Ir al contenido principal

LA NOSTRA VITA

El cine italiano siempre ha tenido una capacidad especial para acercarse a la realidad social sin trampas y, al mismo tiempo, ser capaz de emocionar al espectador que espera que en la pantalla, por encima de todo, le cuenten historias que le conmuevan. LA NOSTRA VITA, estrenada en nuestro país de mala manera y dos años después de su exitoso pase en Cannes (es evidente que el cine europeo debería ser tratado como una excepción cultural), es una muestra más de esa larga tradición. Daniele Luchetti ha conseguido una película que, más allá del drama personal y familiar que constituye su punto de partida y el tronco de la historia, nos sitúa frente al escenario no sólo de la crisis económica que nos azota sino sobre todo del fracaso moral en el que estamos inmersos.

La lucha de Claudio - un estupendo Elio Germano que le da al personaje las suficientes dosis de dramatismo y garra - por sacar adelante a su familia y  por ser alguien en el penoso contexto de una sociedad movida por los intereses individualistas y por el "dios" dinero constituye un magnífico retrato de las miserias de un sistema que hace aguas por todos lados. Un sistema apoyado en los chanchullos, en las corruptelas, en las huidas del derecho y de las garantías jurídicas, en la ley de la selva que obliga a todos - o a casi todos - a comportarnos  como héroes egoístas que sabemos que para sobrevivir hay que ser pragmático y nada idealista. 

Alrededor de Claudio y de su lucha personal, los efectos perversos del boom inmobiliario, la instrumentalización de los inmigrantes, la creciente xenofobia, la vulnerabilidad de los más débiles como factor de ruptura de los vínculos sociales y, como bien sabemos en el ámbito mediterráneo, la familia como garante de solidaridad y como espacio de cuidados que llega donde no lo hace el fracasado Estado.

Además las peripecias personales - y laborales - de Claudio nos pueden dar la pauta para entender cómo se sigue construyendo el individuo "hombre" en la sociedad actual. Un individuo que en un momento de la película suelta algo así como "las mujeres no deberían trabajar, deberían dedicarse a cuidarse de sus hijos" y que, a su vez, se ve obligado a desempeñar un doble papel, el de padre y el de madre, que lo supera y que le exige mirarse en el espejo aunque no quiera. Un papel que, como dice una de las protagonistas, uno no puede resolver mediante el dinero y que Claudio irá asumiendo tragándose las lágrimas.

Aunque al final la película peque de una cierta "moralina", y ese final feliz nos resulte un tanto forzado, LA NOSTRA VITA es un magnífico ejemplo  de cómo el cine nos está mostrando el derrumbe progresivo de unas sociedades en las que los individuos se ven obligados a comportarse como lobos. Esa es la gran tragedia a la que nos está llevando la crisis que sufrimos y ese es el verdadero duelo que Claudio debe asumir cuando la vida le exige respuestas para las que no estaba preparado. El duelo que reclaman el dolor de la pérdida y el que provoca verse abocado a formar parte de la mierda del sistema para sobrevivir. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

CARTA DE MARÍA MAGDALENA, de José Saramago

De mí ha de decirse que tras la muerte de Jesús me arrepentí de lo que llamaban mis infames pecados de prostituta y me convertí en penitente hasta el final de la vida, y eso no es verdad. Me subieron desnuda a los altares, cubierta únicamente por el pelo que me llegaba hasta las rodillas, con los senos marchitos y la boca desdentada, y si es cierto que los años acabaron resecando la lisa tersura de mi piel, eso sucedió porque en este mundo nada prevalece contra el tiempo, no porque yo hubiera despreciado y ofendido el cuerpo que Jesús deseó y poseyó. Quien diga de mí esas falsedades no sabe nada de amor.  Dejé de ser prostituta el día que Jesús entró en mi casa trayendo una herida en el pie para que se la curase, pero de esas obras humanas que llaman pecados de lujuria no tendría que arrepentirme si como prostituta mi amado me conoció y, habiendo probado mi cuerpo y sabido de qué vivía, no me dio la espalda. Cuando, porque Jesús me besaba delante de todos los discípulos una y muchas ve…

CARTA A MI HIJO EN SU 15 CUMPLEAÑOS

De aquel día frío de noviembre recuerdo sobre todo las hojas amarillentas del gran árbol que daba justo a la ventana en la que por primera vez vi el sol  reflejándose en tus ojos muy abiertos.Siempre que paseo por allí miro hacia arriba y siento que justo en ese lugar, con esos colores de otoño, empezamos a escribir el guión que tú y yo seguimos empeñados en ver convertido en una gran película. Nunca nadie me advirtió de la dificultad de la aventura, ni por supuesto nadie me regaló un manual de instrucciones. Tuve que ir equivocándome una y otra vez, desde el primer biberón a la pequeña regañina por los deberes mal hechos, desde mi torpeza al peinar tu flequillo a mis dudas cuando no me reconozco como padre autoritario. Desde aquel 27 de noviembre, que siento tan cerca como el olor que desde aquel día impregnó toda nuestra casa, no he dejado de aprender, de escribir borradores y de romperlos luego en mil pedazos, de empezar de cero cada vez que la vida nos ponía frente a un nuevo desa…

EL HOMBRE CON UNA VENTANA EN EL PECHO

La primera vez que viajé a Florencia estaba obsesionado por tener una habitación con vistas, como en la novela de Forster, como en  la película de Ivory. Yo era también por entonces un poco como Lucy, la protagonista. Italia, como a ella, me deslumbró e iluminó buena parte de las habitaciones que yo tenía a media luz. Sin embargo, tuvieron que pasar muchos años para que me diera cuenta de que lo importante no era tanto encontrar esas habitaciones con vistas sino tener tú mismo la capacidad de romper cualquier muro. Las murallas del poema de Kavafis. Tuve, claro, que vivir y sufrir, que equivocarme, que subir escaleras empinadas y de, al fin, atreverme a vivir con la misma pasión que Lucy tocaba el piano.

Él llegó a mi vida justo en el momento en el que pensé que mi futuro estaría hecho de soledades y de deseos fugaces. De películas de hora y media y no de novelones con cientos de páginas. Estaba a punto de resignarme a vivir en esa permanente inquietud que supone saberte libre pero sol…