Ir al contenido principal

LOS HOMBRES Y EL 9 DE MARZO

Mucho se ha debatido en las últimas semanas en torno al papel de los hombres en la huelga feminista del próximo 8 de marzo. Ese ha sido uno de los múltiples ejes de reflexión que ha motivado una convocatoria que, con independencia de cual sea su resultado efectivo, ha sido ya todo un éxito por dos razones. Primera, porque ha situado en el debate público cuestiones que habitualmente no estaban en las portadas y se consideraban en el mejor de los casos temas secundarios y sectoriales. Segunda, porque está ayudando a desvelar el rostro de quienes evidentemente no creen en la igualdad y de quienes, en el mejor de los casos, no hacen sino subirse al carro de lo políticamente correcto. Haber logrado que en estos tiempos tan neoliberales y tan neomachistas se hayan hecho tan visibles las injusticias que continúan sufriendo las mujeres, y que por tanto muchos hombres y mujeres se hayan sentido interpelados por las vindicaciones feministas, es motivo más que suficiente para que de manera anticipada entendamos que este 8-M ha sido una fecha histórica en nuestro país. En este contexto, he visto con cierta prudencia, y en algún caso con evidente desacuerdo, algunas propuestas hechas por hombres que, como si se tratara de una especie de decálogo, se nos lanzaban para que no nos equivocáramos en cuanto a nuestro lugar en la convocatoria. Todo ello por no hablar de algunos textos que he leído en los que se nos trata con cierta condescendencia e incluso como queriendo preparar el terreno para que también en este caso no renunciemos a la parcela de heroísmo que parece reclamar nuestra «sufrida» masculinidad.
En esta convocatoria, que aunque se haga bajo la cobertura del derecho a la huelga, todas y todos sabemos que tiene unos perfiles singulares que rebasan las expectativas que marca el habitual ejercicio de ese derecho, entiendo que nuestro papel tiene que ser el de la más absoluta invisibilidad, en el sentido de que toda la voz y el protagonismo debe corresponderle a ellas. Nuestro lugar ha de estar por tanto en aquellos espacios y tiempos que hagan posible que nuestras compañeras cojan el timón de las reivindicaciones, al tiempo que no estaría mal aprovechar nuestra presencia en ámbitos masculinos y masculinizados para poner de manifiesto qué parte de responsabilidad tenemos en relación a todas las injusticias de género contra las que las mujeres alzarán la voz el día 8. Nuestra mirada y nuestra acción política debería estar puesta no tanto en ese día, en el que nos deberíamos limitar a ser aliados y cómplices generosos, sino en qué va a pasar con nosotros, con el modelo de masculinidad hegemónica que se resiste a desaparecer y en definitiva con el sistema sexo/género a partir del día siguiente. Es decir, el gran desafío que esta huelga debe suponer para los hombres es la urgencia de que nos situemos frente al espejo y asumamos, para acabar con ellos, los privilegios que tienen como cruz las múltiples discriminaciones femeninas. Que empecemos en consecuencia a poner en práctica un reparto equilibrado de poderes y responsabilidades que haga posible que ellas al fin puedan ser autónomas. Y que asumamos como tarea ineludible revolucionar de manera feminista la democracia, lo cual implica entre otras cosas replantear quién y cómo ejerce el poder.
Publicado en DIARIO CÓRDOBA, 5 de marzo de 2018:
http://www.diariocordoba.com/noticias/opinion/hombres-9-marzo_1210259.html

Comentarios

Entradas populares de este blog

MARIE CURIE: Las más inteligente entre los hombres

Siempre que hago la pregunta entre mi alumnado de cuántas mujeres científicas conocen, como mucho me responden que a Marie Curie. Sucede igual cuando les pregunto por filósofas, ensayistas o incluso escritoras: es milagroso que conozcan más de una. Esta simple prueba nos demuestra cómo ellas continúan siendo invisibles en una historia escrita por los hombres y en una educación que sigue teniendo, me temo, una mirada radicalmente androcéntrica. Las mujeres siguen sin "estar", lo cual tiene, entre otras terribles consecuencias, que las más jóvenes carecen de referentes. Es decir, para que ellas sepan en lo que pueden convertirse necesitan también ejemplos que les marquen el camino. Algo que a nosotros, los chicos, no nos pasa, ya que de entrada tenemos referentes a los que seguir en todos los campos y muy especialmente en aquellos que suponen ejercicio de poder y autoridad.
Por todo ello tenía tantas ganas de ver la reciente película que una directora alemana Marie Noëlle ha re…

50 PRIMAVERAS: CUANDO "YA NO ERES UNA MUJER".

Como  Aurore le comenta a su hija adolescente en una de las escenas de la película, cuando a una chica le llega la regla se le dice "ya eres una mujer". ¿Y qué ocurre cuándo la regla se va? En este diálogo se resume a la perfección lo que 50 primaveras nos plantea con un tono de comedia simpática y desenfada: la invisibilidad de las mujeres cuando rebasan una cierta edad, las mayores dificultades que la sociedad les plantea para poder rehacer sus vidas o inventarse proyectos nuevos, la evidente discriminación que por razón de los años se suma a la de género y a la de otras muchas circunstancias que hacen que ellas lo sigan teniendo más complicado que nosotros  (en una escena incluso se explica de manera muy didáctica qué es eso de la discriminación interseccional). Entre otras cosas, porque para nosotros los años no acaban siendo un lastre similar sino que incluso se convierten en una garantía de prestigio, atractivo y poder. De ahí que, como también se pone en solfa en la c…

EL MONSTRUO CON PENE Y LA MUDA ENAMORADA: por qué no me ha gustado LA FORMA DEL AGUA

La última película de Guillermo del Toro, que parece destinada a ser la gran triunfadora de los Oscars y que parece haber puesto de acuerdo a crític@s de cine tan dispares como Pilar Aguilar y Carlos Boyero, a mí me parece un producto perfectamente fabricado para su disfrute en la “era Trump” y para que el espectador lo contemple como un ejercicio de limpieza de conciencias frente al mundo tan horrible que nos ha tocado vivir. En esa línea creo que entronca perfectamente con esa cursilada llamada La la la land y cuyo éxito apabullante todavía no he logrado entender. Es decir, La forma del agua se dirige a las emociones más superficiales, esas que no requieren un esfuerzo singular por parte del que las recibe y que permiten salir relajados del cine, como quien se ha reconciliado con una parte de su humanidad que creía olvidada y aunque luego, casi inmediatamente, continuemos enrolados en este mundo cínico donde la único pasaporte hacia el éxito parece ser el “sálvese quien pueda” o, co…