Ir al contenido principal

SI DIOS EXISTE ES MUJER Y SE LLAMA SILVIA (PÉREZ CRUZ)

Escuchar en directo a Silvia Pérez Cruz es una especie de ceremonia religiosa, en la que la música sustituye a las palabras de los jerarcas y en la que es posible ir, poco a poco, lentamente,  como quien es conducido por un arcángel, separándose del suelo hasta alcanzar algo parecido a un cielo. En su garganta es como si habitaran todos los instrumentos posibles de cuerda y, a la vez, un lamento que es capaz de partir el aire en dos y, desde ahí, llegar al corazón de quienes la escuchan. Y así, atravesados todos por la flecha, es fácil dejarse morir y entender, aunque solo sean por unos instantes, que la eternidad solo puede ser la belleza. Resurrección, extraña forma de vida, Ai ai ai. Los gallos de pelea domesticados.

Desde que Silvia, como si fuera una especie de luciérnaga que tímidamente iluminaba el escenario, entonó las primeras estrofas de Cinco farolas, hasta que concluyó con la Estrella de Morente a la que ella le da una vuelta por su frágil cuerpo de mujer poderosa, la noche fue un recorrido por las mil músicas que esta mujer prodigiosamente hace suyas. Como si fuéramos fisgones en sus diarios y pudiéramos visitar con ella los países que la han marcado. Así es que como fuimos descubriendo que en Silvia habitan la copla, el fado, la música brasileña, el flamenco y hasta el movimiento de caderas de Shakira. Todo ello debidamente condimentado por un pecho en el que de repente parece rugir una orquesta para después, como si fuera un salto mortal, acoger el susurro de una nana.

Acompañada solamente por cinco instrumentos de cuerda, de los que los músicos que le acompañaban hicieron brotar la magia que la voz de Silvia reclama, la autora de la emocionante y vindicativa No hay tanto pan nos vistió de noche y volvió a demostrarnos una vez más que la emoción está ligada a la verdad que solo brota de quienes en el escenario se convierten en una especie de sacerdotisas. Y así, desde el púlpito pero sin aspavientos de diva, son capaces de hacernos rezar y de hacernos sentirnos muy pequeños ante la grandeza de lo que acontece.


Silvia Pérez Cruz, que es capaz de convertir el Aleluya de Cohen en una caricia que sana, y que en ocasiones parece una gitana nacida en Brasil, consigue lo que solo unas pocas logran: dejarnos completamente desnudos ante el escenario, despojados de todas las máscaras, dispuestos a ser vestidos por lo que brota de su garganta.  Ese lugar del que surgen las canciones como si fuera pétalos que se desangran, heridas que dejan correr ríos de savia, granadas que nos pintan de rojo, también puñales que con su punzada nos recuerdan que estamos vivos.

Escuchar a Silvia Pérez Cruz es lo más parecido a habitar en un cielo imposible y descubrir que si dios existe solo puede tener su nombre. Y que el purgatorio es Operación Triunfo.


Vestida de nit, Teatro el Silo de Pozoblanco, 17 de marzo de 2018.

Fotos: Teatro El Silo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

EL MONSTRUO CON PENE Y LA MUDA ENAMORADA: por qué no me ha gustado LA FORMA DEL AGUA

La última película de Guillermo del Toro, que parece destinada a ser la gran triunfadora de los Oscars y que parece haber puesto de acuerdo a crític@s de cine tan dispares como Pilar Aguilar y Carlos Boyero, a mí me parece un producto perfectamente fabricado para su disfrute en la “era Trump” y para que el espectador lo contemple como un ejercicio de limpieza de conciencias frente al mundo tan horrible que nos ha tocado vivir. En esa línea creo que entronca perfectamente con esa cursilada llamada La la la land y cuyo éxito apabullante todavía no he logrado entender. Es decir, La forma del agua se dirige a las emociones más superficiales, esas que no requieren un esfuerzo singular por parte del que las recibe y que permiten salir relajados del cine, como quien se ha reconciliado con una parte de su humanidad que creía olvidada y aunque luego, casi inmediatamente, continuemos enrolados en este mundo cínico donde la único pasaporte hacia el éxito parece ser el “sálvese quien pueda” o, co…

MIRARME EN CÁDIZ

Mirarme en Cádiz es lo más parecido a arrancarme la piel a tiras y dejar que las vísceras hablen por sí solas. Hacer un ejercicio de memoria con el que domesticar la melancolía. Aprender que la vida se alimenta de pequeñas sacudidas. De esos pequeños terremotos, casi imperceptibles, que nos descolocan las piezas y hacen que, al despertar, tengamos la sensación de haber dormido en otra cama.
Mirarme en Cádiz es reconciliarme con lo que un día fui, con las manos que me cuidaron y me arroparon, con la ternura que solo cabe en un guiso materno y, por qué no, en el orgullo viril de un padre que antes lloraba más con las películas que con la vida.

Mirarme en Cádiz es sentir, como si fuera la primera arena en la piel de un recién nacido, el latido impagable de las mareas. Las costumbres del sol y las mudanzas de la luna.  El niño que ya no está, el adolescente que es, la ola que siempre me pilla desprevenido, un olor imposible a papilla de frutas, pescaíto frito y  café.
Mirarme en Cádiz es apr…

YO, LA PEOR DEL MUNDO

"Aquí arriba se ha de anotar el día de mi muerte, mes y año. Suplico, por amor de Dios y de su Purísima Madre, a mis amadas hermanas las religiosas que son y en lo adelante fuesen, me encomienden a Dios, que he sido y soy la peor que ha habido. A todas pido perdón por amor de Dios y de su Madre. Yo, la peor del mundo: Juana Inés de la Cruz".

Mi interés por Juana Inés de la Cruz se despertó el 28 de agosto de 2004 cuando en el Museo Nacional de Colombia, en la ciudad de Bogotá, me deslumbró una exposición titulada "Monjas coronadas" en la que se narraba la vida  y costumbres de los conventos durante la época colonial. He seguido su rastro durante años hasta que al fin durante varias semanas he descubierto las miles de piezas de su puzzle en Las trampas de la fe de Octavio Paz. Una afirmación de éste, casi al final del libro, resume a la perfección el principal dilema que sufrió la escritora y pensadora del XVII: "Sor Juana había convertido la inferioridad que e…