Ir al contenido principal

QUE NO NOS SALVEN




Portada > Opinión

17/02/2011

Que no nos salven

17/02/2011 OCTAVIO Salazar

Lo dijo Goytisolo en los Encuentros Averroes: necesitamos voces éticas. Nuestra democracia imperfecta reclama más que nunca hombres y mujeres que se rebelen contra la mediocridad, que se muestren libres de ataduras partidistas, que sean capaces de mirar más allá del corto plazo electoral, que crean de verdad en la igualdad y el pluralismo. Ante el cúmulo de despropósitos que se suceden en la vida pública y ante una clase política profesionalizada y esclava de maquinarias oligárquicas es fácil caer en el escepticismo, en la furia castradora, en la comodidad segura de la privacidad. Pero la democracia no puede sobrevivir con una ciudadanía anestesiada y conformista. Necesita de mujeres y hombres comprometidos, críticos, exigentes consigo mismos y con los que los representan. Ahora bien, difícilmente estaremos legitimados para exigir a terceros si nosotros mismos optamos por el silencio cómplice, por el conservadurismo facilón y por la cobardía de no llamar a las cosas por su nombre. Porque en democracia quien calla otorga.
Esta cobardía es especialmente singular en nuestra ciudad. A pesar de llevar como bandera la apuesta por la democracia participativa, en realidad somos una sociedad reaccionaria y pasiva, progresivamente embrutecida y llena de temores frente a los poderes que han ido dibujando un horizonte que a algunos nos da escalofríos. Somos especialistas en crear y alimentar monstruos al tiempo que esperamos permanentemente que alguien nos salve y nos conduzca al paraíso. Pocas ciudades tienen en su memoria reciente personajes paradójicamente tan singulares como Castillejo, Rosa Aguilar o Rafael Gómez. Tan distintos pero tan iguales en su concepción mesiánica del poder y en su visión de los ciudadanos como menores de edad necesitados de tutela. A nadie debería extrañar por tanto que Rafael Gómez aspire a ser alcalde y que incluso logre su acta de concejal el próximo mayo. Durante años fue arropado no sólo por parte de la sociedad civil sino también por instancias públicas que no dudaron en reírle las gracias. Tal vez porque las distancias entre quien promete legalizar todas las parcelas y quien se hizo el ciego ante la construcción de naves ilegales sea menor de la que pensamos.
Tenemos salvadores dentro pero también nos llegan desde fuera. Con frecuencia nos dejamos deslumbrar por quienes parecen descubrirnos el edén o por quienes creemos más libres y capaces que nosotros. En muchas ocasiones, más que abrirnos ventanas, estos mesías nos encierran en su megalomanía, multiplican nuestra desconfianza, construyen edificios con pilares de plastilina y prescinden de muchas de las potencialidades que la ciudad atesora. Todo ello por no hablar de su conservadurismo apenas velado por fuegos de artificio, de sus miedos ante las instituciones o de las apuestas superficialmente arriesgadas que sólo a duras penas oculta el gesto huraño de quien mira por encima del hombro.
Córdoba no necesita salvadores, ni los surgidos de sus entrañas ni los aterrizados desde el corazón de la metrópoli . Córdoba necesita recuperar la confianza en sí misma, aprovechar todos los recursos humanos que siguen sin valorarse en su justa medida, sentirse orgullosa de sus raíces y valiente ante al futuro. Córdoba no necesita programas electorales demagógicos, ni más palmaditas en el hombro. Córdoba necesita líderes capaces de entusiasmar, más pendientes de la excelencia que de su puesto en el partido, capaces de liberarse de redes clientelares y con la suficiente lucidez para mirar más allá de los cuatro años de legislatura. Córdoba necesita más pluralismo y más compromiso, menos incienso y más alegría, menos dogmas y más políticos que se crean su papel de servidores públicos. Si renunciamos a ello, seguiremos en manos de unos mediocres que se creen dioses y de unos cuantos expertos en pescar en ríos revueltos. El mejor escenario para continuar siendo la capital europea con la que siempre soñó la bella durmiente.

Comentarios

Entradas populares de este blog

RAFAEL HERNANDO: EL HOMBRE QUE NO DEBERÍAMOS SER.

Siempre que en algunas jornadas se plantea el interrogante sobre lo que significan las “nuevas masculinidades” – un término que a mí al menos me genera el rechazo propio de las etiquetas que no transcienden lo políticamente correcto y que en este caso incluso pueden seguirle el juego al patriarcado -, me resulta muy complicado precisar en qué consiste ser un hombre “nuevo”. Resulta mucho más fácil, como en tantos otros debates complejos, especificar lo que en todo caso no debería formar parte de un nuevo entendimiento de la virilidad, despojada al fin de lastres machistas y dispuesta a transitar por senderos en los que sea posible la equivalencia de mujeres y hombres. En este sentido, resulta tremendamente didáctico usar referentes de la vida pública para señalar justamente lo que no debería ser un hombre del siglo XXI. Un territorio, el de la vida pública, que todavía hoy está  casi enteramente poblado por sujetos que visten cómodamente el traje de la “masculinidad hegemónica” y que …

50 PRIMAVERAS: CUANDO "YA NO ERES UNA MUJER".

Como  Aurore le comenta a su hija adolescente en una de las escenas de la película, cuando a una chica le llega la regla se le dice "ya eres una mujer". ¿Y qué ocurre cuándo la regla se va? En este diálogo se resume a la perfección lo que 50 primaveras nos plantea con un tono de comedia simpática y desenfada: la invisibilidad de las mujeres cuando rebasan una cierta edad, las mayores dificultades que la sociedad les plantea para poder rehacer sus vidas o inventarse proyectos nuevos, la evidente discriminación que por razón de los años se suma a la de género y a la de otras muchas circunstancias que hacen que ellas lo sigan teniendo más complicado que nosotros  (en una escena incluso se explica de manera muy didáctica qué es eso de la discriminación interseccional). Entre otras cosas, porque para nosotros los años no acaban siendo un lastre similar sino que incluso se convierten en una garantía de prestigio, atractivo y poder. De ahí que, como también se pone en solfa en la c…

MARIE CURIE: Las más inteligente entre los hombres

Siempre que hago la pregunta entre mi alumnado de cuántas mujeres científicas conocen, como mucho me responden que a Marie Curie. Sucede igual cuando les pregunto por filósofas, ensayistas o incluso escritoras: es milagroso que conozcan más de una. Esta simple prueba nos demuestra cómo ellas continúan siendo invisibles en una historia escrita por los hombres y en una educación que sigue teniendo, me temo, una mirada radicalmente androcéntrica. Las mujeres siguen sin "estar", lo cual tiene, entre otras terribles consecuencias, que las más jóvenes carecen de referentes. Es decir, para que ellas sepan en lo que pueden convertirse necesitan también ejemplos que les marquen el camino. Algo que a nosotros, los chicos, no nos pasa, ya que de entrada tenemos referentes a los que seguir en todos los campos y muy especialmente en aquellos que suponen ejercicio de poder y autoridad.
Por todo ello tenía tantas ganas de ver la reciente película que una directora alemana Marie Noëlle ha re…