Ir al contenido principal

DON DRAPER

Anoche terminé de ver la quinta temporada de MAD MEN y, además de corroborar que es una de las mejores series de los últimos tiempos, certifiqué la inmensa capacidad de seducción de su personaje principal: Don Draper. En un final muy abierto, como el de todas las temporadas, intuimos que Don vuelve a ser el de siempre, tras unos capítulos en los que lo hemos visto ciertamente acomodado en una inusual serenidad. Vuelve a ser, o al menos intuimos que se lo plantea, el macho triunfador y conquistador, el depredador sexual, el seductor nato. El que enciende los cigarrillos como nadie y el que con esa mirada turbia es capaz de desarmar a cualquiera.

Uno de los aspectos más interesantes de la serie es la mirada de género que plantea, en cuanto que nos dibuja a unos hombres y mujeres que en un determinado momento y lugar - la América de los 60, la misma en que Betty Friedan da un salto en el feminismo con su "Mística de la feminidad" - nos pueden servir de prototipo de lo masculino y lo femenino en una sociedad patriarcal. Todos los hombres de la serie - "All the king`s men", podría titularse, como el título original del clásico que aquí se llamó "El político" - están enclaustrados en el modelo de hombre patriarcal: competitivo, fuerte, racional, seductor. El sujeto y el productor por excelencia. Están además ubicados en un contexto profesional, el de la publicidad, que constituye uno de los baluartes de la triple conexión capitalismo-democracia-patriarcado. Junto a ellos, dos tipos de mujeres. Las que responden al canon tradicional: la esposa, la señora de, esas mujeres que en algunos casos empiezan a sufrir lo que Friedan llamó "el mal que no tiene nombre" (la mujer de Don es el mejor ejemplo). Por otro lado, las que empiezan a romper barreras y quieren construirse una identidad no sujeta a los patrones tradicionales, siendo sujetos y no "sujetas". Mujeres que quieren triunfar en lo profesional y autónomas también en lo privado. No simples objetos sino partícipes y decisoras. Dueñas de su vida profesional y personal, de su cuerpo y su sexualidad. Como, no sin dificultades, lo trata de ser uno de los personajes más interesantes de la serie: Peggy Olson. Entre ambas, mujeres que son prisioneras de su lugar en el mundo y que acaban inspirándonos una gran ternura, como la eficaz y seductora Joan. Una víctima más de un mundo de hombres por más que siempre nos ofrezca esa apariencia de fortaleza y control de la situación. De alguna forma, Joan representa las mujeres que se quedan en la frontera entre las que siguieron su rol tradicional y las que se atrevieron a dar el salto a otros territorios de mayor libertad.

A medida que avanza la serie, y muy especialmente en esta última temporada, los guionistas también nos presentan poco a poco el otro lado de esa "normativa hegemónica de género" que nos atenaza a los varones. La masculinidad también es un carga, genera ansiedad, nos exige mostrarnos siempre como machos triunfadores ante los demás. Soportamos mal el fracaso, la soledad, no se nos permite sentirnos vulnerables. Hay muchos momentos en esta última temporada en que vemos a algunos de los protagonistas prisioneros de sí mismos, en la cárcel de su cuerpo y de las exigencias de género. Varones que difícilmente superan el fracaso profesional, la derrota en el amor o la enfermedad que carcome su heroísmo. De ahí que no nos sorprenda el suicidio de uno de uno de los protagonistas o los bandazos emocionales de otros. 

Y, sin duda, pese a sus aristas, pese a que en muchas ocasiones actúe como un auténtico "cabronazo", uno de los mayores aciertos de la serie, también en esta última temporada, es cómo está dibujado e interpretado el personaje de Don Draper. Aún con sus defectos, nos seduce a todos, a mujeres y a hombres. Todos y  todas caemos en sus garras. Se lo perdonamos todo. Y a ver quién se atreve a confesar que no le gustaría ser como él o bien, al mismo tiempo o como alternativa, acostarse con él.  

