Ir al contenido principal

LA INVENCIÓN DE HUGO, LA REINVENCIÓN DE LA MAGIA

Sólo uno de los grandes como Martin Scorsese podría haber hecho un homenaje al cine - y a la literatura - tan sentido como esta "invención de Hugo". Todo en esta película funciona como una perfecta maquinaria de relojería - no en vano, el protagonista se ocupa de mantener en funcionamiento los relojes de una estación - y cada fotograma está hecho con la precisión de un artesano y con el amor de alguien que lleva décadas consagrado al séptimo arte.  Cada aspecto de la película está tan cuidado que el único efecto negativo que provoca en ocasiones es el derivado de una cierta frialdad. Cuesta entrar en este laberinto de sensaciones pero, una vez dentro, es imposible no dejarse arrastrar por la magia. La de una película que es una intensa y luminosa declaración de amor al cine ( de ahí que podría funcionar como la cara B de The artist, las dos películas que han acaparado mayor número de Oscars en un año en el que parece que la crisis nos hace mirar hacia tiempos ¿mejores?).

El encuentro, y la recuperación, del mítico George Mélies está inserto en un cuento en el que, como en cualquier buena narración, se mezclan niños solitarios, ogros que los persiguen y llaves mágicas. De fondo,   la lucha por el tiempo y la nostalgia del padre que no está. Es decir, las carencias vitales y la magia como bálsamo para nuestras heridas. El que encontramos en una biblioteca - en los libros de Julio Verne, en Robin Hood - y en la sala oscura de un cine. Un paraíso posible, habitado por hadas, sirenas y monstruos. Como el imaginado por Mélies. Como el que después de él tantos continuaron convirtiendo en una ventana por la que salir volando hacia la luna.

Al final, Hugo e Isabel terminan victoriosos su aventura. Han sido capaces de recuperar lo que los monstruos  - es decir, la envidia, la guerra, la ceguera - trataron de convertir en cenizas. De esta manera, le ganan el pulso al tiempo y a la tristeza. Y nos redescubren que el cine es también un medio para hacer realidad nuestros sueños. Como el de Hugo que, a través de un autómata, recibe un mensaje misterio del padre que se fue. Con el que leía a Julio Verne y se reía viendo a Harold Lloyd.  El padre que le enseñó el amor por los libros y las películas.

Escuchando la preciosa banda sonora de Howard Shore, y viendo nevar nieve casi de verdad al lado de Abel, ayer me emocioné al darme cuenta de que todos podemos ser hacedores de magia. Sólo hace falta dejarse llevar por los caminos que las páginas y las pantallas abren ante nosotros. También la paternidad es una manera de dirigir una película o escribir un cuento de dragones y príncipes....

Comentarios

  1. Sentimiento y talento en tus palabras, compa Octavio, que invitan a escaparse a la sala más cercana a disfrutar de él. Scorsese es, quizá, uno de esos contados cineastas en los que áun sigue primando el hálito artístico (a veces con más acierto; a veces, con no tanto…) sobre otras consideraciones (también importantes en este ámbito, donde también pesa, y mucho, la perspectiva económica, pero que no deberían oscurecer el sentido último de la creación). Ojalá ese aliento aún se prolongue por mucho, mucho tiempo…

    Un fuerte abrazo y buena semana.

    ResponderEliminar
  2. Efectivamente Manuel, ... parece ser que la peli ha sido un fracaso de taquilla en EEUU... Lo cual viene a corroborar que Scorsese hace el cine que quiere y que como quiere. O sea, es un creador. Y eso es de subrayar en el marco de una industria llena de clones y de esclavos de la recaudación.
    En Scorsese siempre es posible hallar, hasta en sus errores, una apuesta creativa, innovadora, luminosa.
    Amor al cine en estado puro.
    Gracias por seguirme y por tus comentarios.
    Abrazos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

CARTA DE MARÍA MAGDALENA, de José Saramago

De mí ha de decirse que tras la muerte de Jesús me arrepentí de lo que llamaban mis infames pecados de prostituta y me convertí en penitente hasta el final de la vida, y eso no es verdad. Me subieron desnuda a los altares, cubierta únicamente por el pelo que me llegaba hasta las rodillas, con los senos marchitos y la boca desdentada, y si es cierto que los años acabaron resecando la lisa tersura de mi piel, eso sucedió porque en este mundo nada prevalece contra el tiempo, no porque yo hubiera despreciado y ofendido el cuerpo que Jesús deseó y poseyó. Quien diga de mí esas falsedades no sabe nada de amor.  Dejé de ser prostituta el día que Jesús entró en mi casa trayendo una herida en el pie para que se la curase, pero de esas obras humanas que llaman pecados de lujuria no tendría que arrepentirme si como prostituta mi amado me conoció y, habiendo probado mi cuerpo y sabido de qué vivía, no me dio la espalda. Cuando, porque Jesús me besaba delante de todos los discípulos una y muchas ve…

CARTA A MI HIJO EN SU 15 CUMPLEAÑOS

De aquel día frío de noviembre recuerdo sobre todo las hojas amarillentas del gran árbol que daba justo a la ventana en la que por primera vez vi el sol  reflejándose en tus ojos muy abiertos.Siempre que paseo por allí miro hacia arriba y siento que justo en ese lugar, con esos colores de otoño, empezamos a escribir el guión que tú y yo seguimos empeñados en ver convertido en una gran película. Nunca nadie me advirtió de la dificultad de la aventura, ni por supuesto nadie me regaló un manual de instrucciones. Tuve que ir equivocándome una y otra vez, desde el primer biberón a la pequeña regañina por los deberes mal hechos, desde mi torpeza al peinar tu flequillo a mis dudas cuando no me reconozco como padre autoritario. Desde aquel 27 de noviembre, que siento tan cerca como el olor que desde aquel día impregnó toda nuestra casa, no he dejado de aprender, de escribir borradores y de romperlos luego en mil pedazos, de empezar de cero cada vez que la vida nos ponía frente a un nuevo desa…

EL HOMBRE CON UNA VENTANA EN EL PECHO

La primera vez que viajé a Florencia estaba obsesionado por tener una habitación con vistas, como en la novela de Forster, como en  la película de Ivory. Yo era también por entonces un poco como Lucy, la protagonista. Italia, como a ella, me deslumbró e iluminó buena parte de las habitaciones que yo tenía a media luz. Sin embargo, tuvieron que pasar muchos años para que me diera cuenta de que lo importante no era tanto encontrar esas habitaciones con vistas sino tener tú mismo la capacidad de romper cualquier muro. Las murallas del poema de Kavafis. Tuve, claro, que vivir y sufrir, que equivocarme, que subir escaleras empinadas y de, al fin, atreverme a vivir con la misma pasión que Lucy tocaba el piano.

Él llegó a mi vida justo en el momento en el que pensé que mi futuro estaría hecho de soledades y de deseos fugaces. De películas de hora y media y no de novelones con cientos de páginas. Estaba a punto de resignarme a vivir en esa permanente inquietud que supone saberte libre pero sol…