Ir al contenido principal

VULNERABILIDAD PÚBLICA

La dimisión de Esperanza Aguirre me sugiere muchos elementos para la reflexión, aunque hay uno que me llama especialmente la atención por la "lectura de género" que es posible realizar. Aunque sería de ilusos desconocer los factores políti
cos que habrán condicionado su decisión, yo sí que me creo, y no pongo tan en duda como he escuchado desde ayer a muchos medios (sobre todo "de la oposición"), sus motivos personales y familiares. Lo que ocurre es que estamos muy poco habituados a dos cosas. En primer lugar, a que un político o política presente la dimisión. Cuando deberíamos asumir por fin que es contrario a la salud democrática que cualquiera, por bueno que sea, ocupe cargos públicos durante 30 años como Esperanza y otros muchos. En segundo lugar, en este mundo tan patriarcal, y en el que el poder sigue siendo muy masculino, no es muy habitual que se esgriman ese tipo de motivos para abandonar la "cosa pública". No me imagino a casi ningún político hombre diciendo que abandona la política porque quiere pasar más tiempo con sus nietos. Esperanza Aguirre, con la que no comparto ideológicamente nada y que en muchas ocasiones me parece que ha tenido actuaciones muy censurables, ha sido todo un ejemplo de cómo ha gestionado ante "el público" su enfermedad y ahora su retirada. Se nos ha mostrado, pese a su dureza aparente de animal político, como un ser vulnerable. Y eso es algo que la mayoría de los machitos que se dedican a lo público están lejos de poder y querer demostrar ante una sociedad que identifica poder con masculinidad y heroísmo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

RAFAEL HERNANDO: EL HOMBRE QUE NO DEBERÍAMOS SER.

Siempre que en algunas jornadas se plantea el interrogante sobre lo que significan las “nuevas masculinidades” – un término que a mí al menos me genera el rechazo propio de las etiquetas que no transcienden lo políticamente correcto y que en este caso incluso pueden seguirle el juego al patriarcado -, me resulta muy complicado precisar en qué consiste ser un hombre “nuevo”. Resulta mucho más fácil, como en tantos otros debates complejos, especificar lo que en todo caso no debería formar parte de un nuevo entendimiento de la virilidad, despojada al fin de lastres machistas y dispuesta a transitar por senderos en los que sea posible la equivalencia de mujeres y hombres. En este sentido, resulta tremendamente didáctico usar referentes de la vida pública para señalar justamente lo que no debería ser un hombre del siglo XXI. Un territorio, el de la vida pública, que todavía hoy está  casi enteramente poblado por sujetos que visten cómodamente el traje de la “masculinidad hegemónica” y que …

CARTA A MI HIJO EN SU 15 CUMPLEAÑOS

De aquel día frío de noviembre recuerdo sobre todo las hojas amarillentas del gran árbol que daba justo a la ventana en la que por primera vez vi el sol  reflejándose en tus ojos muy abiertos.Siempre que paseo por allí miro hacia arriba y siento que justo en ese lugar, con esos colores de otoño, empezamos a escribir el guión que tú y yo seguimos empeñados en ver convertido en una gran película. Nunca nadie me advirtió de la dificultad de la aventura, ni por supuesto nadie me regaló un manual de instrucciones. Tuve que ir equivocándome una y otra vez, desde el primer biberón a la pequeña regañina por los deberes mal hechos, desde mi torpeza al peinar tu flequillo a mis dudas cuando no me reconozco como padre autoritario. Desde aquel 27 de noviembre, que siento tan cerca como el olor que desde aquel día impregnó toda nuestra casa, no he dejado de aprender, de escribir borradores y de romperlos luego en mil pedazos, de empezar de cero cada vez que la vida nos ponía frente a un nuevo desa…

MEDEA, LA AMANTE QUE GRITA.

Medea es Aitana y Aitana es Medea. La actriz interpreta a la amante despechada, a la "mala madre", a la hechicera que es víctima de un mundo de hombres, con cada centímetro de su cuerpo: desde los dedos de los pies descalzos hasta el último cabello de su cabeza Aitana es Medea. Desde la dulzura del cuento se eleva al grito del drama y lo hace dejando que el cuerpo exprese todas las emociones. No solo la voz, sino también los brazos, las piernas, la espalda, el vientre, todo ella se hace mujer desgarrada para explicarle al público, ese coro silencioso, los argumentos de su dolor.
La Medea que, partiendo del texto de Séneca, ha hecho Andrés Lima es más mujer que mito y eso lo subraya Aitana Sánchez Gijón con una interpretación en la que se sitúa a una altura humana. A diferencia de la recreada por Plaza y Molina Foix hace un par de años en Mérida, y en la que Ana Belén parecía más que Medea una gran dama del teatro disfrazada de diosa, en esta puesta en escena nos encontramos c…