Ir al contenido principal

LA NOSTRA VITA

El cine italiano siempre ha tenido una capacidad especial para acercarse a la realidad social sin trampas y, al mismo tiempo, ser capaz de emocionar al espectador que espera que en la pantalla, por encima de todo, le cuenten historias que le conmuevan. LA NOSTRA VITA, estrenada en nuestro país de mala manera y dos años después de su exitoso pase en Cannes (es evidente que el cine europeo debería ser tratado como una excepción cultural), es una muestra más de esa larga tradición. Daniele Luchetti ha conseguido una película que, más allá del drama personal y familiar que constituye su punto de partida y el tronco de la historia, nos sitúa frente al escenario no sólo de la crisis económica que nos azota sino sobre todo del fracaso moral en el que estamos inmersos.

La lucha de Claudio - un estupendo Elio Germano que le da al personaje las suficientes dosis de dramatismo y garra - por sacar adelante a su familia y  por ser alguien en el penoso contexto de una sociedad movida por los intereses individualistas y por el "dios" dinero constituye un magnífico retrato de las miserias de un sistema que hace aguas por todos lados. Un sistema apoyado en los chanchullos, en las corruptelas, en las huidas del derecho y de las garantías jurídicas, en la ley de la selva que obliga a todos - o a casi todos - a comportarnos  como héroes egoístas que sabemos que para sobrevivir hay que ser pragmático y nada idealista. 

Alrededor de Claudio y de su lucha personal, los efectos perversos del boom inmobiliario, la instrumentalización de los inmigrantes, la creciente xenofobia, la vulnerabilidad de los más débiles como factor de ruptura de los vínculos sociales y, como bien sabemos en el ámbito mediterráneo, la familia como garante de solidaridad y como espacio de cuidados que llega donde no lo hace el fracasado Estado.

Además las peripecias personales - y laborales - de Claudio nos pueden dar la pauta para entender cómo se sigue construyendo el individuo "hombre" en la sociedad actual. Un individuo que en un momento de la película suelta algo así como "las mujeres no deberían trabajar, deberían dedicarse a cuidarse de sus hijos" y que, a su vez, se ve obligado a desempeñar un doble papel, el de padre y el de madre, que lo supera y que le exige mirarse en el espejo aunque no quiera. Un papel que, como dice una de las protagonistas, uno no puede resolver mediante el dinero y que Claudio irá asumiendo tragándose las lágrimas.

Aunque al final la película peque de una cierta "moralina", y ese final feliz nos resulte un tanto forzado, LA NOSTRA VITA es un magnífico ejemplo  de cómo el cine nos está mostrando el derrumbe progresivo de unas sociedades en las que los individuos se ven obligados a comportarse como lobos. Esa es la gran tragedia a la que nos está llevando la crisis que sufrimos y ese es el verdadero duelo que Claudio debe asumir cuando la vida le exige respuestas para las que no estaba preparado. El duelo que reclaman el dolor de la pérdida y el que provoca verse abocado a formar parte de la mierda del sistema para sobrevivir. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

HOMBRES REVOLUCIONADOS

Si el XX fue calificado como el siglo de las mujeres, no tengo duda de que el XXI merece ya el título de siglo del feminismo. No creo que haya una propuesta emancipadora tan ilusionante y global como la que reclama la superación de un orden, el patriarcal, y de la cultura en la que se apoya, y que no es otra que el machismo. Una propuesta, teórica y vindicativa, que justamente ahora nos interpela de manera singular a los hombres. Es decir, a esa mitad de la Humanidad que nunca antes estuvo tan desorientada y desubicada ante la imparable revolución de la otra mitad. Es innegable que la progresiva conquista de autonomía por parte de las mujeres está provocando en algunos hombres, me gustaría pensar que los menos, una actitud reaccionaria, la cual los lleva a situarse a la defensiva, celosos de sus privilegios y de un lugar que saben que ya nunca volverán a tener. De ahí que un machismo cada vez más beligerante, y amparado en fratrías de machos que se resisten a perder su hegemonía, esté…

EL MONSTRUO CON PENE Y LA MUDA ENAMORADA: por qué no me ha gustado LA FORMA DEL AGUA

La última película de Guillermo del Toro, que parece destinada a ser la gran triunfadora de los Oscars y que parece haber puesto de acuerdo a crític@s de cine tan dispares como Pilar Aguilar y Carlos Boyero, a mí me parece un producto perfectamente fabricado para su disfrute en la “era Trump” y para que el espectador lo contemple como un ejercicio de limpieza de conciencias frente al mundo tan horrible que nos ha tocado vivir. En esa línea creo que entronca perfectamente con esa cursilada llamada La la la land y cuyo éxito apabullante todavía no he logrado entender. Es decir, La forma del agua se dirige a las emociones más superficiales, esas que no requieren un esfuerzo singular por parte del que las recibe y que permiten salir relajados del cine, como quien se ha reconciliado con una parte de su humanidad que creía olvidada y aunque luego, casi inmediatamente, continuemos enrolados en este mundo cínico donde la único pasaporte hacia el éxito parece ser el “sálvese quien pueda” o, co…

YO, LA PEOR DEL MUNDO

"Aquí arriba se ha de anotar el día de mi muerte, mes y año. Suplico, por amor de Dios y de su Purísima Madre, a mis amadas hermanas las religiosas que son y en lo adelante fuesen, me encomienden a Dios, que he sido y soy la peor que ha habido. A todas pido perdón por amor de Dios y de su Madre. Yo, la peor del mundo: Juana Inés de la Cruz".

Mi interés por Juana Inés de la Cruz se despertó el 28 de agosto de 2004 cuando en el Museo Nacional de Colombia, en la ciudad de Bogotá, me deslumbró una exposición titulada "Monjas coronadas" en la que se narraba la vida  y costumbres de los conventos durante la época colonial. He seguido su rastro durante años hasta que al fin durante varias semanas he descubierto las miles de piezas de su puzzle en Las trampas de la fe de Octavio Paz. Una afirmación de éste, casi al final del libro, resume a la perfección el principal dilema que sufrió la escritora y pensadora del XVII: "Sor Juana había convertido la inferioridad que e…