Ir al contenido principal

LAS UÑAS PINTADAS DE LA VIRGEN DEL TRÁNSITO

Hace unos años me quedé absolutamente maravillado cuando al visitar la singular imagen de la Virgen del Tránsito en su iglesia del barrio de San Basilio descubrí no sólo unas sandalias dignas de la escenografía de un "peplum" sino también que sus uñas estaban perfectamente pintadas. Me parecieron el detalle más deliciosamente kitsch de los muchos que ya de por sí encierra el mundo cofrade en general y la devoción mariana en particular. Desde entonces esa imagen ha formado parte de ese catálogo tan contradictorio, y a veces tan perverso, con el que trato de reconstruir la identidad de la tierra que me ha parido.

He recordado esa imagen, que sin duda podría ser el origen de como mínimo un corto de raíces "buñuelianas", en un día en el que media España celebra fiestas y verbenas con el pretexto de devociones a Vírgenes que lucen como diosas paganas. Ello me confirma que, sobre todo en este Sur hecho del cruce de tantas culturas y tradiciones, esta multiplicación de vírgenes que se aparecen en las montañas, que se bañan en los mares o que hacen milagros entre los agricultores, no es más que la traducción festivo-católica de un politeísmo que siempre fue mucho más divertido que el monoteísmo. Además de suponer la continuidad con ritos, religiosos o no, que siempre vincularon la feminidad con la maternidad, con la fecundidad, con la Naturaleza. Frente a la oscuridad del catolicismo, y a esa generación constante de un sentimiento de culpa y de la paralela exaltación del sufrimiento, Andalucía se ha empeñado durante siglos en reivindicar la alegría de vivir, el colorido, la diversidad que suponen los mil nombres de vírgenes que en nuestros pueblos se convierten no sólo en Alcadesas perpetuas - en un singular ejercicio de confesionalidad inconstitucional - sino también en una especie de diosas que sirven como pretexto para exaltar la vida. Por eso hoy no nos debe resultar paradójico que la celebración de la Asunción de la Virgen dé lugar a una de las fechas más escandalosamente festivas del calendario patrio.      Demostrando una vez más que, frente al rigor de la jerarquía y los dogmas, en esta tierra acaba pesando más el frenesí mediterráneo. 

Hoy 15 de agosto esa uñas me reconcilian con la dimensión más plural, divertida y gozosa de una religión que nació para liberar al ser humano y no para atormentarlo con la idea de pecado y con el sentimiento de culpa. Y así, frente a los discursos de los obispos, que como atinadamente dice mi hijo lo único que hacen es prohibir, me quedo con estos pies, con estas sandalias y con estas uñas, que son la expresión más gay, queer incluso, de unos rituales que hunde sus profundas raíces en el mar de culturas que define nuestra compleja y apasionante identidad.


Fotografía: Andrés Fresno Zamora. http://elpretorio.blogcindario.com/2007/08/01636-cordoba-besapies-de-nuestra-senora-del-transito.html


Comentarios

Entradas populares de este blog

RAFAEL HERNANDO: EL HOMBRE QUE NO DEBERÍAMOS SER.

Siempre que en algunas jornadas se plantea el interrogante sobre lo que significan las “nuevas masculinidades” – un término que a mí al menos me genera el rechazo propio de las etiquetas que no transcienden lo políticamente correcto y que en este caso incluso pueden seguirle el juego al patriarcado -, me resulta muy complicado precisar en qué consiste ser un hombre “nuevo”. Resulta mucho más fácil, como en tantos otros debates complejos, especificar lo que en todo caso no debería formar parte de un nuevo entendimiento de la virilidad, despojada al fin de lastres machistas y dispuesta a transitar por senderos en los que sea posible la equivalencia de mujeres y hombres. En este sentido, resulta tremendamente didáctico usar referentes de la vida pública para señalar justamente lo que no debería ser un hombre del siglo XXI. Un territorio, el de la vida pública, que todavía hoy está  casi enteramente poblado por sujetos que visten cómodamente el traje de la “masculinidad hegemónica” y que …

MARIE CURIE: Las más inteligente entre los hombres

Siempre que hago la pregunta entre mi alumnado de cuántas mujeres científicas conocen, como mucho me responden que a Marie Curie. Sucede igual cuando les pregunto por filósofas, ensayistas o incluso escritoras: es milagroso que conozcan más de una. Esta simple prueba nos demuestra cómo ellas continúan siendo invisibles en una historia escrita por los hombres y en una educación que sigue teniendo, me temo, una mirada radicalmente androcéntrica. Las mujeres siguen sin "estar", lo cual tiene, entre otras terribles consecuencias, que las más jóvenes carecen de referentes. Es decir, para que ellas sepan en lo que pueden convertirse necesitan también ejemplos que les marquen el camino. Algo que a nosotros, los chicos, no nos pasa, ya que de entrada tenemos referentes a los que seguir en todos los campos y muy especialmente en aquellos que suponen ejercicio de poder y autoridad.
Por todo ello tenía tantas ganas de ver la reciente película que una directora alemana Marie Noëlle ha re…

50 PRIMAVERAS: CUANDO "YA NO ERES UNA MUJER".

Como  Aurore le comenta a su hija adolescente en una de las escenas de la película, cuando a una chica le llega la regla se le dice "ya eres una mujer". ¿Y qué ocurre cuándo la regla se va? En este diálogo se resume a la perfección lo que 50 primaveras nos plantea con un tono de comedia simpática y desenfada: la invisibilidad de las mujeres cuando rebasan una cierta edad, las mayores dificultades que la sociedad les plantea para poder rehacer sus vidas o inventarse proyectos nuevos, la evidente discriminación que por razón de los años se suma a la de género y a la de otras muchas circunstancias que hacen que ellas lo sigan teniendo más complicado que nosotros  (en una escena incluso se explica de manera muy didáctica qué es eso de la discriminación interseccional). Entre otras cosas, porque para nosotros los años no acaban siendo un lastre similar sino que incluso se convierten en una garantía de prestigio, atractivo y poder. De ahí que, como también se pone en solfa en la c…