Ir al contenido principal

TODO LO QUE TÚ QUIERAS... Los hombres también tenemos género

Lo más interesante de la nueva película de Achero Mañas - que nos deslumbró con "El Bola" y nos decepcionó con "Noviembre" - son las múltiples reflexiones que plantea en torno a la masculinidad. La historia extrema de un hombre que, tras la muerte de su compañera y  madre de su hija, debe asumir el papel no sólo de padre sino también de madre, le sirve a Achero Mañas para cuestionar los roles tradicionales de hombres y mujeres, la turbación del hombre contemporáneo que se ve prisionero de una identidad hegemónica que le obliga constantemente a ser un macho, las complejidades que encierra ser padre en una sociedad en la que empiezan a dibujarse de manera distinta las relaciones entre el espacio público y el privado.
Las mujeres llevan siglos reflexionando sobre su identidad, sobre cómo llegan a ser mujeres. Los hombres, algunos hombres, acabamos de descubrir que tenemos género. Algunos hemos empezado a reflexionar sobre nosotros mismos, sobre nuestro rol de padres, sobre nuestras capacidades de cuidado y empatía. Viendo la película me acordé de ese concepto acuñado por las feministas latinoamericanas: el maternaje. Con ello se refieren a la idea que las cualidades, aptitudes y actitudes necesarias para el cuidado de los hijos no son naturales, sino aprendidas, y que por ello pueden ser compartidas por hombres y por mujeres.  Eso es lo que plantea Leo, el personaje que interpreta un medido Juan Diego Botto: su derecho a cuidar, a ser también "madre" aunque no haya parido a Dafne (maravillosa niña la que la interpreta, un descubrimiento que merece el Goya). Y para ello tiene que recurrir a la máscara, a transformarse, a hacerse "otra". Aquí Achero Mañas recurre al tema del transformismo para apuntar otro hilo: la homosexualidad, la diversidad sexual y, al fin, la homofobia... Uno de los ingredientes esenciales de la masculinidad hegemónica. Genial la frase que suelta en un momento clave el personaje del transformista que interpreta José Luis Gómez: "los heterosexuales no tenéis el monopolio de la paternidad".

Aunque no estamos ante una película redonda - tiene fallos narrativos y a veces adolece de un ritmo excesivamente lento - , la última obra de Achero Mañas tiene el valor de abordar,  yo diría que por vez primera en nuestro cine, una reflexión intensa sobre las masculinidades, la paternidad y las máscaras mediante las cuales nos definimos como hombres y mujeres en sociedad.  Estoy convencido de que la clave de las políticas de igualdad debería situarse no en los próximos años, sino YA, en la reflexión y en el debate sobre cómo nos hacemos hombres. Sólo así podremos transformar los cimientos de una sociedad que sigue siendo patriarcal. Y sólo así los hombres podremos ser más felices, más plenos, menos prisioneros de la normativa hegemónica de género que nos atenaza.  Porque también nosotros tenemos derecho a ser madres, a sentir como ellas, a vivir unas relaciones con nuestros hijos y nuestras hijas mucho más afectivas y empáticas, a no focalizar en lo público nuestra concepción del éxito, a vivir el amor con las múltiples variantes que reclaman el corazón y el cerebro (Achero también plantea con rotundidad el espinoso tema de la custodia compartida, que tanto tiene que ver con la revisión de los roles tradicionales de padre y de madre).

Todo lo que tú quieras es un buen comienzo para esta auto-reflexión que, sin duda, nos hará más libres, mejores hombres, más plenos.  Y que, como consecuencia, contribuirá a dibujar una sociedad más justa, más igual, menos jerárquica. En la que ni hombres ni mujeres vivamos atados al yugo que nos obliga a comportarnos tal y como viene exigiendo desde hace siglos el patriarcado.


Comentarios

  1. Magnífico comentario sobre una película que plantea temas latentes pero poco explícitos todavía.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

CARTA DE MARÍA MAGDALENA, de José Saramago

De mí ha de decirse que tras la muerte de Jesús me arrepentí de lo que llamaban mis infames pecados de prostituta y me convertí en penitente hasta el final de la vida, y eso no es verdad. Me subieron desnuda a los altares, cubierta únicamente por el pelo que me llegaba hasta las rodillas, con los senos marchitos y la boca desdentada, y si es cierto que los años acabaron resecando la lisa tersura de mi piel, eso sucedió porque en este mundo nada prevalece contra el tiempo, no porque yo hubiera despreciado y ofendido el cuerpo que Jesús deseó y poseyó. Quien diga de mí esas falsedades no sabe nada de amor.  Dejé de ser prostituta el día que Jesús entró en mi casa trayendo una herida en el pie para que se la curase, pero de esas obras humanas que llaman pecados de lujuria no tendría que arrepentirme si como prostituta mi amado me conoció y, habiendo probado mi cuerpo y sabido de qué vivía, no me dio la espalda. Cuando, porque Jesús me besaba delante de todos los discípulos una y muchas ve…

CARTA A MI HIJO EN SU 15 CUMPLEAÑOS

De aquel día frío de noviembre recuerdo sobre todo las hojas amarillentas del gran árbol que daba justo a la ventana en la que por primera vez vi el sol  reflejándose en tus ojos muy abiertos.Siempre que paseo por allí miro hacia arriba y siento que justo en ese lugar, con esos colores de otoño, empezamos a escribir el guión que tú y yo seguimos empeñados en ver convertido en una gran película. Nunca nadie me advirtió de la dificultad de la aventura, ni por supuesto nadie me regaló un manual de instrucciones. Tuve que ir equivocándome una y otra vez, desde el primer biberón a la pequeña regañina por los deberes mal hechos, desde mi torpeza al peinar tu flequillo a mis dudas cuando no me reconozco como padre autoritario. Desde aquel 27 de noviembre, que siento tan cerca como el olor que desde aquel día impregnó toda nuestra casa, no he dejado de aprender, de escribir borradores y de romperlos luego en mil pedazos, de empezar de cero cada vez que la vida nos ponía frente a un nuevo desa…

EL HOMBRE CON UNA VENTANA EN EL PECHO

La primera vez que viajé a Florencia estaba obsesionado por tener una habitación con vistas, como en la novela de Forster, como en  la película de Ivory. Yo era también por entonces un poco como Lucy, la protagonista. Italia, como a ella, me deslumbró e iluminó buena parte de las habitaciones que yo tenía a media luz. Sin embargo, tuvieron que pasar muchos años para que me diera cuenta de que lo importante no era tanto encontrar esas habitaciones con vistas sino tener tú mismo la capacidad de romper cualquier muro. Las murallas del poema de Kavafis. Tuve, claro, que vivir y sufrir, que equivocarme, que subir escaleras empinadas y de, al fin, atreverme a vivir con la misma pasión que Lucy tocaba el piano.

Él llegó a mi vida justo en el momento en el que pensé que mi futuro estaría hecho de soledades y de deseos fugaces. De películas de hora y media y no de novelones con cientos de páginas. Estaba a punto de resignarme a vivir en esa permanente inquietud que supone saberte libre pero sol…