Ir al contenido principal

EL TESTAMENTO DE MARÍA

En la mayoría de las religiones, muy especialmente las monoteístas, las mujeres han estado siempre condenadas a callar, a tener una posición devaluada, a someterse a las normas dictadas e interpretadas por varones. Frente a la capacidad de ellos para ejercer el poder que supone crear y aplicar las reglas, ellas han sido siempre las guardianas de tradiciones que habitualmente les han negado autonomía moral, les han velado el rostro y les han impedido el pleno desarrollo de sus capacidades. Lo cual no quiere decir que no haya habido mujeres en contextos religiosos que han luchado por tener su propio espacio y por tener las mismas oportunidades que los hombres, desafiando incluso a sus superiores. Recordemos que durante siglos los conventos fueron la única vía permitida a aquellas que no accedían al matrimonio, además de ser los únicos lugares en el que podían las mujeres adquirir ciertos saberes. Pensemos en Teresa de Avila, de la que este año celebramos el quinto centenario de su nacimiento y a la que podríamos considerar en muchos sentidos una mujer feminista.
Estas mujeres excepcionales tuvieron que luchar contra unas estructuras de poder patriarcales que, incluso, se encargaron de hacer invisible el protagonismo que ellas tuvieron en el primer cristianismo. Una traición que desde hace unos décadas intentan reparar las teólogas feministas, empeñadas en demostrar que Dios también puede tener voz de mujer. Precisamente esa voz es la que recupera El testamento de María, la obra de teatro basada en el texto de Colm Toibín y que el pasado viernes disfrutamos en Córdoba. En ella, una portentosa Blanca Portillo interpreta a María en su vejez, la cual recuerda el dramático fin de su Jesús y cuestiona una historia siempre contada por varones y que la situó en un lugar secundario, hasta invisible, de madre que da a su hijo en sacrificio, que renuncia a todo en un acto extremo de generosidad, a la que siempre hemos visto doliente y un paso atrás. Como en los cortejos procesionales de la Semana Santa: primero él, el Salvador, el hombre público, el héroe; después ella, la entregada, la sacrificada, la sufriente, la reproductora y la cuidadora.
La María de Colm Toibín, y ahora también la de Agustí Villaronga, que es quien ha dirigido la obra, y sobre todo la de la Portillo, podría ser cualquiera de esas miles de mujeres que desde siempre han visto como sus hijos mueren en las guerras y que ni siquiera han tenido la posibilidad no ya de reclamar justicia sino de hacer patente el dolor que las partió en dos. El grito de María es el de tantas que como ella tuvieron que obedecer sumisas la voz del jerarca, de un Dios hombre que organiza el mundo y nos juzga desde la verticalidad. El llanto de María es el de las muchas que todavía hoy, en nombre de dioses interpretados por varones, se ven obligadas a renuncias y a cadenas. Las heterodesignadas por quienes las necesitan obedientes, fieles reproductoras de la especie y de las costumbres, mejor calladas que con voz propia.
El testamento de María nos sobrecoge porque da voz a quien no la tuvo, a la que sometió a los dictados del ángel y a la que no pudo entender la vida sino como vivir por y para los demás. El amor que todo lo puede. El amor imposible cuando las dos partes no pueden negociar en igualdad de condiciones. María sin tronos, sin mejillas de niña, sin joyas ni flores, sin advocación, se hace mujer de carne y hueso y nos interpela. Quizás para hacernos comprender que los dioses, y las diosas, solo merecen ser alabados cuando nos liberan de los yugos y e hilvanan con pespuntes de gloria nuestra común e igual humanidad. María pagana que adora a Artemisa. Tal vez convencida de que, como bien sentenció Mary Daly, "si Dios es varón, el varón es Dios"
Las fronteras indecisas, Diario Córdoba
Lunes 13 de abril de 2015
http://www.diariocordoba.com/noticias/opinion/testamento-maria_954660.html

Comentarios

Entradas populares de este blog

RAFAEL HERNANDO: EL HOMBRE QUE NO DEBERÍAMOS SER.

Siempre que en algunas jornadas se plantea el interrogante sobre lo que significan las “nuevas masculinidades” – un término que a mí al menos me genera el rechazo propio de las etiquetas que no transcienden lo políticamente correcto y que en este caso incluso pueden seguirle el juego al patriarcado -, me resulta muy complicado precisar en qué consiste ser un hombre “nuevo”. Resulta mucho más fácil, como en tantos otros debates complejos, especificar lo que en todo caso no debería formar parte de un nuevo entendimiento de la virilidad, despojada al fin de lastres machistas y dispuesta a transitar por senderos en los que sea posible la equivalencia de mujeres y hombres. En este sentido, resulta tremendamente didáctico usar referentes de la vida pública para señalar justamente lo que no debería ser un hombre del siglo XXI. Un territorio, el de la vida pública, que todavía hoy está  casi enteramente poblado por sujetos que visten cómodamente el traje de la “masculinidad hegemónica” y que …

CARTA A MI HIJO EN SU 15 CUMPLEAÑOS

De aquel día frío de noviembre recuerdo sobre todo las hojas amarillentas del gran árbol que daba justo a la ventana en la que por primera vez vi el sol  reflejándose en tus ojos muy abiertos.Siempre que paseo por allí miro hacia arriba y siento que justo en ese lugar, con esos colores de otoño, empezamos a escribir el guión que tú y yo seguimos empeñados en ver convertido en una gran película. Nunca nadie me advirtió de la dificultad de la aventura, ni por supuesto nadie me regaló un manual de instrucciones. Tuve que ir equivocándome una y otra vez, desde el primer biberón a la pequeña regañina por los deberes mal hechos, desde mi torpeza al peinar tu flequillo a mis dudas cuando no me reconozco como padre autoritario. Desde aquel 27 de noviembre, que siento tan cerca como el olor que desde aquel día impregnó toda nuestra casa, no he dejado de aprender, de escribir borradores y de romperlos luego en mil pedazos, de empezar de cero cada vez que la vida nos ponía frente a un nuevo desa…

50 PRIMAVERAS: CUANDO "YA NO ERES UNA MUJER".

Como  Aurore le comenta a su hija adolescente en una de las escenas de la película, cuando a una chica le llega la regla se le dice "ya eres una mujer". ¿Y qué ocurre cuándo la regla se va? En este diálogo se resume a la perfección lo que 50 primaveras nos plantea con un tono de comedia simpática y desenfada: la invisibilidad de las mujeres cuando rebasan una cierta edad, las mayores dificultades que la sociedad les plantea para poder rehacer sus vidas o inventarse proyectos nuevos, la evidente discriminación que por razón de los años se suma a la de género y a la de otras muchas circunstancias que hacen que ellas lo sigan teniendo más complicado que nosotros  (en una escena incluso se explica de manera muy didáctica qué es eso de la discriminación interseccional). Entre otras cosas, porque para nosotros los años no acaban siendo un lastre similar sino que incluso se convierten en una garantía de prestigio, atractivo y poder. De ahí que, como también se pone en solfa en la c…