Ir al contenido principal

TODO LO QUE TÚ QUIERAS... Los hombres también tenemos género

Lo más interesante de la nueva película de Achero Mañas - que nos deslumbró con "El Bola" y nos decepcionó con "Noviembre" - son las múltiples reflexiones que plantea en torno a la masculinidad. La historia extrema de un hombre que, tras la muerte de su compañera y  madre de su hija, debe asumir el papel no sólo de padre sino también de madre, le sirve a Achero Mañas para cuestionar los roles tradicionales de hombres y mujeres, la turbación del hombre contemporáneo que se ve prisionero de una identidad hegemónica que le obliga constantemente a ser un macho, las complejidades que encierra ser padre en una sociedad en la que empiezan a dibujarse de manera distinta las relaciones entre el espacio público y el privado.
Las mujeres llevan siglos reflexionando sobre su identidad, sobre cómo llegan a ser mujeres. Los hombres, algunos hombres, acabamos de descubrir que tenemos género. Algunos hemos empezado a reflexionar sobre nosotros mismos, sobre nuestro rol de padres, sobre nuestras capacidades de cuidado y empatía. Viendo la película me acordé de ese concepto acuñado por las feministas latinoamericanas: el maternaje. Con ello se refieren a la idea que las cualidades, aptitudes y actitudes necesarias para el cuidado de los hijos no son naturales, sino aprendidas, y que por ello pueden ser compartidas por hombres y por mujeres.  Eso es lo que plantea Leo, el personaje que interpreta un medido Juan Diego Botto: su derecho a cuidar, a ser también "madre" aunque no haya parido a Dafne (maravillosa niña la que la interpreta, un descubrimiento que merece el Goya). Y para ello tiene que recurrir a la máscara, a transformarse, a hacerse "otra". Aquí Achero Mañas recurre al tema del transformismo para apuntar otro hilo: la homosexualidad, la diversidad sexual y, al fin, la homofobia... Uno de los ingredientes esenciales de la masculinidad hegemónica. Genial la frase que suelta en un momento clave el personaje del transformista que interpreta José Luis Gómez: "los heterosexuales no tenéis el monopolio de la paternidad".

Aunque no estamos ante una película redonda - tiene fallos narrativos y a veces adolece de un ritmo excesivamente lento - , la última obra de Achero Mañas tiene el valor de abordar,  yo diría que por vez primera en nuestro cine, una reflexión intensa sobre las masculinidades, la paternidad y las máscaras mediante las cuales nos definimos como hombres y mujeres en sociedad.  Estoy convencido de que la clave de las políticas de igualdad debería situarse no en los próximos años, sino YA, en la reflexión y en el debate sobre cómo nos hacemos hombres. Sólo así podremos transformar los cimientos de una sociedad que sigue siendo patriarcal. Y sólo así los hombres podremos ser más felices, más plenos, menos prisioneros de la normativa hegemónica de género que nos atenaza.  Porque también nosotros tenemos derecho a ser madres, a sentir como ellas, a vivir unas relaciones con nuestros hijos y nuestras hijas mucho más afectivas y empáticas, a no focalizar en lo público nuestra concepción del éxito, a vivir el amor con las múltiples variantes que reclaman el corazón y el cerebro (Achero también plantea con rotundidad el espinoso tema de la custodia compartida, que tanto tiene que ver con la revisión de los roles tradicionales de padre y de madre).

Todo lo que tú quieras es un buen comienzo para esta auto-reflexión que, sin duda, nos hará más libres, mejores hombres, más plenos.  Y que, como consecuencia, contribuirá a dibujar una sociedad más justa, más igual, menos jerárquica. En la que ni hombres ni mujeres vivamos atados al yugo que nos obliga a comportarnos tal y como viene exigiendo desde hace siglos el patriarcado.


Comentarios

  1. Magnífico comentario sobre una película que plantea temas latentes pero poco explícitos todavía.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

EL MONSTRUO CON PENE Y LA MUDA ENAMORADA: por qué no me ha gustado LA FORMA DEL AGUA

La última película de Guillermo del Toro, que parece destinada a ser la gran triunfadora de los Oscars y que parece haber puesto de acuerdo a crític@s de cine tan dispares como Pilar Aguilar y Carlos Boyero, a mí me parece un producto perfectamente fabricado para su disfrute en la “era Trump” y para que el espectador lo contemple como un ejercicio de limpieza de conciencias frente al mundo tan horrible que nos ha tocado vivir. En esa línea creo que entronca perfectamente con esa cursilada llamada La la la land y cuyo éxito apabullante todavía no he logrado entender. Es decir, La forma del agua se dirige a las emociones más superficiales, esas que no requieren un esfuerzo singular por parte del que las recibe y que permiten salir relajados del cine, como quien se ha reconciliado con una parte de su humanidad que creía olvidada y aunque luego, casi inmediatamente, continuemos enrolados en este mundo cínico donde la único pasaporte hacia el éxito parece ser el “sálvese quien pueda” o, co…

HOMBRES REVOLUCIONADOS

Si el XX fue calificado como el siglo de las mujeres, no tengo duda de que el XXI merece ya el título de siglo del feminismo. No creo que haya una propuesta emancipadora tan ilusionante y global como la que reclama la superación de un orden, el patriarcal, y de la cultura en la que se apoya, y que no es otra que el machismo. Una propuesta, teórica y vindicativa, que justamente ahora nos interpela de manera singular a los hombres. Es decir, a esa mitad de la Humanidad que nunca antes estuvo tan desorientada y desubicada ante la imparable revolución de la otra mitad. Es innegable que la progresiva conquista de autonomía por parte de las mujeres está provocando en algunos hombres, me gustaría pensar que los menos, una actitud reaccionaria, la cual los lleva a situarse a la defensiva, celosos de sus privilegios y de un lugar que saben que ya nunca volverán a tener. De ahí que un machismo cada vez más beligerante, y amparado en fratrías de machos que se resisten a perder su hegemonía, esté…

MIRARME EN CÁDIZ

Mirarme en Cádiz es lo más parecido a arrancarme la piel a tiras y dejar que las vísceras hablen por sí solas. Hacer un ejercicio de memoria con el que domesticar la melancolía. Aprender que la vida se alimenta de pequeñas sacudidas. De esos pequeños terremotos, casi imperceptibles, que nos descolocan las piezas y hacen que, al despertar, tengamos la sensación de haber dormido en otra cama.
Mirarme en Cádiz es reconciliarme con lo que un día fui, con las manos que me cuidaron y me arroparon, con la ternura que solo cabe en un guiso materno y, por qué no, en el orgullo viril de un padre que antes lloraba más con las películas que con la vida.

Mirarme en Cádiz es sentir, como si fuera la primera arena en la piel de un recién nacido, el latido impagable de las mareas. Las costumbres del sol y las mudanzas de la luna.  El niño que ya no está, el adolescente que es, la ola que siempre me pilla desprevenido, un olor imposible a papilla de frutas, pescaíto frito y  café.
Mirarme en Cádiz es apr…