Ir al contenido principal

SI DIOS EXISTE ES MUJER Y SE LLAMA SILVIA (PÉREZ CRUZ)

Escuchar en directo a Silvia Pérez Cruz es una especie de ceremonia religiosa, en la que la música sustituye a las palabras de los jerarcas y en la que es posible ir, poco a poco, lentamente,  como quien es conducido por un arcángel, separándose del suelo hasta alcanzar algo parecido a un cielo. En su garganta es como si habitaran todos los instrumentos posibles de cuerda y, a la vez, un lamento que es capaz de partir el aire en dos y, desde ahí, llegar al corazón de quienes la escuchan. Y así, atravesados todos por la flecha, es fácil dejarse morir y entender, aunque solo sean por unos instantes, que la eternidad solo puede ser la belleza. Resurrección, extraña forma de vida, Ai ai ai. Los gallos de pelea domesticados.

Desde que Silvia, como si fuera una especie de luciérnaga que tímidamente iluminaba el escenario, entonó las primeras estrofas de Cinco farolas, hasta que concluyó con la Estrella de Morente a la que ella le da una vuelta por su frágil cuerpo de mujer poderosa, la noche fue un recorrido por las mil músicas que esta mujer prodigiosamente hace suyas. Como si fuéramos fisgones en sus diarios y pudiéramos visitar con ella los países que la han marcado. Así es que como fuimos descubriendo que en Silvia habitan la copla, el fado, la música brasileña, el flamenco y hasta el movimiento de caderas de Shakira. Todo ello debidamente condimentado por un pecho en el que de repente parece rugir una orquesta para después, como si fuera un salto mortal, acoger el susurro de una nana.

Acompañada solamente por cinco instrumentos de cuerda, de los que los músicos que le acompañaban hicieron brotar la magia que la voz de Silvia reclama, la autora de la emocionante y vindicativa No hay tanto pan nos vistió de noche y volvió a demostrarnos una vez más que la emoción está ligada a la verdad que solo brota de quienes en el escenario se convierten en una especie de sacerdotisas. Y así, desde el púlpito pero sin aspavientos de diva, son capaces de hacernos rezar y de hacernos sentirnos muy pequeños ante la grandeza de lo que acontece.


Silvia Pérez Cruz, que es capaz de convertir el Aleluya de Cohen en una caricia que sana, y que en ocasiones parece una gitana nacida en Brasil, consigue lo que solo unas pocas logran: dejarnos completamente desnudos ante el escenario, despojados de todas las máscaras, dispuestos a ser vestidos por lo que brota de su garganta.  Ese lugar del que surgen las canciones como si fuera pétalos que se desangran, heridas que dejan correr ríos de savia, granadas que nos pintan de rojo, también puñales que con su punzada nos recuerdan que estamos vivos.

Escuchar a Silvia Pérez Cruz es lo más parecido a habitar en un cielo imposible y descubrir que si dios existe solo puede tener su nombre. Y que el purgatorio es Operación Triunfo.


Vestida de nit, Teatro el Silo de Pozoblanco, 17 de marzo de 2018.

Fotos: Teatro El Silo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

MARIE CURIE: Las más inteligente entre los hombres

Siempre que hago la pregunta entre mi alumnado de cuántas mujeres científicas conocen, como mucho me responden que a Marie Curie. Sucede igual cuando les pregunto por filósofas, ensayistas o incluso escritoras: es milagroso que conozcan más de una. Esta simple prueba nos demuestra cómo ellas continúan siendo invisibles en una historia escrita por los hombres y en una educación que sigue teniendo, me temo, una mirada radicalmente androcéntrica. Las mujeres siguen sin "estar", lo cual tiene, entre otras terribles consecuencias, que las más jóvenes carecen de referentes. Es decir, para que ellas sepan en lo que pueden convertirse necesitan también ejemplos que les marquen el camino. Algo que a nosotros, los chicos, no nos pasa, ya que de entrada tenemos referentes a los que seguir en todos los campos y muy especialmente en aquellos que suponen ejercicio de poder y autoridad.
Por todo ello tenía tantas ganas de ver la reciente película que una directora alemana Marie Noëlle ha re…

50 PRIMAVERAS: CUANDO "YA NO ERES UNA MUJER".

Como  Aurore le comenta a su hija adolescente en una de las escenas de la película, cuando a una chica le llega la regla se le dice "ya eres una mujer". ¿Y qué ocurre cuándo la regla se va? En este diálogo se resume a la perfección lo que 50 primaveras nos plantea con un tono de comedia simpática y desenfada: la invisibilidad de las mujeres cuando rebasan una cierta edad, las mayores dificultades que la sociedad les plantea para poder rehacer sus vidas o inventarse proyectos nuevos, la evidente discriminación que por razón de los años se suma a la de género y a la de otras muchas circunstancias que hacen que ellas lo sigan teniendo más complicado que nosotros  (en una escena incluso se explica de manera muy didáctica qué es eso de la discriminación interseccional). Entre otras cosas, porque para nosotros los años no acaban siendo un lastre similar sino que incluso se convierten en una garantía de prestigio, atractivo y poder. De ahí que, como también se pone en solfa en la c…

RAFAEL HERNANDO: EL HOMBRE QUE NO DEBERÍAMOS SER.

Siempre que en algunas jornadas se plantea el interrogante sobre lo que significan las “nuevas masculinidades” – un término que a mí al menos me genera el rechazo propio de las etiquetas que no transcienden lo políticamente correcto y que en este caso incluso pueden seguirle el juego al patriarcado -, me resulta muy complicado precisar en qué consiste ser un hombre “nuevo”. Resulta mucho más fácil, como en tantos otros debates complejos, especificar lo que en todo caso no debería formar parte de un nuevo entendimiento de la virilidad, despojada al fin de lastres machistas y dispuesta a transitar por senderos en los que sea posible la equivalencia de mujeres y hombres. En este sentido, resulta tremendamente didáctico usar referentes de la vida pública para señalar justamente lo que no debería ser un hombre del siglo XXI. Un territorio, el de la vida pública, que todavía hoy está  casi enteramente poblado por sujetos que visten cómodamente el traje de la “masculinidad hegemónica” y que …