Ir al contenido principal

30 DE SEPTIEMBRE


30 de septiembre - Opinión - www.diariocordoba.com


Edición impresa en PDF
Página 5 edición papel Esta noticia pertenece a la edición en papel.
Ver archivo (pdf)

Perdemos la inocencia al descubrir que la vida es un aprendizaje que no cesa. Nuestro gran error es entender que solo crecemos gracias a la razón mientras que despreciamos las emociones. Algo de lo que sabemos mucho los hombres, educados desde hace siglos para el éxito público, para la fortaleza de ánimo y el desprecio de lo que realmente mueve nuestras entrañas. Instruidos en el arte de las renuncias y en la angustia de tener que demostrar que respondemos a la norma patriarcal y que huimos sin descanso de todo aquello que pueda poner en duda nuestra hombría.
Con el paso de los años, y no ha sido una tarea fácil, he ido asumiendo que mi madurez tiene mucho que ver con mi capacidad de sentir, con la renuncia a ser el hombre que los demás esperan que sea, con mi capacidad para sumar lo que pasa por mi cabeza con lo que bulle en mi corazón. He aprendido estas lecciones en gran medida observando a los que me precedieron, a esos que han contribuido a ser el hombre que ahora soy.
El pasado 30 de septiembre incineramos a mi abuelo Tiburcio después de una larga agonía que me ha demostrado que más triste que la muerte es el morir. Mi abuelo, que ha muerto siendo un gran desconocido para mí, respondía a ese modelo hegemónico que tanto daño le ha hecho a la sociedad y a la masculinidad. Siempre lo vi como un hombre duro, testarudo, como rodeado de una mampara de cristal que impedía descubrir sus verdaderos latidos, aunque eso sí, tremendamente apasionado con todo aquello a lo que se entregaba. Su vida no fue fácil porque estuvo atravesada por la emigración, por las cargas de una familia numerosa y por los errores de algunas decisiones. Pero siempre se mantuvo como un tronco, incluso cuando en sus últimas semanas luchó con la muerte irreversible. En contadas ocasiones noté que se dejara llevar por sus emociones, por las dudas, por el miedo. Tuvo que llegar mi hijo para que yo descubriera su lado más humano. Gracias a sus bisnietos la mampara se rompió. Por eso la imagen que guardo de él tiene que ver con una chimenea en Navidad, con las risas de Lucía y Abel en sus rodillas, con la agridulce sensación de que la vida se nos va con los papeles de regalo que tiramos al fuego.
Supongo que he heredado muchas cosas de mi abuelo. Puedo reconocerme en su aparente estabilidad, en ese otear el horizonte con una cierta autosuficiencia, aunque también quisiera creer que hay en mí algo de ese hombre que miraba con los ojos húmedos a su bisnieto. Tal vez la mejor lección que me haya regalado es que no debo renunciar a mi capacidad de luchar por las cosas en las que creo, lo cual implica no ignorar las razones del corazón. Eso fue lo que pensé cuando poco después de que se convirtiera en cenizas, me despertó la noticia de que Córdoba continuaba en su carrera hacia el 2016. En apenas unas horas viví todo el arco posible de emociones, sentí como todos los colores de la vida me atravesaban y respiré profundamente al constatar que el futuro nos abría sus puertas. Me lancé a la calle con un par de alas creciéndome en la espalda, convencido de que la ciudad entera necesitaba esta noticia para recuperar la fe en sí misma. Ahora solo espero que los que manejan el timón del proyecto usen la cabeza y el corazón, apuesten con rotundidad y renuncien a la mesura. Porque ahora más que nunca son necesarios hombres y mujeres que sean troncos como lo fue mi abuelo, pero sin que renuncien a la capacidad de sentir que yo descubrí en él cuando se convirtió en bisabuelo. Porque solo así mis alas, y las de esta ciudad, no estarán condenadas a ser como las de Icaro.

Comentarios

  1. Ahí está el error, en creer que crecemos por la razón. Sólo es el corazón el que nos hace crecer. Crecer para nosotros y para los demás, crecer para compartir.

