Ir al contenido principal

LA CRUZ DE LA HOMOFOBIA


El sábado se casaron José Mª y Fran. Fue emocionante acompañarles en una noche que tuvo la grandeza de lo personal y el peso de lo simbólico. Gracias al feminismo he aprendido que lo personal es político y que por tanto cualquier gesto, cualquier paso, cualquier actitud, por íntima que la creamos, acaba incidiendo en el orden social que habitamos. Por eso, todos los que el sábado los acompañamos, más allá de compartir un rato de celebración de los afectos, estábamos, tal vez algunos de manera inconsciente, afirmándonos y reconociéndonos. Haciéndonos visibles en un mundo en el que todavía, a pesar de las muchas conquistas, es necesario seguir insistiendo en que la igualdad no es sino el reconocimiento de las diferencias. Y que la diversidad de afectos y de deseos no es más que la expresión de la riqueza de un ser humano que necesita ser liberado de binomios que lo enjaulan.

Me habría encantado que el obispo de Córdoba y los párrocos que le siguen el juego hubieran estado el sábado con nosotros. Que hubieran sido testigos de cómo el amor no entiende de orientaciones y de cómo los dogmas acaban siendo cadenas que mal casan con nuestra autonomía. Tal vez no habría mayor antídoto contra la homofobia que la celebración sin máscaras de lo diverso, el compromiso gozoso frente al silencio, la demostración plural y pública de que en una democracia o cabemos todos o no cabe ni dios. Y que por tanto también José, el joven trans de Posadas, tiene derecho a elegir con qué identidad vivir frente a la impuesta por la naturaleza. No podemos olvidar que en el fondo de cualquier fobia hacia el otro/la otra no hay más que el miedo al que nos ofrece una mirada alternativa sobre nosotros mismos, el temor a ver removidos los cimientos que nos ofrecen seguridad, la inquietud que provoca cualquier desafío al orden establecido. Y junto a todo ello, en muchos casos, el miedo último a reconocerse a sí mismo, el dolor que implica ser lúcido y coherente, la incomodidad que genera asumir que nuestras identidades son nómadas.
En este país hemos alcanzado un nivel más que aceptable de reconocimiento jurídico de derechos, pero todavía nos falta por completar la tarea que supone educarnos en una ética que supere los dualismos jerárquicos del patriarcado, la heteronormatividad y la negación de los deseos múltiples. Necesitamos más y mejor educación para una ciudadanía verdaderamente democrática, menos peso de religiones intolerantes y más reconocimiento de las diferencias como el valor que da sentido a la convivencia. Solo así podremos erradicar las fobias que continúan generando víctimas y podremos al fin compartir espacios y tiempos desde el reconocimiento. Para ello, insisto, tendríamos que desactivar públicamente las morales privadas que limitan derechos, generar un espacio público laico en el que no todo puede valer igual y alumbrar un imaginario colectivo donde nadie viva como una cruz su identidad de género o su orientación sexual.
Ante el próximo 17 de mayo, en el que de nuevo volveremos a reivindicar el fin de las fobias a todas las opciones que rebasan el marco de la heterosexualidad y del binomio masculino/femenino, continúa pues siendo necesario señalar con el dedo a quienes discriminan desde los púlpitos, en los campos de fútbol, en los colegios y en las redes sociales, en los institutos y en las calles. La clave no está, por tanto, en hacer más y más leyes que formalmente nos equiparen sino en lograr una conciencia social que finalmente asuma que la cruz la lleva el homófobo y no el homosexual, la lesbiana, la persona trans o la bisexual. Solo mediante esa inversión de valores conseguiremos un mundo en el que no solo dos chicos como José Mª y Fran puedan casarse, sino también en el que todos los días vivamos como una celebración la diversidad.
DIARIO CÓRDOBA, lunes 16 de mayo de 2016
http://www.diariocordoba.com/noticias/opinion/cruz-homofobia_1041522.html

Comentarios

Entradas populares de este blog

RAFAEL HERNANDO: EL HOMBRE QUE NO DEBERÍAMOS SER.

Siempre que en algunas jornadas se plantea el interrogante sobre lo que significan las “nuevas masculinidades” – un término que a mí al menos me genera el rechazo propio de las etiquetas que no transcienden lo políticamente correcto y que en este caso incluso pueden seguirle el juego al patriarcado -, me resulta muy complicado precisar en qué consiste ser un hombre “nuevo”. Resulta mucho más fácil, como en tantos otros debates complejos, especificar lo que en todo caso no debería formar parte de un nuevo entendimiento de la virilidad, despojada al fin de lastres machistas y dispuesta a transitar por senderos en los que sea posible la equivalencia de mujeres y hombres. En este sentido, resulta tremendamente didáctico usar referentes de la vida pública para señalar justamente lo que no debería ser un hombre del siglo XXI. Un territorio, el de la vida pública, que todavía hoy está  casi enteramente poblado por sujetos que visten cómodamente el traje de la “masculinidad hegemónica” y que …

50 PRIMAVERAS: CUANDO "YA NO ERES UNA MUJER".

Como  Aurore le comenta a su hija adolescente en una de las escenas de la película, cuando a una chica le llega la regla se le dice "ya eres una mujer". ¿Y qué ocurre cuándo la regla se va? En este diálogo se resume a la perfección lo que 50 primaveras nos plantea con un tono de comedia simpática y desenfada: la invisibilidad de las mujeres cuando rebasan una cierta edad, las mayores dificultades que la sociedad les plantea para poder rehacer sus vidas o inventarse proyectos nuevos, la evidente discriminación que por razón de los años se suma a la de género y a la de otras muchas circunstancias que hacen que ellas lo sigan teniendo más complicado que nosotros  (en una escena incluso se explica de manera muy didáctica qué es eso de la discriminación interseccional). Entre otras cosas, porque para nosotros los años no acaban siendo un lastre similar sino que incluso se convierten en una garantía de prestigio, atractivo y poder. De ahí que, como también se pone en solfa en la c…

MARIE CURIE: Las más inteligente entre los hombres

Siempre que hago la pregunta entre mi alumnado de cuántas mujeres científicas conocen, como mucho me responden que a Marie Curie. Sucede igual cuando les pregunto por filósofas, ensayistas o incluso escritoras: es milagroso que conozcan más de una. Esta simple prueba nos demuestra cómo ellas continúan siendo invisibles en una historia escrita por los hombres y en una educación que sigue teniendo, me temo, una mirada radicalmente androcéntrica. Las mujeres siguen sin "estar", lo cual tiene, entre otras terribles consecuencias, que las más jóvenes carecen de referentes. Es decir, para que ellas sepan en lo que pueden convertirse necesitan también ejemplos que les marquen el camino. Algo que a nosotros, los chicos, no nos pasa, ya que de entrada tenemos referentes a los que seguir en todos los campos y muy especialmente en aquellos que suponen ejercicio de poder y autoridad.
Por todo ello tenía tantas ganas de ver la reciente película que una directora alemana Marie Noëlle ha re…