Ir al contenido principal

CARMINA O REVIENTA: LA VIDA DE VERDAD

A todas las madres

Con esta dedicatoria terminan los títulos de crédito de la primera película de Paco León, justo antes de que nos regale la sorpresa de una escena final que deja claro, para quien a esas alturas no lo tuviera, el mucho talento de los Barrios-León.  Este experimento cinematográfico - uno no sabe muy bien si es pura ficción, documental o un falso documental - tiene dentro de sus poco más de 70 minutos de duración mucho más talento, fuerza y vida que la mayoría de las películas que arrasan en  las taquillas. Este retrato de una "madre coraje" - pero no sólo, porque lo es también de todo un microcosmos en el que juegan un papel esencial los secundarios - nos interpela a las emociones, a las tripas, para mostrarnos una mirada tierna y al mismo tiempo descarnada sobre esa vida cotidiana que con frecuencia es tan puñetera. Y lo hace a través del derroche de una mujer que, como tantas otras en todos los tiempos, es la que lleva el timón de una familia que sin su brújula estaría no ya a la deriva sino perdida en las profundidades. Lo que realmente nos es está contando Paco León, con humor pero también con el dramatismo que hay tras las sonrisas, es la historia de esos matriarcados no explícitos, no reconocidos, en los que son las mujeres las que demuestran más valentía, poderío y lucidez que unos hombres atrapados en el personaje que los define.   En este sentido, el monólogo del marido de Carmina podría sustituir a las muchas páginas que en los últimos años se están escribiendo sobre el varón patriarcal. Un hombre que, finalmente, nos inspira cierta ternura porque descubrimos con facilidad que es un desgraciado, un "pobre hombre", víctima de sí mismo y del orden patriarcal que no se atrevió o no pudo desafiar.

Carmina es, por una parte, prisionera de un mundo que le ha tocado vivir y que le ha asignado un determinado lugar, pero al mismo tiempo es una mujer que se sirve de las reglas de ese mundo para saltárselas. Para ponerlas a su favor. Para hacer algo de justicia en medio de unas estructuras que normalmente no están de su parte. Y lo hace con esa sagacidad propia de las mujeres que siempre han tenido que urdir mil tramas para sobrevivir. Y con esa concepción de su función protectora y reparadora de la que tanto saben las que llevan siglos dedicadas a cuidar de los demás, incluso a veces olvidándose de cuidar de ellas mismas.

Es evidente que la tremenda fuerza de esta película, más allá de su más que notable guión y dirección de un talentoso Paco León, radica en la mujer que nos seduce desde su primera aparición. Las que nos hace partícipes de sus monólogos mientras que se come una bandeja entera de yogures, la que nos transmite su alegría y sus pesares, la que nos interpela como si todos los espectadores fuéramos la cabra Marifé.  Y aunque la historia está llena de momentos desternillantes - esa conversación impagable con la amiga mitómana, la visita al hospital tras el lavado de vagina - , en el fondo de la guasa existe un poso intenso, melodramático, incluso angustioso.  Porque lo que la película nos está contando es la dureza de la vida, la dureza y su belleza, y el terrible ejercicio del ser humano para no dejarse engullir por ella. Hay, además, un retrato lleno de sutilezas sobre una manera de entender la familia, la sociedad, las relaciones, que es fácil reconocer en los pueblos y ciudades del Sur. Sin caer en el tópico ni el chovinismo, Paco León también nos está retratando como colectividad.  Aunque esa imagen queda en un muy segundo lugar ante la fuerza arrolladora de una Carmina que, con su desgarro, con su pintura corrida, con sus kilos demás, nos seduce al insistirnos que, pese a todo, la vida merece la pena. Una lección que, indudablemente, muchas madres coraje como ella nos pueden enseñar. 


Comentarios

  1. Bello análisis, como siempre. Uno va al cine por recomendación de familia o amigos o porque la publicidad así lo impone. Prefiero seguir lo "primero". Es la mejor referencia.

    ResponderEliminar
  2. Magnífico texto, compa Octavio; incides en una dimensión social, o colectiva, en la que ya no había reparado tanto, la verdad, mientras veía la peli (quizá subyugado, o engatusado, por ese poderío desvergonzado que se marca doña Carmina; supongo...). Pero se trata de un apunte indispensable para entender bien y al completo una propuesta tan sui géneris como ésta.

    Un fuerte abrazo y buena semana.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

CARTA DE MARÍA MAGDALENA, de José Saramago

De mí ha de decirse que tras la muerte de Jesús me arrepentí de lo que llamaban mis infames pecados de prostituta y me convertí en penitente hasta el final de la vida, y eso no es verdad. Me subieron desnuda a los altares, cubierta únicamente por el pelo que me llegaba hasta las rodillas, con los senos marchitos y la boca desdentada, y si es cierto que los años acabaron resecando la lisa tersura de mi piel, eso sucedió porque en este mundo nada prevalece contra el tiempo, no porque yo hubiera despreciado y ofendido el cuerpo que Jesús deseó y poseyó. Quien diga de mí esas falsedades no sabe nada de amor.  Dejé de ser prostituta el día que Jesús entró en mi casa trayendo una herida en el pie para que se la curase, pero de esas obras humanas que llaman pecados de lujuria no tendría que arrepentirme si como prostituta mi amado me conoció y, habiendo probado mi cuerpo y sabido de qué vivía, no me dio la espalda. Cuando, porque Jesús me besaba delante de todos los discípulos una y muchas ve…

CARTA A MI HIJO EN SU 15 CUMPLEAÑOS

De aquel día frío de noviembre recuerdo sobre todo las hojas amarillentas del gran árbol que daba justo a la ventana en la que por primera vez vi el sol  reflejándose en tus ojos muy abiertos.Siempre que paseo por allí miro hacia arriba y siento que justo en ese lugar, con esos colores de otoño, empezamos a escribir el guión que tú y yo seguimos empeñados en ver convertido en una gran película. Nunca nadie me advirtió de la dificultad de la aventura, ni por supuesto nadie me regaló un manual de instrucciones. Tuve que ir equivocándome una y otra vez, desde el primer biberón a la pequeña regañina por los deberes mal hechos, desde mi torpeza al peinar tu flequillo a mis dudas cuando no me reconozco como padre autoritario. Desde aquel 27 de noviembre, que siento tan cerca como el olor que desde aquel día impregnó toda nuestra casa, no he dejado de aprender, de escribir borradores y de romperlos luego en mil pedazos, de empezar de cero cada vez que la vida nos ponía frente a un nuevo desa…

EL HOMBRE CON UNA VENTANA EN EL PECHO

La primera vez que viajé a Florencia estaba obsesionado por tener una habitación con vistas, como en la novela de Forster, como en  la película de Ivory. Yo era también por entonces un poco como Lucy, la protagonista. Italia, como a ella, me deslumbró e iluminó buena parte de las habitaciones que yo tenía a media luz. Sin embargo, tuvieron que pasar muchos años para que me diera cuenta de que lo importante no era tanto encontrar esas habitaciones con vistas sino tener tú mismo la capacidad de romper cualquier muro. Las murallas del poema de Kavafis. Tuve, claro, que vivir y sufrir, que equivocarme, que subir escaleras empinadas y de, al fin, atreverme a vivir con la misma pasión que Lucy tocaba el piano.

Él llegó a mi vida justo en el momento en el que pensé que mi futuro estaría hecho de soledades y de deseos fugaces. De películas de hora y media y no de novelones con cientos de páginas. Estaba a punto de resignarme a vivir en esa permanente inquietud que supone saberte libre pero sol…