    Sólo cuando esa educación de la masculinidad peor entendida cambie cambiaremos nosotros.

    Los hombres siempre han sido educados en la resistencia, en la manifestación externa del poder, de la fuerza... pero dónde queda su corazón? Qué hay de esos hombres que no son capaces de manifestar sus sentimientos, su cariño, su amor? Tantas veces los veo y me dan pena. Lo más triste es que quieren, aman, pero no saben cómo, no sabes expresarlo.

    Decían que quien bien te quiere te hará llorar. No, no quiere hacerte llorar, es que no le han enseñado a abrir su corazón. Deberíamos tenerles pena. No saber expresar el amor es la mayor tragedia, para todos, pero creo que especialmente para ellos.

    La educación, desde los primeros años del colegio debería tener muy encuenta esto, educar el corazón. Sólo así podremos cambiar.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

EL MONSTRUO CON PENE Y LA MUDA ENAMORADA: por qué no me ha gustado LA FORMA DEL AGUA

La última película de Guillermo del Toro, que parece destinada a ser la gran triunfadora de los Oscars y que parece haber puesto de acuerdo a crític@s de cine tan dispares como Pilar Aguilar y Carlos Boyero, a mí me parece un producto perfectamente fabricado para su disfrute en la “era Trump” y para que el espectador lo contemple como un ejercicio de limpieza de conciencias frente al mundo tan horrible que nos ha tocado vivir. En esa línea creo que entronca perfectamente con esa cursilada llamada La la la land y cuyo éxito apabullante todavía no he logrado entender. Es decir, La forma del agua se dirige a las emociones más superficiales, esas que no requieren un esfuerzo singular por parte del que las recibe y que permiten salir relajados del cine, como quien se ha reconciliado con una parte de su humanidad que creía olvidada y aunque luego, casi inmediatamente, continuemos enrolados en este mundo cínico donde la único pasaporte hacia el éxito parece ser el “sálvese quien pueda” o, co…

HOMBRES REVOLUCIONADOS

Si el XX fue calificado como el siglo de las mujeres, no tengo duda de que el XXI merece ya el título de siglo del feminismo. No creo que haya una propuesta emancipadora tan ilusionante y global como la que reclama la superación de un orden, el patriarcal, y de la cultura en la que se apoya, y que no es otra que el machismo. Una propuesta, teórica y vindicativa, que justamente ahora nos interpela de manera singular a los hombres. Es decir, a esa mitad de la Humanidad que nunca antes estuvo tan desorientada y desubicada ante la imparable revolución de la otra mitad. Es innegable que la progresiva conquista de autonomía por parte de las mujeres está provocando en algunos hombres, me gustaría pensar que los menos, una actitud reaccionaria, la cual los lleva a situarse a la defensiva, celosos de sus privilegios y de un lugar que saben que ya nunca volverán a tener. De ahí que un machismo cada vez más beligerante, y amparado en fratrías de machos que se resisten a perder su hegemonía, esté…

MIRARME EN CÁDIZ

Mirarme en Cádiz es lo más parecido a arrancarme la piel a tiras y dejar que las vísceras hablen por sí solas. Hacer un ejercicio de memoria con el que domesticar la melancolía. Aprender que la vida se alimenta de pequeñas sacudidas. De esos pequeños terremotos, casi imperceptibles, que nos descolocan las piezas y hacen que, al despertar, tengamos la sensación de haber dormido en otra cama.
Mirarme en Cádiz es reconciliarme con lo que un día fui, con las manos que me cuidaron y me arroparon, con la ternura que solo cabe en un guiso materno y, por qué no, en el orgullo viril de un padre que antes lloraba más con las películas que con la vida.

Mirarme en Cádiz es sentir, como si fuera la primera arena en la piel de un recién nacido, el latido impagable de las mareas. Las costumbres del sol y las mudanzas de la luna.  El niño que ya no está, el adolescente que es, la ola que siempre me pilla desprevenido, un olor imposible a papilla de frutas, pescaíto frito y  café.
Mirarme en Cádiz es apr…