En estas vacaciones que para mí ahora comienzan, mi gran pena no es la prima de riesgo sino la larga  espera que sufriré hasta que por alguna vía me lleguen los episodios de una nueva temporada...


Comentarios

  1. Veo, compa Octavio, que estás aquejado de ese virus tan extendido que es el de la pasión por esta serie de culto, de la cual (y lo confieso no sin una mezcla rarilla de pena y vergüenza) no he visto ni un mísero trailer (para mi pesar, me quedé anclado en Los Soprano…). Está claro que ya voy tardando, y mucho…

    Un abrazo y hasta pronto.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

RAFAEL HERNANDO: EL HOMBRE QUE NO DEBERÍAMOS SER.

Siempre que en algunas jornadas se plantea el interrogante sobre lo que significan las “nuevas masculinidades” – un término que a mí al menos me genera el rechazo propio de las etiquetas que no transcienden lo políticamente correcto y que en este caso incluso pueden seguirle el juego al patriarcado -, me resulta muy complicado precisar en qué consiste ser un hombre “nuevo”. Resulta mucho más fácil, como en tantos otros debates complejos, especificar lo que en todo caso no debería formar parte de un nuevo entendimiento de la virilidad, despojada al fin de lastres machistas y dispuesta a transitar por senderos en los que sea posible la equivalencia de mujeres y hombres. En este sentido, resulta tremendamente didáctico usar referentes de la vida pública para señalar justamente lo que no debería ser un hombre del siglo XXI. Un territorio, el de la vida pública, que todavía hoy está  casi enteramente poblado por sujetos que visten cómodamente el traje de la “masculinidad hegemónica” y que …

CARTA A MI HIJO EN SU 15 CUMPLEAÑOS

De aquel día frío de noviembre recuerdo sobre todo las hojas amarillentas del gran árbol que daba justo a la ventana en la que por primera vez vi el sol  reflejándose en tus ojos muy abiertos.Siempre que paseo por allí miro hacia arriba y siento que justo en ese lugar, con esos colores de otoño, empezamos a escribir el guión que tú y yo seguimos empeñados en ver convertido en una gran película. Nunca nadie me advirtió de la dificultad de la aventura, ni por supuesto nadie me regaló un manual de instrucciones. Tuve que ir equivocándome una y otra vez, desde el primer biberón a la pequeña regañina por los deberes mal hechos, desde mi torpeza al peinar tu flequillo a mis dudas cuando no me reconozco como padre autoritario. Desde aquel 27 de noviembre, que siento tan cerca como el olor que desde aquel día impregnó toda nuestra casa, no he dejado de aprender, de escribir borradores y de romperlos luego en mil pedazos, de empezar de cero cada vez que la vida nos ponía frente a un nuevo desa…

MEDEA, LA AMANTE QUE GRITA.

Medea es Aitana y Aitana es Medea. La actriz interpreta a la amante despechada, a la "mala madre", a la hechicera que es víctima de un mundo de hombres, con cada centímetro de su cuerpo: desde los dedos de los pies descalzos hasta el último cabello de su cabeza Aitana es Medea. Desde la dulzura del cuento se eleva al grito del drama y lo hace dejando que el cuerpo exprese todas las emociones. No solo la voz, sino también los brazos, las piernas, la espalda, el vientre, todo ella se hace mujer desgarrada para explicarle al público, ese coro silencioso, los argumentos de su dolor.
La Medea que, partiendo del texto de Séneca, ha hecho Andrés Lima es más mujer que mito y eso lo subraya Aitana Sánchez Gijón con una interpretación en la que se sitúa a una altura humana. A diferencia de la recreada por Plaza y Molina Foix hace un par de años en Mérida, y en la que Ana Belén parecía más que Medea una gran dama del teatro disfrazada de diosa, en esta puesta en escena nos encontramos c…