Ir al contenido principal

HISAE, JUANA, RITA

Las fronteras indecisas
Diario Córdoba, 17-6-2013

El pasado miércoles en el Salón de Actos de Filosofía y Letras muchos sudamos a la espera de encontrar  alguna respuesta frente al desierto que nos invade. Con el ambicioso reclamo de las utopías, supongo que la mayoría esperábamos encontrar de la mano de Julio Anguita, García Montero y Jesús Quintero un referente ético. Sin entrar en lo etéreo de todo lo que allí se dijo, lo cual fue una demostración más de que izquierda hace tiempo que dimitió del hacer, sí que me llamó la atención el tufillo machista que desprendió todo el acto. Junto a las tres estrellas, hubo tres intervenciones más, todas ellas de voces masculinas. Además, Quintero enumeró un largo listado de personalidades andaluzas en las que no figuraba ninguna mujer. Eso sí, en la esquina de la mesa que presidía el escenario una chica envuelta en una sábana, supongo que representando a la utopía, estuvo un buen rato haciendo de objeto y con la boca callada, como las quería Santo Tomás. Solo faltó que el ventilador que había en el escenario se lo hubieran acercado a la sábana y se hubiera convertido en una especie de Marilyn posmachista.
No sé si el coordinador del libro que se presentaba, o alguno de los que en él participan, ha caído en la cuenta de que utopía es un sustantivo femenino. Lo cual, como en la mayoría de las ocasiones sucede, no es un mero capricho del lenguaje. Soy de los que opinan que buena parte de los interrogantes que ahora mismo tenemos planteados podrían empezar a contestarse si modificáramos los esquemas patriarcales que durante siglos han dominado la política, la economía o los saberes. La más profunda revolución que todavía tienen por concluir las democracias tiene que ver con la remoción de unos patrones que históricamente han legitimado no solo el poder de los varones sino también unas determinadas formas de gestionar lo público y de entender lo común. De ahí que la mayor utopía todavía hoy tenga que ver con la construcción de un modelo diverso de relaciones sociales, de armonización entre lo público y lo privado, de aprovechamiento de los recursos naturales o de resolución de los conflictos. Todo ello en estrecha relación con la lógica de la sostenibilidad de la vida de la que tanto saben las mujeres y de la que por cierto ni Anguita ni García Montero, tan sabios, dijeron nada.
La antítesis de lo que para mí significó dicho acto se halla en el homenaje que en Casa Góngora podemos contemplar a tres mujeres que llevan décadas creando y luchando por superar los barrotes de las idénticas. Rita Rutkowski, Juana Castro e Hisae Yanase, tan iguales desde sus diferencias, son un lujo para esta ciudad tan poco dada a reconocer las voces que no se ajustan a los patrones y que es tan poco generosa con quienes mantienen un discurso en el que ética y estética son las dos caras de la misma moneda. La Rita con la que he coincidido en sesiones de cine a horas imposibles, la Juana con la que comparto luchas y palabras, la Hisae a la que solo conozco por sus metáforas serenas pero contundentes, son tres ejemplos de cómo deberíamos entender la utopía que nos eleve por encima del fango. Son tres mujeres creadoras y rebeldes, pacíficas constructoras de mundos alternativos, vitalistamente comprometidas con la cultura entendida no como show subvencionado sino como espacio de diálogos. Por ello, su merecido homenaje no debería ser entendido como el fin de un camino sino, al contrario, como principio de una revolución que le quite la sábana a la utopía, la baje del escenario y la convierta en una herramienta similar a las que Hisae, Juana y Rita, tan frescas que diría Anna Freixas, usan para mirar con ojos intrépidos la distancia que sigue existiendo entre la realidad que sufrimos y el paraíso que soñamos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

EL MONSTRUO CON PENE Y LA MUDA ENAMORADA: por qué no me ha gustado LA FORMA DEL AGUA

La última película de Guillermo del Toro, que parece destinada a ser la gran triunfadora de los Oscars y que parece haber puesto de acuerdo a crític@s de cine tan dispares como Pilar Aguilar y Carlos Boyero, a mí me parece un producto perfectamente fabricado para su disfrute en la “era Trump” y para que el espectador lo contemple como un ejercicio de limpieza de conciencias frente al mundo tan horrible que nos ha tocado vivir. En esa línea creo que entronca perfectamente con esa cursilada llamada La la la land y cuyo éxito apabullante todavía no he logrado entender. Es decir, La forma del agua se dirige a las emociones más superficiales, esas que no requieren un esfuerzo singular por parte del que las recibe y que permiten salir relajados del cine, como quien se ha reconciliado con una parte de su humanidad que creía olvidada y aunque luego, casi inmediatamente, continuemos enrolados en este mundo cínico donde la único pasaporte hacia el éxito parece ser el “sálvese quien pueda” o, co…

MIRARME EN CÁDIZ

Mirarme en Cádiz es lo más parecido a arrancarme la piel a tiras y dejar que las vísceras hablen por sí solas. Hacer un ejercicio de memoria con el que domesticar la melancolía. Aprender que la vida se alimenta de pequeñas sacudidas. De esos pequeños terremotos, casi imperceptibles, que nos descolocan las piezas y hacen que, al despertar, tengamos la sensación de haber dormido en otra cama.
Mirarme en Cádiz es reconciliarme con lo que un día fui, con las manos que me cuidaron y me arroparon, con la ternura que solo cabe en un guiso materno y, por qué no, en el orgullo viril de un padre que antes lloraba más con las películas que con la vida.

Mirarme en Cádiz es sentir, como si fuera la primera arena en la piel de un recién nacido, el latido impagable de las mareas. Las costumbres del sol y las mudanzas de la luna.  El niño que ya no está, el adolescente que es, la ola que siempre me pilla desprevenido, un olor imposible a papilla de frutas, pescaíto frito y  café.
Mirarme en Cádiz es apr…

YO, LA PEOR DEL MUNDO

"Aquí arriba se ha de anotar el día de mi muerte, mes y año. Suplico, por amor de Dios y de su Purísima Madre, a mis amadas hermanas las religiosas que son y en lo adelante fuesen, me encomienden a Dios, que he sido y soy la peor que ha habido. A todas pido perdón por amor de Dios y de su Madre. Yo, la peor del mundo: Juana Inés de la Cruz".

Mi interés por Juana Inés de la Cruz se despertó el 28 de agosto de 2004 cuando en el Museo Nacional de Colombia, en la ciudad de Bogotá, me deslumbró una exposición titulada "Monjas coronadas" en la que se narraba la vida  y costumbres de los conventos durante la época colonial. He seguido su rastro durante años hasta que al fin durante varias semanas he descubierto las miles de piezas de su puzzle en Las trampas de la fe de Octavio Paz. Una afirmación de éste, casi al final del libro, resume a la perfección el principal dilema que sufrió la escritora y pensadora del XVII: "Sor Juana había convertido la inferioridad que e…