Ir al contenido principal

LA IMPOSIBILIDAD DE UN SUEÑO

Los votantes socialistas de esta ciudad llevamos años, por no decir décadas, absolutamente desorientados ante las decisiones de un partido que parece empeñado en ponérselo fácil al adversario. Con una cierta angustia hemos seguido en los últimos meses el baile de nombres que se barajaban para las municipales. No me cabe duda de las dificultades de la decisión, sobre todo si tenemos en cuenta el negativo horizonte electoral, lo cual justifica que nombres de cierto peso ni siquiera se lo hayan planteado, por más que a algunos nos hubiera encantado que por ejemplo Moratinos fuera alcalde de Córdoba. Pero la práctica política es tan cínica que no tolera que quien ha tenido coche oficial y secretaria acabe de concejal en la oposición. Sin duda, resulta mucho más atractivo, y supongo que económicamente más rentable, terminar la vida política de senador o, en el mejor de los casos, de parlamentario europeo. Eso si por el camino no se inventa una fundación o chiringuito similar en el que seguir justificando que la política, más que un servicio público temporal, es una profesión.



Ante un escenario en el que previsiblemente José Antonio Nieto ganará por goleada --y no tanto por sus méritos como por los deméritos de sus contrincantes--, puede parecer lógico que el partido socialista haya apostado por un candidato que no tiene nada que perder. Ante ese panorama, mucho mejor quemar a un hombre de partido en cuyo currículo, salvo error por mi parte, sólo figura una reciente e intensa consagración a las labores propias del aparato, además de haber formado parte del Consejo de Administración de Cajasur. Ahora bien, resulta difícil de justificar, salvo por las razones partidistas que la razón común no suele entender, que no se haya apostado por quien durante cuatro años ha estado cogobernando en el Ayuntamiento, asumiendo la responsabilidad de una de las áreas municipales más activas y que, de esa manera, podría haber consolidado una tarea que ahora de nuevo vuelve a quedar en el aire.



Pero, más allá de lo cuestionable de la candidatura y de los nubarrones que acechan mayo, lo que resulta más preocupante es la incapacidad del partido socialista cordobés para consolidar un proyecto renovado e ilusionante, al tiempo que un liderazgo capaz de arrastrar votos y confianza. No hace falta repetir la larga lista de nombres quemados en los últimos años ni recordar las guerras intestinas que han hecho que el partido, incluso en los mejores años del ilusionante ZP, permanezca en la noche oscura de la Avenida del Aeropuerto. Es preocupante su desconexión con la ciudadanía y muy especialmente la falta de integración de los sectores más progresistas y críticos de la ciudad. Esos que serían votantes "naturales" del PSOE y que difícilmente toleran que la mediocridad, la improvisación y el gregarismo se acaben imponiendo a la reflexión, el pluralismo y la búsqueda de la excelencia. Los que seguramente en las próximas elecciones engrosaran los porcentajes de la abstención o de los votos en blanco. Y es una pena porque en un momento en el que IU pasa por sus horas más bajas, habría una magnífica oportunidad para preparar en Córdoba una alternativa de izquierdas que fuera más allá del populismo y del taquete rústico, y que nos ilusionara con el proyecto transformador que tanto necesita esta ciudad. Tendremos que seguir esperando, aunque cada vez con menos entusiasmo, y soñando con ese día en que Córdoba tenga por fin unos representantes socialistas que de verdad se crean que la política es el arte de hacer real lo imposible. Continuaremos esperando que el partido socialista sea capaz de airear sus habitaciones cerradas, de escuchar la voz de militantes y simpatizantes y de empezar a construir un edificio pensando más en la ciudadanía que en los inquilinos que sólo de manera temporal deberían tener las llaves de la puerta

Publicado en DIARIO CÓRDOBA, Lunes 13-9-2010

Comentarios

Entradas populares de este blog

RAFAEL HERNANDO: EL HOMBRE QUE NO DEBERÍAMOS SER.

Siempre que en algunas jornadas se plantea el interrogante sobre lo que significan las “nuevas masculinidades” – un término que a mí al menos me genera el rechazo propio de las etiquetas que no transcienden lo políticamente correcto y que en este caso incluso pueden seguirle el juego al patriarcado -, me resulta muy complicado precisar en qué consiste ser un hombre “nuevo”. Resulta mucho más fácil, como en tantos otros debates complejos, especificar lo que en todo caso no debería formar parte de un nuevo entendimiento de la virilidad, despojada al fin de lastres machistas y dispuesta a transitar por senderos en los que sea posible la equivalencia de mujeres y hombres. En este sentido, resulta tremendamente didáctico usar referentes de la vida pública para señalar justamente lo que no debería ser un hombre del siglo XXI. Un territorio, el de la vida pública, que todavía hoy está  casi enteramente poblado por sujetos que visten cómodamente el traje de la “masculinidad hegemónica” y que …

50 PRIMAVERAS: CUANDO "YA NO ERES UNA MUJER".

Como  Aurore le comenta a su hija adolescente en una de las escenas de la película, cuando a una chica le llega la regla se le dice "ya eres una mujer". ¿Y qué ocurre cuándo la regla se va? En este diálogo se resume a la perfección lo que 50 primaveras nos plantea con un tono de comedia simpática y desenfada: la invisibilidad de las mujeres cuando rebasan una cierta edad, las mayores dificultades que la sociedad les plantea para poder rehacer sus vidas o inventarse proyectos nuevos, la evidente discriminación que por razón de los años se suma a la de género y a la de otras muchas circunstancias que hacen que ellas lo sigan teniendo más complicado que nosotros  (en una escena incluso se explica de manera muy didáctica qué es eso de la discriminación interseccional). Entre otras cosas, porque para nosotros los años no acaban siendo un lastre similar sino que incluso se convierten en una garantía de prestigio, atractivo y poder. De ahí que, como también se pone en solfa en la c…

MARIE CURIE: Las más inteligente entre los hombres

Siempre que hago la pregunta entre mi alumnado de cuántas mujeres científicas conocen, como mucho me responden que a Marie Curie. Sucede igual cuando les pregunto por filósofas, ensayistas o incluso escritoras: es milagroso que conozcan más de una. Esta simple prueba nos demuestra cómo ellas continúan siendo invisibles en una historia escrita por los hombres y en una educación que sigue teniendo, me temo, una mirada radicalmente androcéntrica. Las mujeres siguen sin "estar", lo cual tiene, entre otras terribles consecuencias, que las más jóvenes carecen de referentes. Es decir, para que ellas sepan en lo que pueden convertirse necesitan también ejemplos que les marquen el camino. Algo que a nosotros, los chicos, no nos pasa, ya que de entrada tenemos referentes a los que seguir en todos los campos y muy especialmente en aquellos que suponen ejercicio de poder y autoridad.
Por todo ello tenía tantas ganas de ver la reciente película que una directora alemana Marie Noëlle ha re…