Ir al contenido principal

LAURE, MICHAEL

TOMBOY
Céline Sciamma, Francia, 2011

Laure tiene diez años. Está justo en esa  difícil frontera que la llevará de la niñez a la adolescencia. Vive feliz en un entorno familiar apacible, en el que sobre todo tiene una gran complicidad con su hermana pequeña. La familia se ha mudado una vez más y Laure se dispone a vivir las vacaciones de verano en un contexto nuevo. 

Laure tiene el pelo corto y su aspecto es andrógino. Fuera de casa actúa y se comporta como si fuera un chico. Se presenta como Michael ante los nuevos amigos y ante su vecina Lisa. Laure que también es Michael trata de cumplir todos los rituales de las fratrías de varones: juega al fútbol, se pelea, parece hosco y agresivo, aunque le es imposible ocultar en su mirada una ternura poco habitual en los chicos de su edad.

Laure se mira en el espejo y descubre que su cuerpo no es el que le gustaría que fuera. Incluso llega a fabricarse un pene de plastilina para hacer bulto bajo el bañador. Su cabeza y su corazón le dictan emociones y sentimientos que casan mal con lo que biológicamente le muestra el espejo. Laure no es una enferma, ni una discapacitada, ni una persona anormal. 

Laure es una persona que está fuera del binario masculino/femenino, que rompe los esquemas de un biologicismo reductor e injusto. Su historia, que es narrada por la directora Céline Sciamma con una sensibilidad extrema, nos coloca frente a uno de los principales retos que todavía tenemos pendientes en la reflexión sobre la igualdad y la construcción de las subjetividades. La que tiene que ver con las identidades que rebasan las fronteras del dualismo biológico y que nos acercan a la concepción de las mismas como procesos de construcción en los que debe, debería, primar la autonomía de la voluntad y el libre desarrollo de la personalidad.

Hace unos meses una sentencia reconoció en Australia el género "neutro", marcando así revolucionariamente lo que debería ser la senda por la que debería progresar la teoría de los derechos humanos en materia de identidades. Sólo si las estructuras sociales y culturales, y muy especialmente los ordenamientos jurídicos que las amparan y consolidan, comenzaran a superar el paradigma biologicista y atendieran más a la concepción de las subjetividades como procesos, nos encontraríamos cada vez más cerca de la efectividad de la igualdad como garantía de las diferencias.

Sólo así sería posible que personas como Laure/Michael pudieran escapar de la cárcel en la que se encuentran y pudieran construir en libertad su propia manera de ser y de sentir, con independencia de la imagen que le muestra el espejo, sin que el pene o la vagina las condicione, desde la suprema libertad que supone escuchar los dictados del corazón. Para ello sería suficiente con ir admitiendo que el género puede ser mutable y que caben muchas más opciones que las que históricamente ha bendecido la heteronormatividad. Una propuesta sin duda revolucionaria porque, entre otras cosas, supone alterar el orden y cambiar las relaciones de poder.


Comentarios

Entradas populares de este blog

CARTA DE MARÍA MAGDALENA, de José Saramago

De mí ha de decirse que tras la muerte de Jesús me arrepentí de lo que llamaban mis infames pecados de prostituta y me convertí en penitente hasta el final de la vida, y eso no es verdad. Me subieron desnuda a los altares, cubierta únicamente por el pelo que me llegaba hasta las rodillas, con los senos marchitos y la boca desdentada, y si es cierto que los años acabaron resecando la lisa tersura de mi piel, eso sucedió porque en este mundo nada prevalece contra el tiempo, no porque yo hubiera despreciado y ofendido el cuerpo que Jesús deseó y poseyó. Quien diga de mí esas falsedades no sabe nada de amor.  Dejé de ser prostituta el día que Jesús entró en mi casa trayendo una herida en el pie para que se la curase, pero de esas obras humanas que llaman pecados de lujuria no tendría que arrepentirme si como prostituta mi amado me conoció y, habiendo probado mi cuerpo y sabido de qué vivía, no me dio la espalda. Cuando, porque Jesús me besaba delante de todos los discípulos una y muchas ve…

CARTA A MI HIJO EN SU 15 CUMPLEAÑOS

De aquel día frío de noviembre recuerdo sobre todo las hojas amarillentas del gran árbol que daba justo a la ventana en la que por primera vez vi el sol  reflejándose en tus ojos muy abiertos.Siempre que paseo por allí miro hacia arriba y siento que justo en ese lugar, con esos colores de otoño, empezamos a escribir el guión que tú y yo seguimos empeñados en ver convertido en una gran película. Nunca nadie me advirtió de la dificultad de la aventura, ni por supuesto nadie me regaló un manual de instrucciones. Tuve que ir equivocándome una y otra vez, desde el primer biberón a la pequeña regañina por los deberes mal hechos, desde mi torpeza al peinar tu flequillo a mis dudas cuando no me reconozco como padre autoritario. Desde aquel 27 de noviembre, que siento tan cerca como el olor que desde aquel día impregnó toda nuestra casa, no he dejado de aprender, de escribir borradores y de romperlos luego en mil pedazos, de empezar de cero cada vez que la vida nos ponía frente a un nuevo desa…

EL HOMBRE CON UNA VENTANA EN EL PECHO

La primera vez que viajé a Florencia estaba obsesionado por tener una habitación con vistas, como en la novela de Forster, como en  la película de Ivory. Yo era también por entonces un poco como Lucy, la protagonista. Italia, como a ella, me deslumbró e iluminó buena parte de las habitaciones que yo tenía a media luz. Sin embargo, tuvieron que pasar muchos años para que me diera cuenta de que lo importante no era tanto encontrar esas habitaciones con vistas sino tener tú mismo la capacidad de romper cualquier muro. Las murallas del poema de Kavafis. Tuve, claro, que vivir y sufrir, que equivocarme, que subir escaleras empinadas y de, al fin, atreverme a vivir con la misma pasión que Lucy tocaba el piano.

Él llegó a mi vida justo en el momento en el que pensé que mi futuro estaría hecho de soledades y de deseos fugaces. De películas de hora y media y no de novelones con cientos de páginas. Estaba a punto de resignarme a vivir en esa permanente inquietud que supone saberte libre pero sol…