Ir al contenido principal

SILVIA PÉREZ CRUZ: Una fruta, una bomba

granada, con minúscula. Una fruta que se hace zumo en el escenario, roja fruta de pasiones y penas,
que se cantan para cicatrizarse. Una bomba que estalla al final de la batalla, una explosión de sonidos y quejíos, una herida provocada por el fuego. Una fruta es Silvia, y una bomba. Campo de árboles y lides es su voz que parece brotar directamente del centro de la tierra, extenderse como un reguero por todo su cuerpo y así llegar a su garganta. Lluis Llach, Violeta Parra, Edith Piaf, Sánchez Ferlosio, Lorca, Miguel Hernández, Mª del Mar Bonet, Morente - la otra Granada - son como puñales que se clavan en su vestido y vuelven desnudos, convertidos en alma que atraviesa el escenario y se posa en mi corazón/coraza como si fueran libélulas.





Tardaré mucho tiempo en digerir del todo el concierto que anoche ofrecieron en el Teatro Góngora Silvia Pérez Cruz y Raúl Fernández Miró. Hacía tiempo que no sentía como la música y la voz me traspasaban, se alojaban dentro de mí y descolocaban las piezas del puzzle. Las manos de Raúl y el cuerpo de Silvia consiguieron el milagro. Porque Silvia canta con todo su cuerpo, con sus pies descalzos, con sus brazos que bailan, con su pelo largo que enreda y desenreda, con sus rodillas y con sus muslos. Con el pecho que huele a jazmines. Mientras que Raúl pone sonido a los terremotos y al llanto, ella rebusca bajo sus faldas y se convierte en una especie de sacerdotisa que reza en múltiples lenguas.

Silvia es trasfronteriza, la diosa a la que me gustaría adorar en lo que queda de siglo,
catalana que hace flamenco, brasileña que sueña en portugués, cantante de jazz en un club inglés y francesa enamorada. Todas esas voces, todas esas mujeres y una sola. En la que incluso habitan Amy Winhouse y Beyoncé. Redoble final de alegría en un concierto de mucha pena, de honda pena, de sufrir y de llorar. De sentir como los versos acarician las llagas que el desamor o la soledad han ido dejando por nuestras vidas. La bomba que nos provoca lágrimas, la fruta que nos mantiene vivos.

Concierto Silvia Pérez Cruz y Raúl Fernández Miró, Teatro Góngora, Córdoba, 1-10-2014
Fotografías: Madero Cubero (Cordópolis).

Comentarios

Entradas populares de este blog

RAFAEL HERNANDO: EL HOMBRE QUE NO DEBERÍAMOS SER.

Siempre que en algunas jornadas se plantea el interrogante sobre lo que significan las “nuevas masculinidades” – un término que a mí al menos me genera el rechazo propio de las etiquetas que no transcienden lo políticamente correcto y que en este caso incluso pueden seguirle el juego al patriarcado -, me resulta muy complicado precisar en qué consiste ser un hombre “nuevo”. Resulta mucho más fácil, como en tantos otros debates complejos, especificar lo que en todo caso no debería formar parte de un nuevo entendimiento de la virilidad, despojada al fin de lastres machistas y dispuesta a transitar por senderos en los que sea posible la equivalencia de mujeres y hombres. En este sentido, resulta tremendamente didáctico usar referentes de la vida pública para señalar justamente lo que no debería ser un hombre del siglo XXI. Un territorio, el de la vida pública, que todavía hoy está  casi enteramente poblado por sujetos que visten cómodamente el traje de la “masculinidad hegemónica” y que …

CARTA DE MARÍA MAGDALENA, de José Saramago

De mí ha de decirse que tras la muerte de Jesús me arrepentí de lo que llamaban mis infames pecados de prostituta y me convertí en penitente hasta el final de la vida, y eso no es verdad. Me subieron desnuda a los altares, cubierta únicamente por el pelo que me llegaba hasta las rodillas, con los senos marchitos y la boca desdentada, y si es cierto que los años acabaron resecando la lisa tersura de mi piel, eso sucedió porque en este mundo nada prevalece contra el tiempo, no porque yo hubiera despreciado y ofendido el cuerpo que Jesús deseó y poseyó. Quien diga de mí esas falsedades no sabe nada de amor.  Dejé de ser prostituta el día que Jesús entró en mi casa trayendo una herida en el pie para que se la curase, pero de esas obras humanas que llaman pecados de lujuria no tendría que arrepentirme si como prostituta mi amado me conoció y, habiendo probado mi cuerpo y sabido de qué vivía, no me dio la espalda. Cuando, porque Jesús me besaba delante de todos los discípulos una y muchas ve…

CARTA A MI HIJO EN SU 15 CUMPLEAÑOS

De aquel día frío de noviembre recuerdo sobre todo las hojas amarillentas del gran árbol que daba justo a la ventana en la que por primera vez vi el sol  reflejándose en tus ojos muy abiertos.Siempre que paseo por allí miro hacia arriba y siento que justo en ese lugar, con esos colores de otoño, empezamos a escribir el guión que tú y yo seguimos empeñados en ver convertido en una gran película. Nunca nadie me advirtió de la dificultad de la aventura, ni por supuesto nadie me regaló un manual de instrucciones. Tuve que ir equivocándome una y otra vez, desde el primer biberón a la pequeña regañina por los deberes mal hechos, desde mi torpeza al peinar tu flequillo a mis dudas cuando no me reconozco como padre autoritario. Desde aquel 27 de noviembre, que siento tan cerca como el olor que desde aquel día impregnó toda nuestra casa, no he dejado de aprender, de escribir borradores y de romperlos luego en mil pedazos, de empezar de cero cada vez que la vida nos ponía frente a un nuevo desa…