Ir al contenido principal

LA LECCIÓN DE PATRICIA

El clamor gozosamente vindicativo, transversal e intergeneracional del pasado 8 de marzo nos puso en evidencia no solo las muchas razones de las mujeres para salir a la calle y reclamar una igual ciudadanía, sino que también una determinada forma de entender el mundo, la que durante siglos hemos capitaneado los hombres, atraviesa una profunda crisis. Ambos extremos están lógicamente interconectados. Es decir, las mujeres no alcanzarán el estatuto de la plena ciudadanía mientras que no superemos unas reglas del juego hechas a imagen y semejanza de los intereses masculinos. Ello pasa por transformar una racionalidad pública que continúa huyendo de las habilidades, estrategias y herramientas consideradas femeninas. O, lo que es lo mismo, por construir una ética cívica que parta de nuestra común precariedad y, en consecuencia, de nuestra necesaria interdependencia. Se trata pues de construir un orden social y político que esté más cerca del amor que del dominio, que se nutra de la dimensión relacional de los derechos humanos y de una concepción de la justicia que prescinda de las jerarquías. Un orden radicalmente humano en el que finamente seamos capaces de silenciar el asco, los estigmas y, por supuesto, la venganza.
Es justamente la apelación a ese orden amoroso de la vida el que yo intuí hace unos días en las sabias palabras de la madre del niño Gabriel. Su rotundo llamamiento a no dejarnos arrastrar por los deseos de venganza, a quedarnos con la enseñanza de los esfuerzos colectivos y a desterrar del cuento a quién impidió el final feliz, no fue sino la traducción emocional y tierna de una ética del cuidado que una gran mayoría de mujeres llevan toda la vida poniendo en práctica. La sensatez de Patricia fue un aldabonazo moral en nuestras mediocres almas de demócratas a medias. Justo cuando en las redes sociales ardían los fuegos inquisitoriales, o cuando algunos de nuestros representantes aprovechaban el dolor de todos para salvarnos. Todo un clásico en manos de quienes entienden el poder como una permanente estrategia para permanecer en él o para alcanzarlo, así como para quienes la democracia se puede reducir a un simple procedimiento sin virtudes.
La actitud de los padres de Gabriel, y muy especialmente las palabras de la madre justo en el momento en que su mundo se fracturaba tal vez para siempre, se convirtieron en el mejor ejemplo de la decencia que nuestra sociedad parece haber perdido hace tiempo. La que no está ni se le espera en quienes reclaman cadenas perpetuas, en quienes han hecho posible que nuestros mayores hayan perdido el bienestar y la dignidad a la que tenían derecho, en quienes somos cómplices de tantas muertes en el Mediterráneo o de unas políticas migratorias que niegan la igual humanidad del otro y de la otra. La decencia perdida de un Estado que ha olvidado del adjetivo social en su sometimiento acrítico a las leyes del mercado.
Escuchando a Patricia volví a entender que una sociedad decente, como hace años le leí a Avishai Margalit, es aquella que no humilla a ninguno de sus miembros y en la que una parte esencial de nuestra dignidad es la capacidad del ser humano para reinventarse, para rectificar, para buscar otras tierras. Es decir, el reconocimiento de todos como migrantes, refugiados, seres en tránsito. No es de extrañar pues que Patricia y Gabriel bailaran juntos los Girasoles de Rozalén: todo un himno a la fuerza transformadora de la gente buena, una llamada a que la decencia, personal y política, sea el faro que nos guíe en la delicada aventura que es vivir en sociedad. Un canto «a los valientes que llevan por bandera la verdad, a quienes son capaces de sentirse en la piel de los demás, los que no participan de las injusticias, no miran a otro lado, los que no se acomodan, los que riegan siempre su raíz».
Publicado en Diario Córdoba, 19 de marzo de 2018:
http://www.diariocordoba.com/noticias/opinion/leccion-patricia_1213270.html

Comentarios

Entradas populares de este blog

CARTA A MI HIJO EN SU 15 CUMPLEAÑOS

De aquel día frío de noviembre recuerdo sobre todo las hojas amarillentas del gran árbol que daba justo a la ventana en la que por primera vez vi el sol  reflejándose en tus ojos muy abiertos.Siempre que paseo por allí miro hacia arriba y siento que justo en ese lugar, con esos colores de otoño, empezamos a escribir el guión que tú y yo seguimos empeñados en ver convertido en una gran película. Nunca nadie me advirtió de la dificultad de la aventura, ni por supuesto nadie me regaló un manual de instrucciones. Tuve que ir equivocándome una y otra vez, desde el primer biberón a la pequeña regañina por los deberes mal hechos, desde mi torpeza al peinar tu flequillo a mis dudas cuando no me reconozco como padre autoritario. Desde aquel 27 de noviembre, que siento tan cerca como el olor que desde aquel día impregnó toda nuestra casa, no he dejado de aprender, de escribir borradores y de romperlos luego en mil pedazos, de empezar de cero cada vez que la vida nos ponía frente a un nuevo desa…

YO, LA PEOR DEL MUNDO

"Aquí arriba se ha de anotar el día de mi muerte, mes y año. Suplico, por amor de Dios y de su Purísima Madre, a mis amadas hermanas las religiosas que son y en lo adelante fuesen, me encomienden a Dios, que he sido y soy la peor que ha habido. A todas pido perdón por amor de Dios y de su Madre. Yo, la peor del mundo: Juana Inés de la Cruz".

Mi interés por Juana Inés de la Cruz se despertó el 28 de agosto de 2004 cuando en el Museo Nacional de Colombia, en la ciudad de Bogotá, me deslumbró una exposición titulada "Monjas coronadas" en la que se narraba la vida  y costumbres de los conventos durante la época colonial. He seguido su rastro durante años hasta que al fin durante varias semanas he descubierto las miles de piezas de su puzzle en Las trampas de la fe de Octavio Paz. Una afirmación de éste, casi al final del libro, resume a la perfección el principal dilema que sufrió la escritora y pensadora del XVII: "Sor Juana había convertido la inferioridad que e…

PROSTITUCIÓN: La revuelta de los "pichis"

El que se sentó el sábado pasado en la segunda fila del Teatro Español para ver el último montaje de Andrés Lima es un hombre. Un tipo que, en aquellos años en que fue hetero, nunca fue de putas, pero sí que mantuvo el silencio cómplice con los colegas que lo hacían. Con aquellos que lo invitaron a una despedida de soltero en un prostíbulo de las afueras de su ciudad. Con los que habitualmente hacían bromas al contar sus batallitas sexuales y se llamaban entre ellos “hijo de puta”, como si fuera una especie de pasaporte que permitía entrar a formar parte de la fratría. El que fue sacudido por la oleada de emociones a las que Carmen Machi, Nathalie Poza y Carolina Yuste dotan de vida es un tío que, supongo que como todos, anda algo desnortado en estos tiempos del #MeToo y de reacción neomachista. El que escuchó el intenso debate entre Amelia Tiganus y Virginie Despentes, ese que cuando se plantea en la Universidad provoca iras y pancartas, es un padre que no se atrevería a afirmar que…