Ir al contenido principal

UN CANTO, KITSCH, A LA LIBERTAD SEXUAL

BEHIND THE CANDELABRA
Steven Sodebergh, 2012

Siempre me ha despistado el cine de Steven Sodebergh, el cual ha hecho buenas películas pero también  mucha mediocridad y mucha obra puramente alimenticia. Es siempre, en todo caso, un director de pulso firme y que sabe contar historias. No esperaba pues mucho de este telefilme que fue aclamado en el pasado festival de Cannes, aunque sí que me llamaba la atención la historia del pianista conocido como Liberace. Una vez disfrutada, sí que puedo afirmar que estamos, sin duda, ante una de las mejores películas del director de "Sexo, mentiras y cintas de video". 

La historia era en sí un puro diamante. Se trataba de contar la vida del pianista Liberace (1919-1987), conocido por el delirio kitsch de su puesta en escena ( y de su vida en general), incluido el candelabro artificial que nunca faltaba, y que siempre se empeñó en ocultar su más que evidente homosexualidad dejando que su publicista le buscara novias que nunca tuvo. Un material que podría haber llevado fácilmente al exceso, a la superficialidad de un telefilme vespertino o a un dramón con pretensiones de "buen cine". Nada de eso sucede con esta película. Sodebergh ha sabido usar el potente material biográfico del que partía y ha construido una historia equilibrada entre la comedia y el drama y con una recreación perfecta de los personajes. Consiguiendo finalmente el efecto más positivo de una buena película: que acabamos cogiéndoles cariño, comprendiéndoles incluso en sus miserias, sintiéndonos cómplices de su periplo vital.

BEHIND THE CANDELABRA nos muestra a un hombre exitoso, brillante, excesivo, pero que al  mismo tiempo es prisionero de sí mismo, de su personaje y, por supuesto, de su soledad. Es un hombre aparentemente libre, pero que sin embargo carece de la libertad necesaria para ser él mismo y sobre todo para entablar relaciones con los demás no condicionadas por su "personaje". La película se centra en la relación de Liberace con el jovencito Scott, con el que mantiene una historia que pasa por los diferentes grados del amor y del deseo y que, como era de esperar, acaba saltando por los aires porque es imposible vivirla en la cárcel de oro - tremendamente kistch - en la que el pianista vive encerrado. 

Los dos mayores aciertos de la película son, de una parte, cómo Sodebergh nos va contando esa historia sin caer en el melodrama ni en la obviedad, mimando y buscando todos los matices de los dos personajes principales; de otra, las interpretaciones de Michael Douglas y Matt Damon que dotan de autenticidad a Liberace y Scott, tarea nada fácil y en la que habría sido muy fácil, sobre todo en el caso de Douglas, caer en caricatura. Nunca me ha gustado especialmente este actor ni recuerdo especialmente personajes interpretados por él, pero en este caso consigue una interpretación sublime, impresionante, de esas ante las que uno no sabe bien donde acaba el actor y donde empieza el pianista.  A su lado, Damon aporta todos los matices de un joven primero deslumbrado  y luego progresivamente agobiado en una historia en la que pasa de ser amante y chico para todo a hijo adoptivo. 

Una película a ratos divertida, a otros amarga y que finalmente nos hace reflexionar sobre algo que puede resultar muy obvio: la necesaria libertad para poder construir relaciones verdaderas. De ahí que BEHIND DE CANDELABRA acabe siendo un canto a la libertad sexual, a la necesidad de quitarse máscaras y de rebelarse contra los personajes. Algo que finalmente Liberace no tiene más remedio que hacer cuando, al final de su vida, lo vemos postrado en una cama y sin la peluca que siempre llevó. Olvidado el candelabro artificial que siempre lo iluminaba en sus conciertos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

RAFAEL HERNANDO: EL HOMBRE QUE NO DEBERÍAMOS SER.

Siempre que en algunas jornadas se plantea el interrogante sobre lo que significan las “nuevas masculinidades” – un término que a mí al menos me genera el rechazo propio de las etiquetas que no transcienden lo políticamente correcto y que en este caso incluso pueden seguirle el juego al patriarcado -, me resulta muy complicado precisar en qué consiste ser un hombre “nuevo”. Resulta mucho más fácil, como en tantos otros debates complejos, especificar lo que en todo caso no debería formar parte de un nuevo entendimiento de la virilidad, despojada al fin de lastres machistas y dispuesta a transitar por senderos en los que sea posible la equivalencia de mujeres y hombres. En este sentido, resulta tremendamente didáctico usar referentes de la vida pública para señalar justamente lo que no debería ser un hombre del siglo XXI. Un territorio, el de la vida pública, que todavía hoy está  casi enteramente poblado por sujetos que visten cómodamente el traje de la “masculinidad hegemónica” y que …

MARIE CURIE: Las más inteligente entre los hombres

Siempre que hago la pregunta entre mi alumnado de cuántas mujeres científicas conocen, como mucho me responden que a Marie Curie. Sucede igual cuando les pregunto por filósofas, ensayistas o incluso escritoras: es milagroso que conozcan más de una. Esta simple prueba nos demuestra cómo ellas continúan siendo invisibles en una historia escrita por los hombres y en una educación que sigue teniendo, me temo, una mirada radicalmente androcéntrica. Las mujeres siguen sin "estar", lo cual tiene, entre otras terribles consecuencias, que las más jóvenes carecen de referentes. Es decir, para que ellas sepan en lo que pueden convertirse necesitan también ejemplos que les marquen el camino. Algo que a nosotros, los chicos, no nos pasa, ya que de entrada tenemos referentes a los que seguir en todos los campos y muy especialmente en aquellos que suponen ejercicio de poder y autoridad.
Por todo ello tenía tantas ganas de ver la reciente película que una directora alemana Marie Noëlle ha re…

50 PRIMAVERAS: CUANDO "YA NO ERES UNA MUJER".

Como  Aurore le comenta a su hija adolescente en una de las escenas de la película, cuando a una chica le llega la regla se le dice "ya eres una mujer". ¿Y qué ocurre cuándo la regla se va? En este diálogo se resume a la perfección lo que 50 primaveras nos plantea con un tono de comedia simpática y desenfada: la invisibilidad de las mujeres cuando rebasan una cierta edad, las mayores dificultades que la sociedad les plantea para poder rehacer sus vidas o inventarse proyectos nuevos, la evidente discriminación que por razón de los años se suma a la de género y a la de otras muchas circunstancias que hacen que ellas lo sigan teniendo más complicado que nosotros  (en una escena incluso se explica de manera muy didáctica qué es eso de la discriminación interseccional). Entre otras cosas, porque para nosotros los años no acaban siendo un lastre similar sino que incluso se convierten en una garantía de prestigio, atractivo y poder. De ahí que, como también se pone en solfa en la c…