Ir al contenido principal

26 J: EL DÍA DE LA MARMOTA

Si pudiera me marcharía de este país en los próximos dos meses. Será insoportable aguantar una campaña electoral que realmente no ha cesado desde el pasado otoño. No habrá quien soporte el juego de culpas, el postureo mediático y la repetición de unos argumentos que son tan débiles como los líderes que se empeñan en mantenerlos. Llevo meses que al despertar y poner la radio tengo la sensación de hacerlo en el mismo día, como el protagonista de Atrapado en el tiempo. Viendo como se repite una y otra vez el día de la marmota.
Más allá de la indecencia que supondrá el gasto excesivo de una campaña que no aportará nada nuevo, las ciudadanas y los ciudadanos nos enfrentamos a la perversa paradoja que supone que los candidatos sean los mismos que han fracasado en la gestión de la encomienda que como electores les dimos. Es decir, se supone que tendremos que dar nuestro voto a unos individuos --y escribo en masculino porque estos meses han sido un buen ejemplo de cómo el poder sigue en manos del patriarca-- que han demostrado su frágil liderazgo, su incapacidad para el diálogo y la negociación y, lo que es peor aún, su carencia de un proyecto de país que sirva para orientar la acción política en los próximos años. Durante meses hemos asistido a una permanente ceremonia de egos más pendientes de las cámaras que de nuestro futuro y para los que ha parecido que pesaban mucho más los intereses personales y partidistas que los de una ciudadanía cada vez más cabreada. Las que nos vendieron como las elecciones del cambio, las que incluso algunos se aventuraron a calificar como el inicio de una segunda transición, solo han servido para certificar que el bipartidismo, si bien está herido, no ha muerto y que nuestro sistema constitucional pide a gritos una revisión que nos permita salir del callejón sin salida en el que estamos. Un objetivo que obviamente reclama unos políticos con mayor altura de miras y que no confundan la vida pública con un plató de televisión. Y hablo en masculino porque ellas, las políticas, continúan siendo invisibles y apenas pintan nada en una vida pública cuyas reglas son marcadas por ellos, tan encantados de haberse conocido y con tan poca capacidad de autocrítica. Convencidos, al parecer, de que son imprescindibles y de que con corbata o con coleta representan legítimamente la universalidad.
La que se publicitó como nueva política ha demostrado ser tan vieja como la de siempre, incluso más. Los partidos han vuelto a demostrarnos que siguen encerrados en dinámicas oligárquicas, en personalismos enfermizos y en unas estructuras verticales que los alejan de una realidad que demanda eficacia y convicciones. Justo de lo que adolecen unos líderes que se han comportado como los peores de la clase, dando buena muestra no solo de la liquidez de sus propuestas sino también de la endeblez de unos liderazgos construidos pensando más en el sujeto que ve la tele que en el que piensa.
Mientras tanto, la corrupción ha continuado enseñándonos sus vergüenzas, la desigualdad ha seguido creciendo para deleite de los poderosos y con dolor de los más vulnerables, y las noticias han certificado que unos cuantos espabilados se han enriquecido a costa de quienes hemos soportado el látigo del Estado y la responsabilidad ética que implica ser buen ciudadano. Ante este panorama, parece más que lógica la indignación creciente de una ciudadanía que tal vez debería votar masivamente en blanco, como sucedía en el Ensayo sobre la lucidez de Saramago, para así provocar que el sistema salte por los aires. Me temo sin embargo que nuestra proverbial cobardía y el miedo que nos meten en el cuerpo los púlpitos, nos llevarán a volver fieles a las urnas. Tal vez soñando con que de ellas salga al fin la marmota. Atrapada como está por el magma pegajoso de la testosterona en un círculo vicioso del que solo saldremos mediante una revolución.
DIARIO CÓRDOBA, 2 DE MAYO DE 2016
http://www.diariocordoba.com/noticias/opinion/26-j-dia-marmota_1037764.html

Comentarios

Entradas populares de este blog

RAFAEL HERNANDO: EL HOMBRE QUE NO DEBERÍAMOS SER.

Siempre que en algunas jornadas se plantea el interrogante sobre lo que significan las “nuevas masculinidades” – un término que a mí al menos me genera el rechazo propio de las etiquetas que no transcienden lo políticamente correcto y que en este caso incluso pueden seguirle el juego al patriarcado -, me resulta muy complicado precisar en qué consiste ser un hombre “nuevo”. Resulta mucho más fácil, como en tantos otros debates complejos, especificar lo que en todo caso no debería formar parte de un nuevo entendimiento de la virilidad, despojada al fin de lastres machistas y dispuesta a transitar por senderos en los que sea posible la equivalencia de mujeres y hombres. En este sentido, resulta tremendamente didáctico usar referentes de la vida pública para señalar justamente lo que no debería ser un hombre del siglo XXI. Un territorio, el de la vida pública, que todavía hoy está  casi enteramente poblado por sujetos que visten cómodamente el traje de la “masculinidad hegemónica” y que …

CARTA A MI HIJO EN SU 15 CUMPLEAÑOS

De aquel día frío de noviembre recuerdo sobre todo las hojas amarillentas del gran árbol que daba justo a la ventana en la que por primera vez vi el sol  reflejándose en tus ojos muy abiertos.Siempre que paseo por allí miro hacia arriba y siento que justo en ese lugar, con esos colores de otoño, empezamos a escribir el guión que tú y yo seguimos empeñados en ver convertido en una gran película. Nunca nadie me advirtió de la dificultad de la aventura, ni por supuesto nadie me regaló un manual de instrucciones. Tuve que ir equivocándome una y otra vez, desde el primer biberón a la pequeña regañina por los deberes mal hechos, desde mi torpeza al peinar tu flequillo a mis dudas cuando no me reconozco como padre autoritario. Desde aquel 27 de noviembre, que siento tan cerca como el olor que desde aquel día impregnó toda nuestra casa, no he dejado de aprender, de escribir borradores y de romperlos luego en mil pedazos, de empezar de cero cada vez que la vida nos ponía frente a un nuevo desa…

MEDEA, LA AMANTE QUE GRITA.

Medea es Aitana y Aitana es Medea. La actriz interpreta a la amante despechada, a la "mala madre", a la hechicera que es víctima de un mundo de hombres, con cada centímetro de su cuerpo: desde los dedos de los pies descalzos hasta el último cabello de su cabeza Aitana es Medea. Desde la dulzura del cuento se eleva al grito del drama y lo hace dejando que el cuerpo exprese todas las emociones. No solo la voz, sino también los brazos, las piernas, la espalda, el vientre, todo ella se hace mujer desgarrada para explicarle al público, ese coro silencioso, los argumentos de su dolor.
La Medea que, partiendo del texto de Séneca, ha hecho Andrés Lima es más mujer que mito y eso lo subraya Aitana Sánchez Gijón con una interpretación en la que se sitúa a una altura humana. A diferencia de la recreada por Plaza y Molina Foix hace un par de años en Mérida, y en la que Ana Belén parecía más que Medea una gran dama del teatro disfrazada de diosa, en esta puesta en escena nos encontramos c…