Ir al contenido principal

LAS DEBILIDADES DE LAS POLÍTICAS DE IGUALDAD DE GÉNERO EN ESPAÑA

El   Informe relativo a España que el Comité de Naciones Unidas sobre la Eliminación de la Discriminación contra las Mujeres hizo público el 24 de julio de 2015, si bien reconocía los esfuerzos hechos por el legislador español en el desarrollo y aplicación de la CEDAW, subrayaba como  las medidas de austeridad adoptadas desde 2008 con el pretexto de la crisis han tenido efectos negativos en todas las esferas de la vida de las españolas. El informe incidió  en dos cuestiones íntimamente interrelacionadas: 1ª) Las debilidades de buena parte de las políticas de igualdad adoptadas, muy singularmente de los instrumentos legislativos; 2ª) La supervivencia de unos patrones sociales y culturales que continúan prorrogando un orden patriarcal.
A pesar de lo ambicioso de la mayoría de las leyes de igualdad aprobadas tanto por el Estado como por las Comunidades Autónomas, su virtualidad ha quedado en entredicho en un período en el que la estabilidad presupuestaria ha tenido más peso que el Estado Social. Un “cambio de paradigma” avalado por la reforma que en 2011 consagró a nivel constitucional dicho principio. La crisis económica, así como la política y la institucional que la primera ha alimentado, ha desvelado la insuficiencia de unas herramientas legales que han intentado alcanzar una nueva realidad partiendo de viejos conceptos.
Además de la parálisis de muchos de los objetivos previstos por el legislador  los años de crisis han servido para demostrarnos algunas de las debilidades de las leyes adoptadas. De manera esquemática podríamos indicar cuatro: 1ª) La incorrecta  y deficitaria aplicación del principio en el que dicen basarse, el denominado mainstreaming de género. En la mayoría de las ocasiones su aplicación se ha limitado a su dimensión formal o procedimental, sin avanzar en la sustantiva, cuando no ha pasado de ser una mera exigencia retórica; 2ª) El predominio de las técnicas propias de un soft lawlo cual se ha traducido en que la mayor parte de los instrumentos previstos no tengan carácter directamente obligatorio y carezcan de la correspondiente sanción en caso de incumplimiento. Por el contrario, se limitan a establecer meras recomendaciones, a abrir procesos normativos que tendrán que ser completados por poderes públicos o privados, o a fijar principios que deberán concretarse mediante la acción política o con la colaboración de los agentes sociales y económicos; 3ª) La mayoría de las previsiones dirigidas a corregir o evitar la discriminación de las mujeres han partido de una concepción formal de la igualdad, de tipo liberal, lo que ha llevado a un predominio de las políticas de igualdad de oportunidades, sin que se haya tenido presente la dimensión estructural e interseccional de las discriminaciones que sufren las mujeres; 4ª) En estrecha conexión con el punto anterior, nuestros ordenamientos jurídicos aún continúan construyéndose sobre la referencia masculina como sujeto. Es decir, el sujeto de derechos, el ciudadano, continúa siendo el hombre, y el hombre además que responde a la “masculinidad hegemónica” del patriarcado.   Los espacios público y privado, así como las relaciones entre ambos, se continúan organizando de acuerdo con ese modelo, lo cual sitúa a las mujeres en una posición devaluada o, en el mejor de los casos, extremadamente frágil. En los Estados democráticos no hemos revisado ni una teoría de los derechos humanos que continúa respondiendo a dicho modelo, ni un esquema de relaciones laborales que continúan respondiendo a la división hombre proveedor/mujer cuidadora. Esta división condiciona a su vez todo nuestro modelo de producción y nuestro sistema económico, en el que las mujeres sufren unas condiciones que se han hecho todavía más precarias en estos momentos de crisis.  
Son pues muchos los retos que se plantean a un sistema constitucional que continúa amparando la subordiscriminación de las mujeres y que necesita una urgente revisión en la que debería ser principal y transversal la dimensión de género. Para evitar  que las políticas de igualdad se hagan depender de las coyunturas económicas y de las voluntades políticas, es necesario que el principio de democracia paritaria esté constitucionalizado. Un principio que ha de entenderse como un “mandato de optimización” y que habría de proyectarse tanto en una dimensión cuantitativa como cualitativa.   De ahí la necesidad de que las mujeres estén en el poder constituyente, en la definición de las cláusulas del pacto, en la concreción de las reglas en virtud de las cuales nos convertimos en ciudadanos y ciudadanas.
El objetivo último sería la revisión de un contrato social que continúan apoyándose en el previo “sexual” y romper por tanto con el modelo de ciudadanía tradicional. Ello pasaría por romper el binomio proveedor/cuidadora, en virtud del cual hemos articulado la oposición público/privado, y por superar un modelo de Estado social “familiarista” y apoyado en la apropiación masculina de los trabajos de cuidado y afecto que desempeñan las mujeres.
Ahora bien, dichos cambios no serán posibles, o tendrán en todo caso una eficacia limitada, si no se acompañan de transformaciones culturales. De ahí la importancia de que el sistema educativo incorpore, y se tome en serio, la tarea de formar ciudadanos y ciudadanas corresponsables tanto en lo público como en lo privado. A su vez, es urgente que las mujeres sean reconocidas como sujetos del conocimiento y como creadoras de cultura, y por tanto también de los imaginarios que nos definen. Además, debe haber una actuación de los poderes públicos mucho más contundente sobre el resto de factores que nos socializan – medios de comunicación, publicidad – y que de forma mayoritaria continúan proyectando valores  patriarcales. De lo contrario, seguiremos construyendo unos relatos colectivos androcéntricos y que con relativa facilidad continuarán deshaciendo lo que el legislador, con más o menos esmero, se empeña en convertir en norma.
Este texto es un resumen de los argumentos y conclusiones que de manera más extensa desarrollo en el artículo “The Fragility of Gender Equality policies in Spain”, Social Sciences, vol. 5, 2016 
Publicado en AGENDA PÚBLICA, 26 de mayo de 2016:
http://agendapublica.es/las-debilidades-de-las-politicas-de-igualdad-de-genero-en-espana/

