Ir al contenido principal

LA IMPOSIBILIDAD DE UN SUEÑO

Los votantes socialistas de esta ciudad llevamos años, por no decir décadas, absolutamente desorientados ante las decisiones de un partido que parece empeñado en ponérselo fácil al adversario. Con una cierta angustia hemos seguido en los últimos meses el baile de nombres que se barajaban para las municipales. No me cabe duda de las dificultades de la decisión, sobre todo si tenemos en cuenta el negativo horizonte electoral, lo cual justifica que nombres de cierto peso ni siquiera se lo hayan planteado, por más que a algunos nos hubiera encantado que por ejemplo Moratinos fuera alcalde de Córdoba. Pero la práctica política es tan cínica que no tolera que quien ha tenido coche oficial y secretaria acabe de concejal en la oposición. Sin duda, resulta mucho más atractivo, y supongo que económicamente más rentable, terminar la vida política de senador o, en el mejor de los casos, de parlamentario europeo. Eso si por el camino no se inventa una fundación o chiringuito similar en el que seguir justificando que la política, más que un servicio público temporal, es una profesión.



Ante un escenario en el que previsiblemente José Antonio Nieto ganará por goleada --y no tanto por sus méritos como por los deméritos de sus contrincantes--, puede parecer lógico que el partido socialista haya apostado por un candidato que no tiene nada que perder. Ante ese panorama, mucho mejor quemar a un hombre de partido en cuyo currículo, salvo error por mi parte, sólo figura una reciente e intensa consagración a las labores propias del aparato, además de haber formado parte del Consejo de Administración de Cajasur. Ahora bien, resulta difícil de justificar, salvo por las razones partidistas que la razón común no suele entender, que no se haya apostado por quien durante cuatro años ha estado cogobernando en el Ayuntamiento, asumiendo la responsabilidad de una de las áreas municipales más activas y que, de esa manera, podría haber consolidado una tarea que ahora de nuevo vuelve a quedar en el aire.



Pero, más allá de lo cuestionable de la candidatura y de los nubarrones que acechan mayo, lo que resulta más preocupante es la incapacidad del partido socialista cordobés para consolidar un proyecto renovado e ilusionante, al tiempo que un liderazgo capaz de arrastrar votos y confianza. No hace falta repetir la larga lista de nombres quemados en los últimos años ni recordar las guerras intestinas que han hecho que el partido, incluso en los mejores años del ilusionante ZP, permanezca en la noche oscura de la Avenida del Aeropuerto. Es preocupante su desconexión con la ciudadanía y muy especialmente la falta de integración de los sectores más progresistas y críticos de la ciudad. Esos que serían votantes "naturales" del PSOE y que difícilmente toleran que la mediocridad, la improvisación y el gregarismo se acaben imponiendo a la reflexión, el pluralismo y la búsqueda de la excelencia. Los que seguramente en las próximas elecciones engrosaran los porcentajes de la abstención o de los votos en blanco. Y es una pena porque en un momento en el que IU pasa por sus horas más bajas, habría una magnífica oportunidad para preparar en Córdoba una alternativa de izquierdas que fuera más allá del populismo y del taquete rústico, y que nos ilusionara con el proyecto transformador que tanto necesita esta ciudad. Tendremos que seguir esperando, aunque cada vez con menos entusiasmo, y soñando con ese día en que Córdoba tenga por fin unos representantes socialistas que de verdad se crean que la política es el arte de hacer real lo imposible. Continuaremos esperando que el partido socialista sea capaz de airear sus habitaciones cerradas, de escuchar la voz de militantes y simpatizantes y de empezar a construir un edificio pensando más en la ciudadanía que en los inquilinos que sólo de manera temporal deberían tener las llaves de la puerta

Publicado en DIARIO CÓRDOBA, Lunes 13-9-2010

Comentarios

Entradas populares de este blog

CARTA DE MARÍA MAGDALENA, de José Saramago

De mí ha de decirse que tras la muerte de Jesús me arrepentí de lo que llamaban mis infames pecados de prostituta y me convertí en penitente hasta el final de la vida, y eso no es verdad. Me subieron desnuda a los altares, cubierta únicamente por el pelo que me llegaba hasta las rodillas, con los senos marchitos y la boca desdentada, y si es cierto que los años acabaron resecando la lisa tersura de mi piel, eso sucedió porque en este mundo nada prevalece contra el tiempo, no porque yo hubiera despreciado y ofendido el cuerpo que Jesús deseó y poseyó. Quien diga de mí esas falsedades no sabe nada de amor.  Dejé de ser prostituta el día que Jesús entró en mi casa trayendo una herida en el pie para que se la curase, pero de esas obras humanas que llaman pecados de lujuria no tendría que arrepentirme si como prostituta mi amado me conoció y, habiendo probado mi cuerpo y sabido de qué vivía, no me dio la espalda. Cuando, porque Jesús me besaba delante de todos los discípulos una y muchas ve…

CARTA A MI HIJO EN SU 15 CUMPLEAÑOS

De aquel día frío de noviembre recuerdo sobre todo las hojas amarillentas del gran árbol que daba justo a la ventana en la que por primera vez vi el sol  reflejándose en tus ojos muy abiertos.Siempre que paseo por allí miro hacia arriba y siento que justo en ese lugar, con esos colores de otoño, empezamos a escribir el guión que tú y yo seguimos empeñados en ver convertido en una gran película. Nunca nadie me advirtió de la dificultad de la aventura, ni por supuesto nadie me regaló un manual de instrucciones. Tuve que ir equivocándome una y otra vez, desde el primer biberón a la pequeña regañina por los deberes mal hechos, desde mi torpeza al peinar tu flequillo a mis dudas cuando no me reconozco como padre autoritario. Desde aquel 27 de noviembre, que siento tan cerca como el olor que desde aquel día impregnó toda nuestra casa, no he dejado de aprender, de escribir borradores y de romperlos luego en mil pedazos, de empezar de cero cada vez que la vida nos ponía frente a un nuevo desa…

EL HOMBRE CON UNA VENTANA EN EL PECHO

La primera vez que viajé a Florencia estaba obsesionado por tener una habitación con vistas, como en la novela de Forster, como en  la película de Ivory. Yo era también por entonces un poco como Lucy, la protagonista. Italia, como a ella, me deslumbró e iluminó buena parte de las habitaciones que yo tenía a media luz. Sin embargo, tuvieron que pasar muchos años para que me diera cuenta de que lo importante no era tanto encontrar esas habitaciones con vistas sino tener tú mismo la capacidad de romper cualquier muro. Las murallas del poema de Kavafis. Tuve, claro, que vivir y sufrir, que equivocarme, que subir escaleras empinadas y de, al fin, atreverme a vivir con la misma pasión que Lucy tocaba el piano.

Él llegó a mi vida justo en el momento en el que pensé que mi futuro estaría hecho de soledades y de deseos fugaces. De películas de hora y media y no de novelones con cientos de páginas. Estaba a punto de resignarme a vivir en esa permanente inquietud que supone saberte libre pero sol…