Ir al contenido principal

EL SEXO DÉBIL


DIARIO CÓRDOBA, 13-8-2012

Nunca me he dejado llevar por el entusiasmo cosmopolita, tan políticamente correcto y superficial, que provocan las Olimpiadas. Como nunca las banderas ni los himnos han hecho mella en mi corazón sin fronteras, tampoco he llegado a sentir el fervor patriótico que generan en muchos espectadores. No cabe duda de que el deporte, sumado a los vínculos nacionales, provoca unos sentimientos muy parecidos los religiosos, hasta el punto de llegar a la disolución del yo en una euforia tribal muy parecida a una anestesia. Estos efectos alcanzan su máxima dimensión en el fútbol, que es el deporte rey por sus dimensiones mediáticas y económicas, y disminuyen a medida que lo hace el impacto popular de la manifestación deportiva. De ahí que resulte hasta paradójico, y muy saludable, que en las Olimpiadas el fútbol pase prácticamente desapercibido y otros deportes, habitualmente ninguneados, ocupen portadas y rompan el monopolio del once.
Pero en Londres, junto a esa reivindicación nunca suficiente de deportistas que jamás serán millonarios ni sonreirán en las mochilas de nuestros hijos, lo más destacable ha sido la presencia poderosa de las mujeres. De una parte, porque al fin han estado presentes en todas las delegaciones, superando incluso en alguna a los hombres. De otra, y en el caso concreto de nuestro país, porque han demostrado que, a pesar de las mayores dificultades que todavía sufren para alcanzar determinadas metas, están mejor preparadas y tienen mucha más garra que unos chicos que, salvo contadas excepciones, parecen prisioneros de su obligado heroísmo. En claro contraste con su invisibilidad habitual en los medios, las deportistas españolas han ocupado minutos de los telediarios, portadas de los periódicos y, de esta manera, les hemos puesto nombres y apellidos. Es decir, han dejado el mundo de las "idénticas" para pasar al de los "sujetos". Y lo han hecho sin alardes de heroicidad y con la modestia de quien sabe que el secreto del éxito radica en la constancia y la disciplina. Algo de lo que ellas, acostumbradas a batallar en un mundo patriarcal, pueden darnos buenas lecciones. Los medios han abusado sin embargo de calificativos que tratan de equipararlas con los hombres y de adjudicarles valores masculinos --las chicas son guerreras--, cuando en realidad lo que habría que subrayar es que su única pelea tiene que ver con las reglas de un mundo de las continúa invisibilizando y que, en el mejor de los casos, les ofrece más dificultades que a sus colegas varones para llegar a las mismas metas. Unos colegas que, no siempre, aceptan de buen grado que ellas ocupen los podios, ya que ello implica despojarlos de privilegios y obligarlos a compartir la gloria que ellos monopolizaban.
El deporte, ese territorio privilegiado en el que durante siglos los hombres han demostrado su virilidad y del que han excluido no solo a las mujeres sino también a los que no eran "suficientemente hombres", ha visto como por unos días al menos las mujeres lo hacían suyo y declinaban en femenino unas medallas que también representan cuotas de poder, representatividad, singularidad en un mundo que no puede continuar ignorándolas o considerándolas una anécdota en cualquiera de los ámbitos de desarrollo del ser humano. Ellas llevan siglos demostrando, aunque a muchos les cueste todavía trabajo asumirlo, que no son el sexo débil y que su fortaleza reside en su capacidad para remontar el vuelo y para multiplicar sus potencialidades pese a los barrotes. En este sentido, los que siempre hemos sido educados en la "pedagogía del privilegio" deberíamos empezar a dejar atrás al machito ibérico y a creernos de una vez por todas que lo importante no es ganar, sino participar, todas y todos, en condiciones de igualdad. La mejor lección que deberíamos haber aprendido en unos JJ.OO que empezaron recordando a las sufragistas pero dejando bien claro que el héroe continúa siendo James Bond

Comentarios

Entradas populares de este blog

RAFAEL HERNANDO: EL HOMBRE QUE NO DEBERÍAMOS SER.

Siempre que en algunas jornadas se plantea el interrogante sobre lo que significan las “nuevas masculinidades” – un término que a mí al menos me genera el rechazo propio de las etiquetas que no transcienden lo políticamente correcto y que en este caso incluso pueden seguirle el juego al patriarcado -, me resulta muy complicado precisar en qué consiste ser un hombre “nuevo”. Resulta mucho más fácil, como en tantos otros debates complejos, especificar lo que en todo caso no debería formar parte de un nuevo entendimiento de la virilidad, despojada al fin de lastres machistas y dispuesta a transitar por senderos en los que sea posible la equivalencia de mujeres y hombres. En este sentido, resulta tremendamente didáctico usar referentes de la vida pública para señalar justamente lo que no debería ser un hombre del siglo XXI. Un territorio, el de la vida pública, que todavía hoy está  casi enteramente poblado por sujetos que visten cómodamente el traje de la “masculinidad hegemónica” y que …

CARTA DE MARÍA MAGDALENA, de José Saramago

De mí ha de decirse que tras la muerte de Jesús me arrepentí de lo que llamaban mis infames pecados de prostituta y me convertí en penitente hasta el final de la vida, y eso no es verdad. Me subieron desnuda a los altares, cubierta únicamente por el pelo que me llegaba hasta las rodillas, con los senos marchitos y la boca desdentada, y si es cierto que los años acabaron resecando la lisa tersura de mi piel, eso sucedió porque en este mundo nada prevalece contra el tiempo, no porque yo hubiera despreciado y ofendido el cuerpo que Jesús deseó y poseyó. Quien diga de mí esas falsedades no sabe nada de amor.  Dejé de ser prostituta el día que Jesús entró en mi casa trayendo una herida en el pie para que se la curase, pero de esas obras humanas que llaman pecados de lujuria no tendría que arrepentirme si como prostituta mi amado me conoció y, habiendo probado mi cuerpo y sabido de qué vivía, no me dio la espalda. Cuando, porque Jesús me besaba delante de todos los discípulos una y muchas ve…

CARTA A MI HIJO EN SU 15 CUMPLEAÑOS

De aquel día frío de noviembre recuerdo sobre todo las hojas amarillentas del gran árbol que daba justo a la ventana en la que por primera vez vi el sol  reflejándose en tus ojos muy abiertos.Siempre que paseo por allí miro hacia arriba y siento que justo en ese lugar, con esos colores de otoño, empezamos a escribir el guión que tú y yo seguimos empeñados en ver convertido en una gran película. Nunca nadie me advirtió de la dificultad de la aventura, ni por supuesto nadie me regaló un manual de instrucciones. Tuve que ir equivocándome una y otra vez, desde el primer biberón a la pequeña regañina por los deberes mal hechos, desde mi torpeza al peinar tu flequillo a mis dudas cuando no me reconozco como padre autoritario. Desde aquel 27 de noviembre, que siento tan cerca como el olor que desde aquel día impregnó toda nuestra casa, no he dejado de aprender, de escribir borradores y de romperlos luego en mil pedazos, de empezar de cero cada vez que la vida nos ponía frente a un nuevo desa…