Ir al contenido principal

EL SUEÑO DE SER PADRES

José y Juan: "Era nuestro sueño y optamos por una madre de alquiler de California"
JUANMA LÓPEZ-GUILLÉN G. 18.10.2010 - 09.54 h
  • Una pareja gay tiene dos hijos con una madre de alquiler.
  • Nacieron en EE UU y ahora viven en España en calidad de turistas.
  • El Ejecutivo ha abierto la puerta a poder registrar a estos bebés.
José Y Juán, junto a sus hijos Andrés y Javier, cuando aún no habían cumplido un año, en el salón de su casa.
La vida de José y Juan, un matrimonio de Valencia, es toda una historia de superación. Su ilusión por ser padres los ha convertido en una familia de cuatro hombres. Sus dos hijos, Andrés y Javier, nacidos de un vientre de alquiler en California hace dos años, han marcado un antes y un después en sus vidas y, quién sabe si en la Ley de Reproducción Asistida Española.
En España éramos mayores para adoptar y en el extranjero no se fiaban por ser gays Todo comenzó hace cuatro años. Tras negarles la opción de adoptar, la pareja se planteó tener un hijo por subrogación, más conocido como vientre de alquiler. "En España éramos mayores para adoptar y en el extranjero no se fiaban de nosotros por ser gays", explicó Juan a 20 minutos.
Fue entonces cuando decidieron viajar a EE UU. "Ser padres era nuestro sueño y optamos por una madre de alquiler", cuentan emocionados. La pareja se puso en contacto con una agencia de madres de alquiler de California, pasaron varias pruebas psicológicas, físicas y genéticas para garantizar que tanto ellos como la madre que iba a prestar su útero gozaban de buena salud. Luego contrataron al abogado que les tramitaría el caso en los juzgados de California (para poder registrar los niños a su nombre) y al médico que realizaría la fecundación in vitro.
Paternidad de los niños
Pero todo no fue tan fácil. "Tuvimos que intentarlo varias veces, porque tuvimos fallos con la fecundación in vitro", recuerdan. Después volvieron a España. "Fueron nueve meses muy duros. Echábamos en falta las pataditas y todo lo que conlleva una barriga", dicen.
Tuvimos que intentarlo varias veces, tuvimos fallos con la fecundación Una vez nacidos los pequeños, el proceso más complicado lo encontraron a la hora de registrar a sus hijos. José y Juan llevaron al Consulado español en California el certificado de paternidad de los pequeños para tramitar sus pasaportes. La petición fue denegada porque en España no está permitido tener hijos a través de una madre de alquiler.
Los pequeños tuvieron que viajar a Valencia como turistas estadounidenses, situación en la que se encuentran en la actualidad. "El caso está recurrido en la Audiencia Provincial de Valencia a la espera de que sea resuelto. El juez que nos la denegó nos dijo que fuéramos a EE UU y cursáramos la adopción de nuestros hijos para poder registrarlos", explicaron.
Situación irregular
El 6 de octubre el Ministerio de Justicia pidió a los jueces que registren a los menores nacidos en el extranjero por subrogación. Esto no quiere decir que se legalice, porque en España sigue estando prohibido, sino que el Gobierno trata de corregir la situación de desamparo en la que se encuentran al menos 26 menores nacidos con este método, según la Federación de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales. Un parche que permitirá a estos pequeños disfrutar de los derechos de ser españoles: escolarización, ayudas y el permiso de paternidad para los padres, entre otras cosas.
Justicia ha pedido que se registre a lso menores nacidos en el extranjero por subrogación Estas familias tendrán que entregar en el juzgado una resolución judicial del país de origen que certifique que la madre gestante ha renunciado a sus derechos sobre el niño. De esta manera, el Gobierno pretende blindarse contra el tráfico ilegal de menores y evitar que la gestante sea sometida a coacción para que ceda a los pequeños. También protege el derecho del menor a conocer a su madre biológica.
La instrucción dictada el 6 de octubre por el Ministerio de Justicia para permitir el registro de niños de madres de alquiler en España no solucionará la situación de José y Juan. Su caso ya ha iniciado un proceso penal porque un juez decidió no registrar a sus hijos. Hasta que no haya una sentencia favorable de una instancia superior, sus pequeños seguirán viviendo en España como turistas estadounidenses. Eso si no terminan deportándolos por estar en situación irregular.
 

Comentarios

Entradas populares de este blog

CARTA DE MARÍA MAGDALENA, de José Saramago

De mí ha de decirse que tras la muerte de Jesús me arrepentí de lo que llamaban mis infames pecados de prostituta y me convertí en penitente hasta el final de la vida, y eso no es verdad. Me subieron desnuda a los altares, cubierta únicamente por el pelo que me llegaba hasta las rodillas, con los senos marchitos y la boca desdentada, y si es cierto que los años acabaron resecando la lisa tersura de mi piel, eso sucedió porque en este mundo nada prevalece contra el tiempo, no porque yo hubiera despreciado y ofendido el cuerpo que Jesús deseó y poseyó. Quien diga de mí esas falsedades no sabe nada de amor.  Dejé de ser prostituta el día que Jesús entró en mi casa trayendo una herida en el pie para que se la curase, pero de esas obras humanas que llaman pecados de lujuria no tendría que arrepentirme si como prostituta mi amado me conoció y, habiendo probado mi cuerpo y sabido de qué vivía, no me dio la espalda. Cuando, porque Jesús me besaba delante de todos los discípulos una y muchas ve…

CARTA A MI HIJO EN SU 15 CUMPLEAÑOS

De aquel día frío de noviembre recuerdo sobre todo las hojas amarillentas del gran árbol que daba justo a la ventana en la que por primera vez vi el sol  reflejándose en tus ojos muy abiertos.Siempre que paseo por allí miro hacia arriba y siento que justo en ese lugar, con esos colores de otoño, empezamos a escribir el guión que tú y yo seguimos empeñados en ver convertido en una gran película. Nunca nadie me advirtió de la dificultad de la aventura, ni por supuesto nadie me regaló un manual de instrucciones. Tuve que ir equivocándome una y otra vez, desde el primer biberón a la pequeña regañina por los deberes mal hechos, desde mi torpeza al peinar tu flequillo a mis dudas cuando no me reconozco como padre autoritario. Desde aquel 27 de noviembre, que siento tan cerca como el olor que desde aquel día impregnó toda nuestra casa, no he dejado de aprender, de escribir borradores y de romperlos luego en mil pedazos, de empezar de cero cada vez que la vida nos ponía frente a un nuevo desa…

EL HOMBRE CON UNA VENTANA EN EL PECHO

La primera vez que viajé a Florencia estaba obsesionado por tener una habitación con vistas, como en la novela de Forster, como en  la película de Ivory. Yo era también por entonces un poco como Lucy, la protagonista. Italia, como a ella, me deslumbró e iluminó buena parte de las habitaciones que yo tenía a media luz. Sin embargo, tuvieron que pasar muchos años para que me diera cuenta de que lo importante no era tanto encontrar esas habitaciones con vistas sino tener tú mismo la capacidad de romper cualquier muro. Las murallas del poema de Kavafis. Tuve, claro, que vivir y sufrir, que equivocarme, que subir escaleras empinadas y de, al fin, atreverme a vivir con la misma pasión que Lucy tocaba el piano.

Él llegó a mi vida justo en el momento en el que pensé que mi futuro estaría hecho de soledades y de deseos fugaces. De películas de hora y media y no de novelones con cientos de páginas. Estaba a punto de resignarme a vivir en esa permanente inquietud que supone saberte libre pero sol…