Ir al contenido principal

CONTRACORRIENTE


Dice el filósofo Avisahi Margalit que una sociedad decente es aquella que no humilla a ninguno de sus miembros. Bastaría con que siguiéramos el rastro de las discriminaciones para comprobar hasta dónde sigue llegando el nivel de indecencia de nuestas sociedades. Incluso las que se proclaman democráticas, y se ponen como ejemplo para el mundo, sigue amparando en su seno humillaciones que tienen que ver con las identidades del individuo, con la capacidad de cada persona para elegir su plan de vida del que forma parte, parte esencial, su afectividad y su sexualidad.

"Contracorriente", del peruano Javier Fuentes León, nos cuenta una historia que se sirve del realismo mágico para construir una hermosa, y amarga, metáfora sobre la imposibilidad de ser ellos mismos que aún siguen teniendo muchos hombres y , por supuesto, muchas mujeres. La historia de amor de Miguel y Santiago sólo alcanza su plenitud cuando Santiago se hace invisible. Sólo entonces Miguel puede cogerlo de la mano por el puerto. Sólo entonces puede sentirlo parte de su familia.  Es entonces cuando Miguel no se ve obligado a renunciar a nada, a ponerse una máscara, a sentir como un puñal los dictados del corazón. Es entonces cuando incluso Santiado puede ser partícipe de la alegría que supone la paternidad para Miguel.

"Contracorriente", ingenua, tierna, irregular, es una hermosa película que nos remueve las entrañas y nos coloca frente al espejo. En él miramos cómo nos seguimos construyendo cómo hombres, qué peso sigue teniendo la religión en la negación de nuestras alas, qué estrecho es el concepto de familia que seguimos manejando, qué complicado es forjar una identidad en un contexto que marca discursos homogéneos y dominantes.

Pero más allá de su carga socio-política, de su reflejo contundente de comunidades especialmente conservadoras como las latinoamericanas, CONTRACORRIENTE es sobre todo una hermosa historia de amor. De ese amor que no se nombra. Del que sigue condenado en gran medida a estar en los márgenes. Del que se tolera pero no se reconoce. Del que sigue provocando humillaciones y corazones solitarios por las esquinas de la web. Nadar a contracorriente acaba teniendo un precio, pero es el único camino que nos queda cuando un desgarro interior nos dice quiénes somos en realidad.  Nadar a contracorriente es necesario si queremos que llegue un día en que Miguel, Mariela y Santiago puedan sentarse juntos en el sofá para ver una telenovela o un partido de fútbol. Un día en el que Miguel y Santiado puedan pasear juntos de la mano sin que nadie se vuelva para mirarlos. Un día en el que asumamos que ser hombre es también ser como Miguel. Un día en el que las historias de amor homosexual en el cine no acaben con muerte sino con vida.

Comentarios

  1. A mi también me pareció una extraordinaria película. Pone muy bien de manifiesto el tema de la homosexualidad en determinados países y culturas, especialmente en América Latina. Pero es algo fácilmente extrapolable a cualquier otro país, cultura o sociedad. La homosexualidad, para ser "posible" ha de se invisible. Así ocurre en esos países, pero en otros más "avanzados" como el nuestro (España), te puedes econtrar con muchas situaciones donde la homosexualidad está "permitida", "tolerada", pero siempre y cuando no sea "molesta", es decir, no sea demasiado visible.

    Al final estamos en la misma situación: hay que ser invisibles para no molestar a las familias bien pensantes.

    Pero hay dos cosas que me descoloraron en la película. Que esa invisibilidad-visibilidad sea a través el espíritu de uno de los protagonistas. La otra, que no es que me descoleque, sino que me fastidia en grado sumo, es que para que la relación sea posible, para que en la película se de por solucionado el "problema" uno de ellos tiene que morir. No es la primera película en la que eso suecede, también es así en "Segunda piel" o en "Brokeback Mountain" y en otras. Quiero decir que para que uno de ellos continúe con una vida "normal" hay que cargarse al otro.

    Y por qué la solución no puede ser que las personas vivan tranquilas y felices, manifestando su afectividad como les venga en gana?

