellas durmientes y cenicientas, la que sigue estela tímidamente iniciada por Yasmine o por Mulan, y la que por primera vez en una peli de dibujos animados nos demuestra que el sexo débil somos nosotros. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

RAFAEL HERNANDO: EL HOMBRE QUE NO DEBERÍAMOS SER.

Siempre que en algunas jornadas se plantea el interrogante sobre lo que significan las “nuevas masculinidades” – un término que a mí al menos me genera el rechazo propio de las etiquetas que no transcienden lo políticamente correcto y que en este caso incluso pueden seguirle el juego al patriarcado -, me resulta muy complicado precisar en qué consiste ser un hombre “nuevo”. Resulta mucho más fácil, como en tantos otros debates complejos, especificar lo que en todo caso no debería formar parte de un nuevo entendimiento de la virilidad, despojada al fin de lastres machistas y dispuesta a transitar por senderos en los que sea posible la equivalencia de mujeres y hombres. En este sentido, resulta tremendamente didáctico usar referentes de la vida pública para señalar justamente lo que no debería ser un hombre del siglo XXI. Un territorio, el de la vida pública, que todavía hoy está  casi enteramente poblado por sujetos que visten cómodamente el traje de la “masculinidad hegemónica” y que …

CARTA A MI HIJO EN SU 15 CUMPLEAÑOS

De aquel día frío de noviembre recuerdo sobre todo las hojas amarillentas del gran árbol que daba justo a la ventana en la que por primera vez vi el sol  reflejándose en tus ojos muy abiertos.Siempre que paseo por allí miro hacia arriba y siento que justo en ese lugar, con esos colores de otoño, empezamos a escribir el guión que tú y yo seguimos empeñados en ver convertido en una gran película. Nunca nadie me advirtió de la dificultad de la aventura, ni por supuesto nadie me regaló un manual de instrucciones. Tuve que ir equivocándome una y otra vez, desde el primer biberón a la pequeña regañina por los deberes mal hechos, desde mi torpeza al peinar tu flequillo a mis dudas cuando no me reconozco como padre autoritario. Desde aquel 27 de noviembre, que siento tan cerca como el olor que desde aquel día impregnó toda nuestra casa, no he dejado de aprender, de escribir borradores y de romperlos luego en mil pedazos, de empezar de cero cada vez que la vida nos ponía frente a un nuevo desa…

MEDEA, LA AMANTE QUE GRITA.

Medea es Aitana y Aitana es Medea. La actriz interpreta a la amante despechada, a la "mala madre", a la hechicera que es víctima de un mundo de hombres, con cada centímetro de su cuerpo: desde los dedos de los pies descalzos hasta el último cabello de su cabeza Aitana es Medea. Desde la dulzura del cuento se eleva al grito del drama y lo hace dejando que el cuerpo exprese todas las emociones. No solo la voz, sino también los brazos, las piernas, la espalda, el vientre, todo ella se hace mujer desgarrada para explicarle al público, ese coro silencioso, los argumentos de su dolor.
La Medea que, partiendo del texto de Séneca, ha hecho Andrés Lima es más mujer que mito y eso lo subraya Aitana Sánchez Gijón con una interpretación en la que se sitúa a una altura humana. A diferencia de la recreada por Plaza y Molina Foix hace un par de años en Mérida, y en la que Ana Belén parecía más que Medea una gran dama del teatro disfrazada de diosa, en esta puesta en escena nos encontramos c…