Ir al contenido principal

VÓMITO

Diario Córdoba
Las fronteras indecisas, 3-6-2013
Se me revuelven las tripas cada vez que escucho los discursos huecos y propagandísticos de los mediocres que
dicen representarnos. Siento como un puñetazo en el estómago cuando compruebo que, en nombre de la sostenibilidad y de los designios de poderes salvajes, no dejan de recortarnos derechos y de convencernos de que el progreso en términos democráticos puede detenerse e incluso dar marcha atrás. Me provoca náuseas la tragedia que supone no solo sufrir un gobierno que no parece tener más rumbo que adelgazar al máximo el Estado Social sino también soportar al principal partido de la oposición perdido entre la falta de alternativas y las codicias que supura su ombligo.

Me ha cortado la digestión escuchar a Aznar amenazándonos con convertirse en nuestro salvador, como también lo hacen reiteradamente la chulería de Wert o las posiciones reaccionarias del ministro de Justicia que un día nos engañó con su máscara de centrado. De la misma forma que me ha dejado sin aliento asistir en Andalucía al espectáculo de comprobar cómo todos los partidos, habitualmente negados para la búsqueda de acuerdos que persigan el interés general, no han tenido reparos en unirse para cesar a Chamizo. Este cese se ha convertido en el símbolo más cruel y doloroso del penoso funcionamiento de unas instituciones controladas por las castas partidistas y el espejo más certero de las miserias de unos políticos y de unas políticas que continúan creyendo que somos imbéciles. Unos representantes que, vaya paradoja, han cesado al Defensor del Pueblo precisamente porque cumplía a la perfección la función que el sistema le encomendaba: controlar el poder, defender los derechos, denunciar los abusos y, en su caso, sacar los colores a unas administraciones cuando pisoteaban la dignidad de los más vulnerables. En justo reconocimiento al fiel cumplimiento de su labor, sobre la que creo pocos reparos pueden hacerse, Chamizo ha sido silenciado, al menos desde los púlpitos que controla una izquierda esquizofrénica. Porque estoy seguro que el que tanto nos defendió seguirá haciéndolo en otros espacios cívicos donde afortunadamente será mucho más complicado callarlo. Justo además cuando necesitamos muchos hombres y muchas mujeres que como él encabecen lo que ya solo puede tener la forma de revolución.
Porque son tantos las sinrazones y maldades que se acumulan que mis jugos gástricos no dan abasto. Tal vez me sentaría bien un licor digestivo de esos que en el bar del Congreso se ofrecen a precios subvencionados con el dinero de todos o un paseo en el yate monárquico que, brutal metáfora de la corona que de nada sirve, es reclamado por los empresarios que lo regalaron. Aunque me temo que de poco serviría ante la avalancha de comida en mal estado que todos los días nos ofrecen las instituciones: asquerosa fritanga de caseta cocinada por cúpulas patriarcales que han asumido que la política es una profesión sin la que buena parte de nuestros representantes carecerían del estatus social y económico que hoy disfrutan y que pagamos entre todos.
Es hora, pues, de meternos los dedos y de provocarnos el vómito. Es urgente que expulsemos del sistema los virus que nos provocan gastroenteritis, los alimentos caducados que son imposibles de digerir, las grasas y los azúcares que en lugar de proporcionarnos energía elevan el colesterol y sitúan nuestro corazón ciudadano al borde del colapso. Necesitamos ya, sin más demora, iniciar una rebelión cívica que expulse a los que monopolizan vilmente a las instituciones y que provoque una serie de reformas sin las que nuestro sistema constitucional seguirá herido de muerte. Una muerte de la que no nos salvarán los mesías ni las oraciones que el Gobierno pretende convertir en obligatorias. Porque la salvación solo vendrá de la mano de una ciudadanía más republicana que asuma de una vez por todas que la única salida posible será otro tipo de democracia. La única guillotina con la que cortar las cabezas de quienes insisten en seguir tomándonos el pelo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

CARTA DE MARÍA MAGDALENA, de José Saramago

De mí ha de decirse que tras la muerte de Jesús me arrepentí de lo que llamaban mis infames pecados de prostituta y me convertí en penitente hasta el final de la vida, y eso no es verdad. Me subieron desnuda a los altares, cubierta únicamente por el pelo que me llegaba hasta las rodillas, con los senos marchitos y la boca desdentada, y si es cierto que los años acabaron resecando la lisa tersura de mi piel, eso sucedió porque en este mundo nada prevalece contra el tiempo, no porque yo hubiera despreciado y ofendido el cuerpo que Jesús deseó y poseyó. Quien diga de mí esas falsedades no sabe nada de amor.  Dejé de ser prostituta el día que Jesús entró en mi casa trayendo una herida en el pie para que se la curase, pero de esas obras humanas que llaman pecados de lujuria no tendría que arrepentirme si como prostituta mi amado me conoció y, habiendo probado mi cuerpo y sabido de qué vivía, no me dio la espalda. Cuando, porque Jesús me besaba delante de todos los discípulos una y muchas ve…

CARTA A MI HIJO EN SU 15 CUMPLEAÑOS

De aquel día frío de noviembre recuerdo sobre todo las hojas amarillentas del gran árbol que daba justo a la ventana en la que por primera vez vi el sol  reflejándose en tus ojos muy abiertos.Siempre que paseo por allí miro hacia arriba y siento que justo en ese lugar, con esos colores de otoño, empezamos a escribir el guión que tú y yo seguimos empeñados en ver convertido en una gran película. Nunca nadie me advirtió de la dificultad de la aventura, ni por supuesto nadie me regaló un manual de instrucciones. Tuve que ir equivocándome una y otra vez, desde el primer biberón a la pequeña regañina por los deberes mal hechos, desde mi torpeza al peinar tu flequillo a mis dudas cuando no me reconozco como padre autoritario. Desde aquel 27 de noviembre, que siento tan cerca como el olor que desde aquel día impregnó toda nuestra casa, no he dejado de aprender, de escribir borradores y de romperlos luego en mil pedazos, de empezar de cero cada vez que la vida nos ponía frente a un nuevo desa…

EL HOMBRE CON UNA VENTANA EN EL PECHO

La primera vez que viajé a Florencia estaba obsesionado por tener una habitación con vistas, como en la novela de Forster, como en  la película de Ivory. Yo era también por entonces un poco como Lucy, la protagonista. Italia, como a ella, me deslumbró e iluminó buena parte de las habitaciones que yo tenía a media luz. Sin embargo, tuvieron que pasar muchos años para que me diera cuenta de que lo importante no era tanto encontrar esas habitaciones con vistas sino tener tú mismo la capacidad de romper cualquier muro. Las murallas del poema de Kavafis. Tuve, claro, que vivir y sufrir, que equivocarme, que subir escaleras empinadas y de, al fin, atreverme a vivir con la misma pasión que Lucy tocaba el piano.

Él llegó a mi vida justo en el momento en el que pensé que mi futuro estaría hecho de soledades y de deseos fugaces. De películas de hora y media y no de novelones con cientos de páginas. Estaba a punto de resignarme a vivir en esa permanente inquietud que supone saberte libre pero sol…