Ir al contenido principal

POQUITO A POCO

La lucha por la igualdad es un proceso lento y largo que no sólo depende del legislador sino también, y sobre todo, de cambios en los patrones culturales de la sociedad patriarcal. Por eso resulta tan gratificante leer noticias como ésta, por lo que supone de revulsivo en un mundo tan machista y cerrado como el de las cofradías - muy especialmente las sevillanas - y por lo que implica de primer paso hacia un modelo de asociaciones religiosas que al fin sean respetuosas con la igualdad de género. Pero no pensemos que la Iglesia Católica, o que las hermandades, son el ejempló más radical de discriminación. Míremenos a nosotros mismos, miremos a nuestro alrededor, veamos cuántos complices - también públicos -hay con la desigualdad, cuántos políticos y políticas se han paseado con cofradías machistas y lo siguen haciendo... Todos y todas necesitamos decretos como el del Arzobispo de Sevilla, aunque de manera singular los responsables públicos que se dan golpes de pecho con los principios de igualdad y libertad y que luego se desviven por salir en la foto besando anillos arzobispales o poniendo medallas a Cristos que sangran.

PD: No podemos perder de vista lo que dice el final de la noticia: los hermanos mayores de las hermandades afectadas dicen que no acatarán la orden. Si es así, la Iglesia debería sancionarlos, lo mismo que el Estado pena a quien incumple sus normas. Ahí es donde estará el verdadero compromiso con la igualdad... porque toda norma, sin amenaza de coacción, se convierte lamentablemente en un brindis al sol

El arzobispo acaba con la discriminación de la mujer en las cofradías de Sevilla

http://www.elpais.com/, REYES RINCÓN - Sevilla - 03/02/2011
La próxima Semana Santa de Sevilla pasará a la historia por ser la primera en la que las mujeres tienen derecho a salir de nazarenas en todas las cofradías. Un decreto publicado ayer por el arzobispo, Juan José Asenjo, establece la "plena igualdad de derechos" entre los miembros de las hermandades, "sin que sea posible discriminación alguna en razón del sexo, incluida la participación en la estación de Penitencia", según el texto.
Solo tres de las 60 hermandades que salen en procesión en la capital (El Silencio, La Quinta Angustia y el Santo Entierro) y otras dos del municipio de Dos Hermanas (La Vera Cruz y el Santo Entierro) tenían todavía prohibida la presencia de las mujeres. Las demás han ido levantando el veto en los últimos años, muchas después de que, en octubre de 2001, el predecesor de Asenjo, el cardenal Carlos Amigo Vallejo, instara en una pastoral a acabar con la discriminación de la mujer en la Semana Santa. Sin embargo, algunas han ido posponiendo el cumplimiento de este mandato. Unas porque aseguraban que no tenían peticiones de mujeres para salir en procesión y otras por el temor de los hermanos mayores (los máximos responsables de la cofradía) a someter la medida a votación y que ganaran los que se oponen a la presencia femenina.
Asenjo se comprometió a acabar con esta situación cuando llegó al arzobispado, en 2009. El pasado mes de diciembre se reunió con los responsables de las hermandades que mantenían el veto a la mujer y les pidió que modificasen sus reglas para que las mujeres pudieran ya salir en la Semana Santa de este año. Pero los hermanos mayores le dijeron que no les daba tiempo de completar los trámites para este año y acordaron que fuera el arzobispo el que lo ordenase. En el texto, que entra en vigor el 2 de marzo y deroga las reglas internas de las hermandades que siguen sin admitir nazarenas, el arzobispo afirma que su decisión responde a la petición de "cuantas hermanas, ante las dificultades encontradas en el seno de sus hermandades, expresan su vivo deseo de participar, en igualdad de condiciones" en las cofradías.
Los hermanos mayores afectados por el decreto que ayer se pronunciaron sobre el asunto aseguraron que acatarán la orden.

Comentarios

Entradas populares de este blog

RAFAEL HERNANDO: EL HOMBRE QUE NO DEBERÍAMOS SER.

Siempre que en algunas jornadas se plantea el interrogante sobre lo que significan las “nuevas masculinidades” – un término que a mí al menos me genera el rechazo propio de las etiquetas que no transcienden lo políticamente correcto y que en este caso incluso pueden seguirle el juego al patriarcado -, me resulta muy complicado precisar en qué consiste ser un hombre “nuevo”. Resulta mucho más fácil, como en tantos otros debates complejos, especificar lo que en todo caso no debería formar parte de un nuevo entendimiento de la virilidad, despojada al fin de lastres machistas y dispuesta a transitar por senderos en los que sea posible la equivalencia de mujeres y hombres. En este sentido, resulta tremendamente didáctico usar referentes de la vida pública para señalar justamente lo que no debería ser un hombre del siglo XXI. Un territorio, el de la vida pública, que todavía hoy está  casi enteramente poblado por sujetos que visten cómodamente el traje de la “masculinidad hegemónica” y que …

CARTA DE MARÍA MAGDALENA, de José Saramago

De mí ha de decirse que tras la muerte de Jesús me arrepentí de lo que llamaban mis infames pecados de prostituta y me convertí en penitente hasta el final de la vida, y eso no es verdad. Me subieron desnuda a los altares, cubierta únicamente por el pelo que me llegaba hasta las rodillas, con los senos marchitos y la boca desdentada, y si es cierto que los años acabaron resecando la lisa tersura de mi piel, eso sucedió porque en este mundo nada prevalece contra el tiempo, no porque yo hubiera despreciado y ofendido el cuerpo que Jesús deseó y poseyó. Quien diga de mí esas falsedades no sabe nada de amor.  Dejé de ser prostituta el día que Jesús entró en mi casa trayendo una herida en el pie para que se la curase, pero de esas obras humanas que llaman pecados de lujuria no tendría que arrepentirme si como prostituta mi amado me conoció y, habiendo probado mi cuerpo y sabido de qué vivía, no me dio la espalda. Cuando, porque Jesús me besaba delante de todos los discípulos una y muchas ve…

CARTA A MI HIJO EN SU 15 CUMPLEAÑOS

De aquel día frío de noviembre recuerdo sobre todo las hojas amarillentas del gran árbol que daba justo a la ventana en la que por primera vez vi el sol  reflejándose en tus ojos muy abiertos.Siempre que paseo por allí miro hacia arriba y siento que justo en ese lugar, con esos colores de otoño, empezamos a escribir el guión que tú y yo seguimos empeñados en ver convertido en una gran película. Nunca nadie me advirtió de la dificultad de la aventura, ni por supuesto nadie me regaló un manual de instrucciones. Tuve que ir equivocándome una y otra vez, desde el primer biberón a la pequeña regañina por los deberes mal hechos, desde mi torpeza al peinar tu flequillo a mis dudas cuando no me reconozco como padre autoritario. Desde aquel 27 de noviembre, que siento tan cerca como el olor que desde aquel día impregnó toda nuestra casa, no he dejado de aprender, de escribir borradores y de romperlos luego en mil pedazos, de empezar de cero cada vez que la vida nos ponía frente a un nuevo desa…