Comentarios

Entradas populares de este blog

CARTA DE MARÍA MAGDALENA, de José Saramago

De mí ha de decirse que tras la muerte de Jesús me arrepentí de lo que llamaban mis infames pecados de prostituta y me convertí en penitente hasta el final de la vida, y eso no es verdad. Me subieron desnuda a los altares, cubierta únicamente por el pelo que me llegaba hasta las rodillas, con los senos marchitos y la boca desdentada, y si es cierto que los años acabaron resecando la lisa tersura de mi piel, eso sucedió porque en este mundo nada prevalece contra el tiempo, no porque yo hubiera despreciado y ofendido el cuerpo que Jesús deseó y poseyó. Quien diga de mí esas falsedades no sabe nada de amor.  Dejé de ser prostituta el día que Jesús entró en mi casa trayendo una herida en el pie para que se la curase, pero de esas obras humanas que llaman pecados de lujuria no tendría que arrepentirme si como prostituta mi amado me conoció y, habiendo probado mi cuerpo y sabido de qué vivía, no me dio la espalda. Cuando, porque Jesús me besaba delante de todos los discípulos una y muchas ve…

CARTA A MI HIJO EN SU 15 CUMPLEAÑOS

De aquel día frío de noviembre recuerdo sobre todo las hojas amarillentas del gran árbol que daba justo a la ventana en la que por primera vez vi el sol  reflejándose en tus ojos muy abiertos.Siempre que paseo por allí miro hacia arriba y siento que justo en ese lugar, con esos colores de otoño, empezamos a escribir el guión que tú y yo seguimos empeñados en ver convertido en una gran película. Nunca nadie me advirtió de la dificultad de la aventura, ni por supuesto nadie me regaló un manual de instrucciones. Tuve que ir equivocándome una y otra vez, desde el primer biberón a la pequeña regañina por los deberes mal hechos, desde mi torpeza al peinar tu flequillo a mis dudas cuando no me reconozco como padre autoritario. Desde aquel 27 de noviembre, que siento tan cerca como el olor que desde aquel día impregnó toda nuestra casa, no he dejado de aprender, de escribir borradores y de romperlos luego en mil pedazos, de empezar de cero cada vez que la vida nos ponía frente a un nuevo desa…

EL HOMBRE CON UNA VENTANA EN EL PECHO

La primera vez que viajé a Florencia estaba obsesionado por tener una habitación con vistas, como en la novela de Forster, como en  la película de Ivory. Yo era también por entonces un poco como Lucy, la protagonista. Italia, como a ella, me deslumbró e iluminó buena parte de las habitaciones que yo tenía a media luz. Sin embargo, tuvieron que pasar muchos años para que me diera cuenta de que lo importante no era tanto encontrar esas habitaciones con vistas sino tener tú mismo la capacidad de romper cualquier muro. Las murallas del poema de Kavafis. Tuve, claro, que vivir y sufrir, que equivocarme, que subir escaleras empinadas y de, al fin, atreverme a vivir con la misma pasión que Lucy tocaba el piano.

Él llegó a mi vida justo en el momento en el que pensé que mi futuro estaría hecho de soledades y de deseos fugaces. De películas de hora y media y no de novelones con cientos de páginas. Estaba a punto de resignarme a vivir en esa permanente inquietud que supone saberte libre pero sol…