Ir al contenido principal

LA JAULA DE MURIELLE

À PERDRE LA RAISON, Joachim Lafosse, 2012



Perder la razón nos cuenta la historia de una mujer atrapada en un mundo de hombres. La joven Murielle - impresionante Emilie Dequenne - se casa con un chico de origen marroquí que fue adoptado por un médico belga. Lo que inicialmente se plantea como una romántica historia de amor se va transformando paulatinamente en un drama, a medida que la protagonista se hunde en un espacio vital que tiene que compartir no sólo con su marido sino también con el médico protector.  Convertida en una fiel esposa y madre, Murielle va progresivamente asfixiándose en un entorno que le niega autonomía y que la somete a las directrices del patriarca. Se siente inicialmente feliz y llena cuando llega la primera hija, pero luego cuando lo hace la segunda, y luego dos más, empieza a perder el rumbo y a sentir eso que desde el feminismo tan acertadamente se llamó "el mal que no tiene nombre".

Asistimos al deterioro físico y moral de una chica que se dejó llevar por el amor y que ve cómo el contrato le niega subjetividad y la convierte en mera servidora de los hombres que la protegen y de las hijas que debe cuidar. De manera pausada, sutil, sin estridencias, con una mirada que incluso podemos considerar muy próxima a la contundencia de Haneke, el director belga J. Lafosse nos va conduciendo por los senderos de un drama que crece día a día. Hasta llegar a un límite insospechado. Un límite que nos obliga a plantear un enorme dilema moral y que nos enfrenta a una de las situaciones más terribles que puede sufrir un ser humano.

PERDER LA RAZÓN, que empieza precisamente con una imagen que nos adelanta la tragedia final, nos cuenta la historia de una mujer que, como tantas, pierde el equilibrio emocional pero no porque padezca una enfermedad sino como consecuencia de un contexto patriarcal que la anula y que le rompe las alas.

PERDER LA RAZÓN encierra una tremenda y durísima reflexión sobre la definición de la mujer como madre, sobre los límites del amor que genera la maternidad y sobre los deberes que acaba implicando para muchas cumplir las expectativas que se esperan de ellas.

Además de por el trágico final que, insisto, nos coloca frente a uno de los mayores dilemas morales que cualquier padre o madre podría plantearse, la historia se resume cinematográficamente hablando en una bellísima escena en la que Murielle, conduciendo, en un largo plano fijo, escucha una canción que habla de la complejidad de las mujeres. Poco a poco las lágrimas empiezan a escapársele y acaba sumida en un llanto que nos muestra la jaula que está encerrada. Ese llanto es el de otras muchas mujeres. Es el llanto de la violencia sufrida y callada.  La que se muestra en una bofetada pero también en otros muchos comportamientos y actitudes que, como en el caso de Murielle, asfixian progresivamente a las mujeres que un día creyeron que el amor, y tras él la maternidad, podría salvarlas. El que surge como consecuencia de los excesos que la "razón patriarcal" ha provocado y sigue provocando en el cuerpo y en el alma de las que fueron siempre la parte débil del contrato.


Comentarios

Entradas populares de este blog

RAFAEL HERNANDO: EL HOMBRE QUE NO DEBERÍAMOS SER.

Siempre que en algunas jornadas se plantea el interrogante sobre lo que significan las “nuevas masculinidades” – un término que a mí al menos me genera el rechazo propio de las etiquetas que no transcienden lo políticamente correcto y que en este caso incluso pueden seguirle el juego al patriarcado -, me resulta muy complicado precisar en qué consiste ser un hombre “nuevo”. Resulta mucho más fácil, como en tantos otros debates complejos, especificar lo que en todo caso no debería formar parte de un nuevo entendimiento de la virilidad, despojada al fin de lastres machistas y dispuesta a transitar por senderos en los que sea posible la equivalencia de mujeres y hombres. En este sentido, resulta tremendamente didáctico usar referentes de la vida pública para señalar justamente lo que no debería ser un hombre del siglo XXI. Un territorio, el de la vida pública, que todavía hoy está  casi enteramente poblado por sujetos que visten cómodamente el traje de la “masculinidad hegemónica” y que …

CARTA DE MARÍA MAGDALENA, de José Saramago

De mí ha de decirse que tras la muerte de Jesús me arrepentí de lo que llamaban mis infames pecados de prostituta y me convertí en penitente hasta el final de la vida, y eso no es verdad. Me subieron desnuda a los altares, cubierta únicamente por el pelo que me llegaba hasta las rodillas, con los senos marchitos y la boca desdentada, y si es cierto que los años acabaron resecando la lisa tersura de mi piel, eso sucedió porque en este mundo nada prevalece contra el tiempo, no porque yo hubiera despreciado y ofendido el cuerpo que Jesús deseó y poseyó. Quien diga de mí esas falsedades no sabe nada de amor.  Dejé de ser prostituta el día que Jesús entró en mi casa trayendo una herida en el pie para que se la curase, pero de esas obras humanas que llaman pecados de lujuria no tendría que arrepentirme si como prostituta mi amado me conoció y, habiendo probado mi cuerpo y sabido de qué vivía, no me dio la espalda. Cuando, porque Jesús me besaba delante de todos los discípulos una y muchas ve…

CARTA A MI HIJO EN SU 15 CUMPLEAÑOS

De aquel día frío de noviembre recuerdo sobre todo las hojas amarillentas del gran árbol que daba justo a la ventana en la que por primera vez vi el sol  reflejándose en tus ojos muy abiertos.Siempre que paseo por allí miro hacia arriba y siento que justo en ese lugar, con esos colores de otoño, empezamos a escribir el guión que tú y yo seguimos empeñados en ver convertido en una gran película. Nunca nadie me advirtió de la dificultad de la aventura, ni por supuesto nadie me regaló un manual de instrucciones. Tuve que ir equivocándome una y otra vez, desde el primer biberón a la pequeña regañina por los deberes mal hechos, desde mi torpeza al peinar tu flequillo a mis dudas cuando no me reconozco como padre autoritario. Desde aquel 27 de noviembre, que siento tan cerca como el olor que desde aquel día impregnó toda nuestra casa, no he dejado de aprender, de escribir borradores y de romperlos luego en mil pedazos, de empezar de cero cada vez que la vida nos ponía frente a un nuevo desa…