Ir al contenido principal

IMPERFECTION BLUES


Un libro a recuperar cuando llega el otoño...

"Vacié muchas botellas de whisky, mordisqueé pan, bebí agua de la petaca en mi larga marcha hacia el oeste, con la mochila dando bandazos a mi espalda y el pelo lleno de arena..., día tras día de aquel principio de otoño"

Las historias que se entrelazan en TOKIO BLUES están protagonizadas por seres frágiles, vulnerables, heridos. Seres que arrastran dolores que, en muchas ocasiones, no hallan remedio ni cura. Ni siquiera a través  del amor que acaba convirtiéndose en un argumento más para el desasosiego. Por ello la banda sonora más oportuna que debiera sonar de fondo  sea la de un blues, la de una trompeta rota, la de unas cuerdas rasgadas a punto de romperse. Melancolía, otoño, intemperie.

Murakami se empeña en demostrarnos la imperfección del ser humano, nuestras debilidades, la complejidad - y en muchos casos el laberinto - que supone asimilar todas nuestras carencias e incapacidades. 

"Nosotros, todos nosotros somos seres imperfectos que vivimos en un mundo imperfecto.  Y no debemos vivir de una manera tan rígida, midiendo la longitud con una regla y  los ángulos con un transportador como si la vida fuera un depósito bancario".

De ahí que la enfermedad sea prácticamente la esencia, más que un intermedio un estado que permanece en muchos casos latente hasta que se muestra. De ahí que los trastornos de la mente más que intervalos de falta de lucidez sean vías necesarias por las que transitar en nuestro devenir de almas que vuelan.  Y la muerte, siempre la muerte, como salvación incluso, como puerta que se abre, la muerte como parte y no como fin de la vida.

"Es un realidad. Mientras vivimos, vamos criando la muerte al mismo tiempo. Pero ésta es sólo una parte de la verdad que debemos conocer. La muerte de Naoko me lo enseñó: <<El conocimiento de la verdad no alivia la tristeza que sentimos al perder a un ser querido. Ni la verdad, ni la sinceridad, ni la fuerza, ni el cariño son capaces de curar esta tristeza. Lo único que puede hacerse a atravesar este dolor esperando aprender algo de él, aunque todo lo que uno haya aprendido no le sirva para nada la próxima vez que la tristeza lo visite de improviso>>". 

Un tratado sobre la imposible búsqueda de la felicidad o, mejor dicho, sobre los escasos fragmentos que de ella se tatúan en nuestra piel.  Una novela sobre la tristeza y el otoño casi permanente de todos los que buscamos un sentido al amor, al sexo, a la muerte. La vida como suma de desengaños pero también de descubrimientos. La condena de la nostalgia que ata con grilletes nuestros pies. El cuerpo como escenario de batallas y, al fin, como reposo único. 

La soledad inevitable del ser humano y, en consecuencia, la inevitable reivindicación del egoísmo.

"No te compadezcas de ti mismo. Eso sólo lo hacen los mediocres".


Comentarios

Entradas populares de este blog

RAFAEL HERNANDO: EL HOMBRE QUE NO DEBERÍAMOS SER.

Siempre que en algunas jornadas se plantea el interrogante sobre lo que significan las “nuevas masculinidades” – un término que a mí al menos me genera el rechazo propio de las etiquetas que no transcienden lo políticamente correcto y que en este caso incluso pueden seguirle el juego al patriarcado -, me resulta muy complicado precisar en qué consiste ser un hombre “nuevo”. Resulta mucho más fácil, como en tantos otros debates complejos, especificar lo que en todo caso no debería formar parte de un nuevo entendimiento de la virilidad, despojada al fin de lastres machistas y dispuesta a transitar por senderos en los que sea posible la equivalencia de mujeres y hombres. En este sentido, resulta tremendamente didáctico usar referentes de la vida pública para señalar justamente lo que no debería ser un hombre del siglo XXI. Un territorio, el de la vida pública, que todavía hoy está  casi enteramente poblado por sujetos que visten cómodamente el traje de la “masculinidad hegemónica” y que …

CARTA A MI HIJO EN SU 15 CUMPLEAÑOS

De aquel día frío de noviembre recuerdo sobre todo las hojas amarillentas del gran árbol que daba justo a la ventana en la que por primera vez vi el sol  reflejándose en tus ojos muy abiertos.Siempre que paseo por allí miro hacia arriba y siento que justo en ese lugar, con esos colores de otoño, empezamos a escribir el guión que tú y yo seguimos empeñados en ver convertido en una gran película. Nunca nadie me advirtió de la dificultad de la aventura, ni por supuesto nadie me regaló un manual de instrucciones. Tuve que ir equivocándome una y otra vez, desde el primer biberón a la pequeña regañina por los deberes mal hechos, desde mi torpeza al peinar tu flequillo a mis dudas cuando no me reconozco como padre autoritario. Desde aquel 27 de noviembre, que siento tan cerca como el olor que desde aquel día impregnó toda nuestra casa, no he dejado de aprender, de escribir borradores y de romperlos luego en mil pedazos, de empezar de cero cada vez que la vida nos ponía frente a un nuevo desa…

MEDEA, LA AMANTE QUE GRITA.

Medea es Aitana y Aitana es Medea. La actriz interpreta a la amante despechada, a la "mala madre", a la hechicera que es víctima de un mundo de hombres, con cada centímetro de su cuerpo: desde los dedos de los pies descalzos hasta el último cabello de su cabeza Aitana es Medea. Desde la dulzura del cuento se eleva al grito del drama y lo hace dejando que el cuerpo exprese todas las emociones. No solo la voz, sino también los brazos, las piernas, la espalda, el vientre, todo ella se hace mujer desgarrada para explicarle al público, ese coro silencioso, los argumentos de su dolor.
La Medea que, partiendo del texto de Séneca, ha hecho Andrés Lima es más mujer que mito y eso lo subraya Aitana Sánchez Gijón con una interpretación en la que se sitúa a una altura humana. A diferencia de la recreada por Plaza y Molina Foix hace un par de años en Mérida, y en la que Ana Belén parecía más que Medea una gran dama del teatro disfrazada de diosa, en esta puesta en escena nos encontramos c…