    La respuesta, creo, es fácil: a pesar de leyes y consignas, vivimos en una sociedad homófoba e intolerante y esas manifestaciones de afectividad, de amor, han de estar más o menos ocultas o, en el mejor de los casos, recluidas en un gueto. Y no es que yo defienda los guetos, es que, a veces, no te queda otra alternativa.

    Pero me gustó la película y me gusta su artículo, señor Salazar.

    ResponderEliminar
  2. Sr. Barbancho, dos comentarios muy rápidos a sus palabras.
    En primer lugar, lo que dice revela que una cosa es TOLERAR y otra RECONOCER.Aún estamos muy lejos de una "igualdad de reconocimiento" de las diferencias.
    En segundo lugar, el gueto debería ser, como dice Oscar Guasch, un lugar de transición y no una meta. El problema es que lleva demasiado tiempo siendo transición, lo cual es una paradoja. Una paradoja que revela lo lejos que estamos de la igualdad real.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

RAFAEL HERNANDO: EL HOMBRE QUE NO DEBERÍAMOS SER.

Siempre que en algunas jornadas se plantea el interrogante sobre lo que significan las “nuevas masculinidades” – un término que a mí al menos me genera el rechazo propio de las etiquetas que no transcienden lo políticamente correcto y que en este caso incluso pueden seguirle el juego al patriarcado -, me resulta muy complicado precisar en qué consiste ser un hombre “nuevo”. Resulta mucho más fácil, como en tantos otros debates complejos, especificar lo que en todo caso no debería formar parte de un nuevo entendimiento de la virilidad, despojada al fin de lastres machistas y dispuesta a transitar por senderos en los que sea posible la equivalencia de mujeres y hombres. En este sentido, resulta tremendamente didáctico usar referentes de la vida pública para señalar justamente lo que no debería ser un hombre del siglo XXI. Un territorio, el de la vida pública, que todavía hoy está  casi enteramente poblado por sujetos que visten cómodamente el traje de la “masculinidad hegemónica” y que …

CARTA DE MARÍA MAGDALENA, de José Saramago

De mí ha de decirse que tras la muerte de Jesús me arrepentí de lo que llamaban mis infames pecados de prostituta y me convertí en penitente hasta el final de la vida, y eso no es verdad. Me subieron desnuda a los altares, cubierta únicamente por el pelo que me llegaba hasta las rodillas, con los senos marchitos y la boca desdentada, y si es cierto que los años acabaron resecando la lisa tersura de mi piel, eso sucedió porque en este mundo nada prevalece contra el tiempo, no porque yo hubiera despreciado y ofendido el cuerpo que Jesús deseó y poseyó. Quien diga de mí esas falsedades no sabe nada de amor.  Dejé de ser prostituta el día que Jesús entró en mi casa trayendo una herida en el pie para que se la curase, pero de esas obras humanas que llaman pecados de lujuria no tendría que arrepentirme si como prostituta mi amado me conoció y, habiendo probado mi cuerpo y sabido de qué vivía, no me dio la espalda. Cuando, porque Jesús me besaba delante de todos los discípulos una y muchas ve…

CARTA A MI HIJO EN SU 15 CUMPLEAÑOS

De aquel día frío de noviembre recuerdo sobre todo las hojas amarillentas del gran árbol que daba justo a la ventana en la que por primera vez vi el sol  reflejándose en tus ojos muy abiertos.Siempre que paseo por allí miro hacia arriba y siento que justo en ese lugar, con esos colores de otoño, empezamos a escribir el guión que tú y yo seguimos empeñados en ver convertido en una gran película. Nunca nadie me advirtió de la dificultad de la aventura, ni por supuesto nadie me regaló un manual de instrucciones. Tuve que ir equivocándome una y otra vez, desde el primer biberón a la pequeña regañina por los deberes mal hechos, desde mi torpeza al peinar tu flequillo a mis dudas cuando no me reconozco como padre autoritario. Desde aquel 27 de noviembre, que siento tan cerca como el olor que desde aquel día impregnó toda nuestra casa, no he dejado de aprender, de escribir borradores y de romperlos luego en mil pedazos, de empezar de cero cada vez que la vida nos ponía frente a un nuevo desa…