Ir al contenido principal

CONTRA LA INDECENCIA

DIARIO CÓRDOBA, 16 de julio de 2012


El filósofo Avisahi Margalit sostiene que una sociedad decente es aquella cuyas instituciones no humillan a ninguno de sus miembros. Si aplicáramos dicho test a nuestra democracia me temo que las conclusiones nos llevarían directamente a la UVI, sobre todo si analizamos los comportamientos y actitudes de nuestros representantes en los últimos meses. Porque en el estado de excepción democrática que nos encontramos, en el que se están arrasando las exigencias del un Estado constitucional, nuestra clase política está dando muestras más que suficientes de ineficacia, irresponsabilidad y, lo que es peor, de indecencia.
La imagen de los diputados del PP aplaudiendo los últimos recortes, y no digamos la actuación estelar de la diputada Fabra, constituyen la imagen más contundente de los niveles de indignidad y desvergüenza a los que ha llegado la mayoría de nuestros representantes. Demostrándonos que, más allá de la crisis económica, la más angustiosa crisis que nos azota es la de nuestro sistema democrático, articulado sobre las todopoderosas maquinarias partidistas y sobre una concepción de la política como profesión. La democracia de partidos ha anulado los contrapesos que en teoría debería suponer la división de poderes, ha reducido al mínimo la eficacia del sistema parlamentario y, sobre todo, ha alimentado una clase política que me resisto a asumir que sea la que nos merecemos.
La altura ética y la capacidad resolutiva de cualquier político debe demostrarse muy especialmente en las situaciones críticas. Es en ellas cuando se pone a prueba su liderazgo, su capacidad comunicativa, su conexión incluso emocional con el pueblo que lo ha elegido. En nuestro caso, la situación catastrófica que vivimos nos está demostrando, sin embargo, la carencia de todos esos valores en quienes tienen que tomar decisiones, los cuales, por el contrario, no dudan en traicionar el programa que les llevó al gobierno. Una traición que sería más que suficiente para que presentaran la inmediata dimisión.
Porque si bien es cierto que las urnas les otorgaron una legitimidad de origen, la de ejercicio la han perdido en los escasos meses que llevan el poder. Si a eso añadimos que el principal partido de la oposición está hundido en el pozo de su propio ombligo, es fácil encontrar razones más que suficientes para que los ciudadanos nos encontremos jodidos e indignados.
En un momento en el que se están pidiendo tantos sacrificios, los cuales afectan sobre todo a los sectores más vulnerables de la sociedad y apenas tienen incidencia paradójicamente en los que han sido responsables del desastre, nuestros políticos deberían ser más ejemplares que nunca, y no solo en sus comportamientos sino también en la mira de sus actuaciones. De esa manera la ciudadanía, aún sufriéndolas, comprendería mejor las medidas adoptadas y, como mínimo, rebajaría sus niveles de indignación. Algo que, sin embargo, no está sucediendo. Más bien al contrario, mientras que se nos recorta a los de siempre, comprobamos cómo no se acomete ninguna reforma estructural de nuestro desmesurado Estado autonómico, cómo se mantienen los largos listados de enchufados varios en todas las administraciones, cómo los que entienden la política como una forma de empleo no renuncian a sus pensiones vitalicias y demás prebendas, cómo se prorrogan órganos inútiles y cargos prescindibles o cómo no se exigen responsabilidades políticas, e incluso penales, a los que han contribuido a cavar el agujero en el que nos encontramos.
Por todo ello, y ante la ineficacia probada de los mecanismos democráticos pervertidos por los partidos, es el momento de que los ciudadanos pasemos de la indignación a la rebelión. Que despertemos de la anestesia que con tanta vaselina nos han ido introduciendo en los tiempos de bonanza y que seamos capaz de movilizarnos con el mismo ímpetu que lo hacemos cuando gana la Roja. De lo contrario, también nosotros pecaremos de indecencia y, por lo tanto, de complicidad con los que, en vez de llorar, aplauden nuestra desgracia.

Comentarios

  1. No se porqué, pero ésta tipeja me recuerda a Marine le Pen y su Papá fascista, un especimen de Barbie con reminiscencias de Isabel Tocino. A partir de ahi, lo más preocupante es que el partido al cual pertenece la niña y su papá siga teniendo un apoyo en las urnas significativo. Parece que para muchos, la mentira sigue teniendo efectos alucinógenos...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

RAFAEL HERNANDO: EL HOMBRE QUE NO DEBERÍAMOS SER.

Siempre que en algunas jornadas se plantea el interrogante sobre lo que significan las “nuevas masculinidades” – un término que a mí al menos me genera el rechazo propio de las etiquetas que no transcienden lo políticamente correcto y que en este caso incluso pueden seguirle el juego al patriarcado -, me resulta muy complicado precisar en qué consiste ser un hombre “nuevo”. Resulta mucho más fácil, como en tantos otros debates complejos, especificar lo que en todo caso no debería formar parte de un nuevo entendimiento de la virilidad, despojada al fin de lastres machistas y dispuesta a transitar por senderos en los que sea posible la equivalencia de mujeres y hombres. En este sentido, resulta tremendamente didáctico usar referentes de la vida pública para señalar justamente lo que no debería ser un hombre del siglo XXI. Un territorio, el de la vida pública, que todavía hoy está  casi enteramente poblado por sujetos que visten cómodamente el traje de la “masculinidad hegemónica” y que …

MARIE CURIE: Las más inteligente entre los hombres

Siempre que hago la pregunta entre mi alumnado de cuántas mujeres científicas conocen, como mucho me responden que a Marie Curie. Sucede igual cuando les pregunto por filósofas, ensayistas o incluso escritoras: es milagroso que conozcan más de una. Esta simple prueba nos demuestra cómo ellas continúan siendo invisibles en una historia escrita por los hombres y en una educación que sigue teniendo, me temo, una mirada radicalmente androcéntrica. Las mujeres siguen sin "estar", lo cual tiene, entre otras terribles consecuencias, que las más jóvenes carecen de referentes. Es decir, para que ellas sepan en lo que pueden convertirse necesitan también ejemplos que les marquen el camino. Algo que a nosotros, los chicos, no nos pasa, ya que de entrada tenemos referentes a los que seguir en todos los campos y muy especialmente en aquellos que suponen ejercicio de poder y autoridad.
Por todo ello tenía tantas ganas de ver la reciente película que una directora alemana Marie Noëlle ha re…

50 PRIMAVERAS: CUANDO "YA NO ERES UNA MUJER".

Como  Aurore le comenta a su hija adolescente en una de las escenas de la película, cuando a una chica le llega la regla se le dice "ya eres una mujer". ¿Y qué ocurre cuándo la regla se va? En este diálogo se resume a la perfección lo que 50 primaveras nos plantea con un tono de comedia simpática y desenfada: la invisibilidad de las mujeres cuando rebasan una cierta edad, las mayores dificultades que la sociedad les plantea para poder rehacer sus vidas o inventarse proyectos nuevos, la evidente discriminación que por razón de los años se suma a la de género y a la de otras muchas circunstancias que hacen que ellas lo sigan teniendo más complicado que nosotros  (en una escena incluso se explica de manera muy didáctica qué es eso de la discriminación interseccional). Entre otras cosas, porque para nosotros los años no acaban siendo un lastre similar sino que incluso se convierten en una garantía de prestigio, atractivo y poder. De ahí que, como también se pone en solfa en la c…