Ir al contenido principal

ROCÍO, ¡AY MI ROCÍO!





Portada > Opinión

27/09/2010

Rocío, ¡ay mi Rocío!

27/09/2010 OCTAVIO Salazar Benítez

Deberíamos hacer una lista con los nombres de todas las mujeres asesinadas por hombres en los últimos años. Esa lista debería acompañarnos como una plegaria que hiciera posible la memoria e individualizara el dolor.
Las mujeres muertas corren el riesgo de ser tratadas como idénticas y no como iguales, cuando todas ellas, y también las que están muertas en vida, merecen tener un lugar propio en la rabia que debería reconcomer nuestro alma de demócratas. Esos nombres, a los que acaba de sumarse el de Rocío, deberían ser el recordatorio hiriente de nuestros errores y de todo lo que nos queda por transformar en una sociedad en la que todavía dan zarpazos las fauces del patriarca.
El nombre de cada una de las mujeres asesinadas nos recuerda que bajo la sangre derramada siguen habitando los puñales de un modelo político, jurídico y sobre todo cultural, que se resiste a desaparecer. Bastaría con asumir esa punzante verdad para enfocar de manera más certera unas políticas insuficientes y que incluso en ocasiones son excesivamente deudoras de un cierto "feminismo de Estado".
Si a pesar de todas las medidas judiciales, policiales y asistenciales adoptadas en la última década, la violencia de género continúa segando vidas, deberíamos empezar a plantearnos que tal vez nuestra reacción no está siendo la acertada o que, cuando menos, es insuficiente. Porque quizás estamos podando el árbol pero no arrancando sus raíces.
Para empezar, creo que nos equivocamos al contemplar la violencia de género desde un cierto victimismo sentimentaloide, ese que tanto le gusta a los medios de comunicación, y la desvinculamos de sus causas profundas.
De esta manera potenciamos una visión paternalista del Estado, mantenemos una concepción del patriarca como restaurador del orden y silenciamos la fuerza transformadora de las mujeres. Claro que son necesarias, e inevitables, las lágrimas, los gritos, las concentraciones, pero también sucede que esa explosión cívica corre el riesgo de anestesiarnos y de hacernos progresivamente indiferentes ante el dolor. Todo ello por no hablar de los que la utilizan como estrategia política y de lo facilona que resulta la adhesión de quienes aún no han asumido de que es imposible ser demócrata y no ser feminista.
Pero, más importante aún, es asumir que el origen de la violencia se halla en la desigualdad y que ésta hunde sus raíces en una determinada concepción de la masculinidad en la que lamentablemente seguimos educando, con leves matices, a nuestros niños y adolescentes. El gran reto es "deconstruir" unos códigos culturales que nos obligan a ser machos y a demostrar permanentemente que lo somos.
Por ello, las políticas de igualdad deberían incidir en todas las instancias socializadoras --sistema educativo, medios de comunicación, publicidad-- para promover una transformación de la masculinidad hegemónica que nos sigue imponiendo unos determinados valores y que nos sigue educando en la "pedagogía del privilegio". Una revisión que debería empezar por que los hombres descubriéramos que también nosotros tenemos género.
Mientras que los poderes públicos y la sociedad no entiendan que la democracia paritaria implica nuevos hombres, y también menos mujeres cómplices del patriarcado, y una nueva manera de entender el pacto social, las muertes seguirán produciéndose. Las visibles y las invisibles, las que ocupan portadas y las que permanecen mudas en las habitaciones.
Mientras que se nos siga educando para ser los reyes, los guerreros, los magos o los amantes, seguirán sumándose nombres a la lista que hoy repito como una oración. Como sin con ella invocara a una diosa imposible que convirtiera a Rocío en la última víctima, en el último "manojito de claveles, capullito florecío", carne de copla que mata y cárcel que resta vida a las que solo pueden ver la luna detrás de sus cancelas.
* Profesor de Derecho Constitucional de la UCO
www.diariocordoba.com

Comentarios

Entradas populares de este blog

RAFAEL HERNANDO: EL HOMBRE QUE NO DEBERÍAMOS SER.

Siempre que en algunas jornadas se plantea el interrogante sobre lo que significan las “nuevas masculinidades” – un término que a mí al menos me genera el rechazo propio de las etiquetas que no transcienden lo políticamente correcto y que en este caso incluso pueden seguirle el juego al patriarcado -, me resulta muy complicado precisar en qué consiste ser un hombre “nuevo”. Resulta mucho más fácil, como en tantos otros debates complejos, especificar lo que en todo caso no debería formar parte de un nuevo entendimiento de la virilidad, despojada al fin de lastres machistas y dispuesta a transitar por senderos en los que sea posible la equivalencia de mujeres y hombres. En este sentido, resulta tremendamente didáctico usar referentes de la vida pública para señalar justamente lo que no debería ser un hombre del siglo XXI. Un territorio, el de la vida pública, que todavía hoy está  casi enteramente poblado por sujetos que visten cómodamente el traje de la “masculinidad hegemónica” y que …

CARTA A MI HIJO EN SU 15 CUMPLEAÑOS

De aquel día frío de noviembre recuerdo sobre todo las hojas amarillentas del gran árbol que daba justo a la ventana en la que por primera vez vi el sol  reflejándose en tus ojos muy abiertos.Siempre que paseo por allí miro hacia arriba y siento que justo en ese lugar, con esos colores de otoño, empezamos a escribir el guión que tú y yo seguimos empeñados en ver convertido en una gran película. Nunca nadie me advirtió de la dificultad de la aventura, ni por supuesto nadie me regaló un manual de instrucciones. Tuve que ir equivocándome una y otra vez, desde el primer biberón a la pequeña regañina por los deberes mal hechos, desde mi torpeza al peinar tu flequillo a mis dudas cuando no me reconozco como padre autoritario. Desde aquel 27 de noviembre, que siento tan cerca como el olor que desde aquel día impregnó toda nuestra casa, no he dejado de aprender, de escribir borradores y de romperlos luego en mil pedazos, de empezar de cero cada vez que la vida nos ponía frente a un nuevo desa…

MEDEA, LA AMANTE QUE GRITA.

Medea es Aitana y Aitana es Medea. La actriz interpreta a la amante despechada, a la "mala madre", a la hechicera que es víctima de un mundo de hombres, con cada centímetro de su cuerpo: desde los dedos de los pies descalzos hasta el último cabello de su cabeza Aitana es Medea. Desde la dulzura del cuento se eleva al grito del drama y lo hace dejando que el cuerpo exprese todas las emociones. No solo la voz, sino también los brazos, las piernas, la espalda, el vientre, todo ella se hace mujer desgarrada para explicarle al público, ese coro silencioso, los argumentos de su dolor.
La Medea que, partiendo del texto de Séneca, ha hecho Andrés Lima es más mujer que mito y eso lo subraya Aitana Sánchez Gijón con una interpretación en la que se sitúa a una altura humana. A diferencia de la recreada por Plaza y Molina Foix hace un par de años en Mérida, y en la que Ana Belén parecía más que Medea una gran dama del teatro disfrazada de diosa, en esta puesta en escena nos encontramos c…