Ir al contenido principal

LAURE, MICHAEL

TOMBOY
Céline Sciamma, Francia, 2011

Laure tiene diez años. Está justo en esa  difícil frontera que la llevará de la niñez a la adolescencia. Vive feliz en un entorno familiar apacible, en el que sobre todo tiene una gran complicidad con su hermana pequeña. La familia se ha mudado una vez más y Laure se dispone a vivir las vacaciones de verano en un contexto nuevo. 

Laure tiene el pelo corto y su aspecto es andrógino. Fuera de casa actúa y se comporta como si fuera un chico. Se presenta como Michael ante los nuevos amigos y ante su vecina Lisa. Laure que también es Michael trata de cumplir todos los rituales de las fratrías de varones: juega al fútbol, se pelea, parece hosco y agresivo, aunque le es imposible ocultar en su mirada una ternura poco habitual en los chicos de su edad.

Laure se mira en el espejo y descubre que su cuerpo no es el que le gustaría que fuera. Incluso llega a fabricarse un pene de plastilina para hacer bulto bajo el bañador. Su cabeza y su corazón le dictan emociones y sentimientos que casan mal con lo que biológicamente le muestra el espejo. Laure no es una enferma, ni una discapacitada, ni una persona anormal. 

Laure es una persona que está fuera del binario masculino/femenino, que rompe los esquemas de un biologicismo reductor e injusto. Su historia, que es narrada por la directora Céline Sciamma con una sensibilidad extrema, nos coloca frente a uno de los principales retos que todavía tenemos pendientes en la reflexión sobre la igualdad y la construcción de las subjetividades. La que tiene que ver con las identidades que rebasan las fronteras del dualismo biológico y que nos acercan a la concepción de las mismas como procesos de construcción en los que debe, debería, primar la autonomía de la voluntad y el libre desarrollo de la personalidad.

Hace unos meses una sentencia reconoció en Australia el género "neutro", marcando así revolucionariamente lo que debería ser la senda por la que debería progresar la teoría de los derechos humanos en materia de identidades. Sólo si las estructuras sociales y culturales, y muy especialmente los ordenamientos jurídicos que las amparan y consolidan, comenzaran a superar el paradigma biologicista y atendieran más a la concepción de las subjetividades como procesos, nos encontraríamos cada vez más cerca de la efectividad de la igualdad como garantía de las diferencias.

Sólo así sería posible que personas como Laure/Michael pudieran escapar de la cárcel en la que se encuentran y pudieran construir en libertad su propia manera de ser y de sentir, con independencia de la imagen que le muestra el espejo, sin que el pene o la vagina las condicione, desde la suprema libertad que supone escuchar los dictados del corazón. Para ello sería suficiente con ir admitiendo que el género puede ser mutable y que caben muchas más opciones que las que históricamente ha bendecido la heteronormatividad. Una propuesta sin duda revolucionaria porque, entre otras cosas, supone alterar el orden y cambiar las relaciones de poder.


Comentarios

Entradas populares de este blog

RAFAEL HERNANDO: EL HOMBRE QUE NO DEBERÍAMOS SER.

Siempre que en algunas jornadas se plantea el interrogante sobre lo que significan las “nuevas masculinidades” – un término que a mí al menos me genera el rechazo propio de las etiquetas que no transcienden lo políticamente correcto y que en este caso incluso pueden seguirle el juego al patriarcado -, me resulta muy complicado precisar en qué consiste ser un hombre “nuevo”. Resulta mucho más fácil, como en tantos otros debates complejos, especificar lo que en todo caso no debería formar parte de un nuevo entendimiento de la virilidad, despojada al fin de lastres machistas y dispuesta a transitar por senderos en los que sea posible la equivalencia de mujeres y hombres. En este sentido, resulta tremendamente didáctico usar referentes de la vida pública para señalar justamente lo que no debería ser un hombre del siglo XXI. Un territorio, el de la vida pública, que todavía hoy está  casi enteramente poblado por sujetos que visten cómodamente el traje de la “masculinidad hegemónica” y que …

50 PRIMAVERAS: CUANDO "YA NO ERES UNA MUJER".

Como  Aurore le comenta a su hija adolescente en una de las escenas de la película, cuando a una chica le llega la regla se le dice "ya eres una mujer". ¿Y qué ocurre cuándo la regla se va? En este diálogo se resume a la perfección lo que 50 primaveras nos plantea con un tono de comedia simpática y desenfada: la invisibilidad de las mujeres cuando rebasan una cierta edad, las mayores dificultades que la sociedad les plantea para poder rehacer sus vidas o inventarse proyectos nuevos, la evidente discriminación que por razón de los años se suma a la de género y a la de otras muchas circunstancias que hacen que ellas lo sigan teniendo más complicado que nosotros  (en una escena incluso se explica de manera muy didáctica qué es eso de la discriminación interseccional). Entre otras cosas, porque para nosotros los años no acaban siendo un lastre similar sino que incluso se convierten en una garantía de prestigio, atractivo y poder. De ahí que, como también se pone en solfa en la c…

MARIE CURIE: Las más inteligente entre los hombres

Siempre que hago la pregunta entre mi alumnado de cuántas mujeres científicas conocen, como mucho me responden que a Marie Curie. Sucede igual cuando les pregunto por filósofas, ensayistas o incluso escritoras: es milagroso que conozcan más de una. Esta simple prueba nos demuestra cómo ellas continúan siendo invisibles en una historia escrita por los hombres y en una educación que sigue teniendo, me temo, una mirada radicalmente androcéntrica. Las mujeres siguen sin "estar", lo cual tiene, entre otras terribles consecuencias, que las más jóvenes carecen de referentes. Es decir, para que ellas sepan en lo que pueden convertirse necesitan también ejemplos que les marquen el camino. Algo que a nosotros, los chicos, no nos pasa, ya que de entrada tenemos referentes a los que seguir en todos los campos y muy especialmente en aquellos que suponen ejercicio de poder y autoridad.
Por todo ello tenía tantas ganas de ver la reciente película que una directora alemana Marie Noëlle ha re…