Ir al contenido principal

SOSTIENE PEREIRA (la noche del 25M)


DIARIO CÓRDOBA, 26-3-2012
Sostiene Pereira que el domingo ha sido gris y tristón. La atmósfera ha estado pesada y la luz parecía más de otoño que de primavera. Sostiene Pereira que una profunda melancolía lo ha tenido prisionero durante todo el día, como si le faltara aire para respirar y le resultara imposible mirar hacia el futuro. Ni siquiera ha logrado dormir la siesta y ha escuchado con envidia que Griñán lo hiciera durante más de dos horas. La calle ha estado silenciosa como cualquier domingo y él, durante toda la mañana, estuvo pensándose si cruzarla y entrar en el colegio electoral. Recordando sus luchas libertarias, su compromiso de años, la historia que durante todo el día ha estado removiéndole las tripas. Contemplando con bastante angustia el mapa azulado y omnipotente. Acariciando con sus dedos rígidos por la artrosis sus viejos periódicos, su maletín lleno de recuerdos, la fotografía de la compañera que nunca dejó de hablarle y que hoy parecía insistirle en que no faltara a su deber cívico.
Sostiene Pereira, mientras sigue emocionado la competición de los porcentajes, que la democracia no es sólo un juego sino también un modo de vida, una arquitectura ética y una herramienta para la construcción de horizontes. Por ello siente que en estos últimos tiempos su ideal ha sido sacudido no sólo por vientos neoliberales que la empequeñecen sino también por unos responsables públicos que parecen haber olvidado que su deber es vivir para y no de la política. Sostiene el viejo luchador, cuando contempla cómo el rojo avanza por el Sur, que ojalá los resultados sirvan para que la izquierda se plantee de una vez por todas su lugar en el mundo, la responsabilidad enorme que asume frente a la ley del más fuerte y el rumbo que deberá liderar en forma de políticas que nos salven del miedo y la incertidumbre.
Sostiene Pereira que, pese a las corrupciones, la mediocridad de las listas y la ausencia de un proyecto ilusionante, la izquierda se ha mantenido firme, como esa isla última en la que naufragar y hacer posible, una vez más, el milagro de multiplicar los panes y los peces. Ahora sólo espera que mañana los periódicos no digan que el pueblo andaluz se ha equivocado o que ha sido prisionero de sus servidumbres. Al tiempo que ansía contemplar la dimisión inmediata de Arenas y de todos los que le acompañaron en décadas de fracasos, espera con la ilusión de un niño que el partido socialista asuma que, pese a tanto error en su estrategia y en su liderazgo, la ciudadanía ha vuelto a otorgarle un voto de esperanza. Y que han sido muchos y muchas los que se han quedado en casa, o se han tapado la nariz al coger la papeleta o han pensado desde el corazón que ya sabemos que tiene razones que la razón no entiende.
Sostiene Pereira que, sin esperarlo, esta noche la saudade , si bien no ha desaparecido, se ha refugiado en un rincón en el que espera, como mínimo, anestesiarla. No puede evitar que un reguero de tímida alegría, cauta y madura, le recorra el cuerpo del que se resiste a darlo todo por perdido. Siente hasta una cierta ternura por las palabras torpes y adelantas de Antonio Sanz y por todos los que, como él, olvidaron que son las urnas las que tienen la última palabra. Sostiene Pereira, mientras se prepara su omelette a las finas hierbas, que continúan los tiempos difíciles aunque espera que todos aprendan las lecciones de esta noche democrática. En la que, despejada la melancolía, recuerda la mirada frágil de Tabucchi y la brisa de corazón que un día le cantara Dulce Ponte

Comentarios

Entradas populares de este blog

RAFAEL HERNANDO: EL HOMBRE QUE NO DEBERÍAMOS SER.

Siempre que en algunas jornadas se plantea el interrogante sobre lo que significan las “nuevas masculinidades” – un término que a mí al menos me genera el rechazo propio de las etiquetas que no transcienden lo políticamente correcto y que en este caso incluso pueden seguirle el juego al patriarcado -, me resulta muy complicado precisar en qué consiste ser un hombre “nuevo”. Resulta mucho más fácil, como en tantos otros debates complejos, especificar lo que en todo caso no debería formar parte de un nuevo entendimiento de la virilidad, despojada al fin de lastres machistas y dispuesta a transitar por senderos en los que sea posible la equivalencia de mujeres y hombres. En este sentido, resulta tremendamente didáctico usar referentes de la vida pública para señalar justamente lo que no debería ser un hombre del siglo XXI. Un territorio, el de la vida pública, que todavía hoy está  casi enteramente poblado por sujetos que visten cómodamente el traje de la “masculinidad hegemónica” y que …

CARTA DE MARÍA MAGDALENA, de José Saramago

De mí ha de decirse que tras la muerte de Jesús me arrepentí de lo que llamaban mis infames pecados de prostituta y me convertí en penitente hasta el final de la vida, y eso no es verdad. Me subieron desnuda a los altares, cubierta únicamente por el pelo que me llegaba hasta las rodillas, con los senos marchitos y la boca desdentada, y si es cierto que los años acabaron resecando la lisa tersura de mi piel, eso sucedió porque en este mundo nada prevalece contra el tiempo, no porque yo hubiera despreciado y ofendido el cuerpo que Jesús deseó y poseyó. Quien diga de mí esas falsedades no sabe nada de amor.  Dejé de ser prostituta el día que Jesús entró en mi casa trayendo una herida en el pie para que se la curase, pero de esas obras humanas que llaman pecados de lujuria no tendría que arrepentirme si como prostituta mi amado me conoció y, habiendo probado mi cuerpo y sabido de qué vivía, no me dio la espalda. Cuando, porque Jesús me besaba delante de todos los discípulos una y muchas ve…

CARTA A MI HIJO EN SU 15 CUMPLEAÑOS

De aquel día frío de noviembre recuerdo sobre todo las hojas amarillentas del gran árbol que daba justo a la ventana en la que por primera vez vi el sol  reflejándose en tus ojos muy abiertos.Siempre que paseo por allí miro hacia arriba y siento que justo en ese lugar, con esos colores de otoño, empezamos a escribir el guión que tú y yo seguimos empeñados en ver convertido en una gran película. Nunca nadie me advirtió de la dificultad de la aventura, ni por supuesto nadie me regaló un manual de instrucciones. Tuve que ir equivocándome una y otra vez, desde el primer biberón a la pequeña regañina por los deberes mal hechos, desde mi torpeza al peinar tu flequillo a mis dudas cuando no me reconozco como padre autoritario. Desde aquel 27 de noviembre, que siento tan cerca como el olor que desde aquel día impregnó toda nuestra casa, no he dejado de aprender, de escribir borradores y de romperlos luego en mil pedazos, de empezar de cero cada vez que la vida nos ponía frente a un nuevo desa…