Ir al contenido principal

SILVIA PÉREZ CRUZ: Una fruta, una bomba

granada, con minúscula. Una fruta que se hace zumo en el escenario, roja fruta de pasiones y penas,
que se cantan para cicatrizarse. Una bomba que estalla al final de la batalla, una explosión de sonidos y quejíos, una herida provocada por el fuego. Una fruta es Silvia, y una bomba. Campo de árboles y lides es su voz que parece brotar directamente del centro de la tierra, extenderse como un reguero por todo su cuerpo y así llegar a su garganta. Lluis Llach, Violeta Parra, Edith Piaf, Sánchez Ferlosio, Lorca, Miguel Hernández, Mª del Mar Bonet, Morente - la otra Granada - son como puñales que se clavan en su vestido y vuelven desnudos, convertidos en alma que atraviesa el escenario y se posa en mi corazón/coraza como si fueran libélulas.





Tardaré mucho tiempo en digerir del todo el concierto que anoche ofrecieron en el Teatro Góngora Silvia Pérez Cruz y Raúl Fernández Miró. Hacía tiempo que no sentía como la música y la voz me traspasaban, se alojaban dentro de mí y descolocaban las piezas del puzzle. Las manos de Raúl y el cuerpo de Silvia consiguieron el milagro. Porque Silvia canta con todo su cuerpo, con sus pies descalzos, con sus brazos que bailan, con su pelo largo que enreda y desenreda, con sus rodillas y con sus muslos. Con el pecho que huele a jazmines. Mientras que Raúl pone sonido a los terremotos y al llanto, ella rebusca bajo sus faldas y se convierte en una especie de sacerdotisa que reza en múltiples lenguas.

Silvia es trasfronteriza, la diosa a la que me gustaría adorar en lo que queda de siglo,
catalana que hace flamenco, brasileña que sueña en portugués, cantante de jazz en un club inglés y francesa enamorada. Todas esas voces, todas esas mujeres y una sola. En la que incluso habitan Amy Winhouse y Beyoncé. Redoble final de alegría en un concierto de mucha pena, de honda pena, de sufrir y de llorar. De sentir como los versos acarician las llagas que el desamor o la soledad han ido dejando por nuestras vidas. La bomba que nos provoca lágrimas, la fruta que nos mantiene vivos.

Concierto Silvia Pérez Cruz y Raúl Fernández Miró, Teatro Góngora, Córdoba, 1-10-2014
Fotografías: Madero Cubero (Cordópolis).

Comentarios

Entradas populares de este blog

RAFAEL HERNANDO: EL HOMBRE QUE NO DEBERÍAMOS SER.

Siempre que en algunas jornadas se plantea el interrogante sobre lo que significan las “nuevas masculinidades” – un término que a mí al menos me genera el rechazo propio de las etiquetas que no transcienden lo políticamente correcto y que en este caso incluso pueden seguirle el juego al patriarcado -, me resulta muy complicado precisar en qué consiste ser un hombre “nuevo”. Resulta mucho más fácil, como en tantos otros debates complejos, especificar lo que en todo caso no debería formar parte de un nuevo entendimiento de la virilidad, despojada al fin de lastres machistas y dispuesta a transitar por senderos en los que sea posible la equivalencia de mujeres y hombres. En este sentido, resulta tremendamente didáctico usar referentes de la vida pública para señalar justamente lo que no debería ser un hombre del siglo XXI. Un territorio, el de la vida pública, que todavía hoy está  casi enteramente poblado por sujetos que visten cómodamente el traje de la “masculinidad hegemónica” y que …

50 PRIMAVERAS: CUANDO "YA NO ERES UNA MUJER".

Como  Aurore le comenta a su hija adolescente en una de las escenas de la película, cuando a una chica le llega la regla se le dice "ya eres una mujer". ¿Y qué ocurre cuándo la regla se va? En este diálogo se resume a la perfección lo que 50 primaveras nos plantea con un tono de comedia simpática y desenfada: la invisibilidad de las mujeres cuando rebasan una cierta edad, las mayores dificultades que la sociedad les plantea para poder rehacer sus vidas o inventarse proyectos nuevos, la evidente discriminación que por razón de los años se suma a la de género y a la de otras muchas circunstancias que hacen que ellas lo sigan teniendo más complicado que nosotros  (en una escena incluso se explica de manera muy didáctica qué es eso de la discriminación interseccional). Entre otras cosas, porque para nosotros los años no acaban siendo un lastre similar sino que incluso se convierten en una garantía de prestigio, atractivo y poder. De ahí que, como también se pone en solfa en la c…

MARIE CURIE: Las más inteligente entre los hombres

Siempre que hago la pregunta entre mi alumnado de cuántas mujeres científicas conocen, como mucho me responden que a Marie Curie. Sucede igual cuando les pregunto por filósofas, ensayistas o incluso escritoras: es milagroso que conozcan más de una. Esta simple prueba nos demuestra cómo ellas continúan siendo invisibles en una historia escrita por los hombres y en una educación que sigue teniendo, me temo, una mirada radicalmente androcéntrica. Las mujeres siguen sin "estar", lo cual tiene, entre otras terribles consecuencias, que las más jóvenes carecen de referentes. Es decir, para que ellas sepan en lo que pueden convertirse necesitan también ejemplos que les marquen el camino. Algo que a nosotros, los chicos, no nos pasa, ya que de entrada tenemos referentes a los que seguir en todos los campos y muy especialmente en aquellos que suponen ejercicio de poder y autoridad.
Por todo ello tenía tantas ganas de ver la reciente película que una directora alemana Marie Noëlle ha re…