Ir al contenido principal

LA PERFECCIÓN

Turbadora, inquietante, hiriente, hermosa, punzante, misteriosa, apasionada... Todos esos adjetivos podría ponerle a CISNE NEGRO para decir, en fin, que es una obra de arte. Una de esas películas que te dan un zarpazo y te introducen en un laberinto: el de la magia del cine, del buen cine. Aronofsky ha conseguido un drama terrorífico sobre la ambición, sobre la búsqueda de la perfección, sobre los sacrificios que implica el arte. 
Más allá del retratar el exigente y obsesivo mundo del ballet - la historia podría trasladarse también por ejemplo al deporte de alta competición o a cualquier ámbito profesional en el que haya vencedores y vencidos -, la película nos sitúa frente a una terrible constatación: detrás de la belleza siempre hay dolor, para generar arte es necesario sufrir, la perfección sólo se alcanza si abandonamos parte de nuestra estela de ángeles y nos dejamos llevar por el demonio que llevamos dentro.
La perfección, lo dice en una de las escenas el coreógrafo, tiene que ver con el descontrol, con lo inestable, con el riesgo. Sólo desde ese filo a veces sangrante pueden conseguirse las más altas cotas de belleza. Y, tal vez, sólo desde el lobo que llevamos dentro nos es posible convertirnos en artistas, en triunfadores, en dueños de nuestras vidas.
El arte tiene que ver con la pérdida de equilibrios, con ese salto en el vacío, con el sexo, con la muerte, con la sangre, con la ruptura de los cordones umbilicales. El arte no es posible sin el cisne negro.
Por eso Nina tiene que desplegar sus alas negras. Tiene que sufrir, sentir, clavarse la uñas en su cuerpo y masturbarse entre sus peluches. Sólo así, bañada en sangre, puede llegar a pronunciar las palabras finales: fue perfecto.
Junto al poderío visual que le otorga Aranofsky- y a esos sonidos que nos inquietan en la butaca y que son un protagonista más de la película -, CISNE NEGRO es NATALIE PORTMAN. Natalie hace cuerpo su personaje y se entrega como un animal sufriente, que se va hiriendo progresivamente y que nos mira como un cisne que va abandonando sus bufandas blancas.  Hace años que me enamoré de Natalie. Cuando apenas era una niña, en aquella película en que también turbaba al treinteañero Timothy Hutton. Después de verla en esta película, tan frágil pero tan poderosa, sólo me queda caer rendido ante sus pies maltrechos de bailarina. Seducido, herido, muerto de amor. 

Comentarios

  1. A mi también me ha parecido una película inquietante, efectivamente hiriente. La película me provocó un desasosiego tremendo. Tiene momentos muy, muy fuertes y esos primeros, primerísimos planos, hacen que sea aun mucho más hiriente.

    Creo que el director ha hecho un trabajo extraordinario. No se recrea en la parte de belleza sublime que tiene el ballet. Podría habernos tocado la fibra sensible con "ese paso a dos", con tutús y diagonales, pero no lo ha hecho. Efectivamente nos ha enseñado lo más cruel y tremendo del arte, lo que queda oculto a las candilejas.

    Este sufrimiento de Nina refleja muy bien el sufrimiento de la creación. Cuando trabajas creando sobre la estética tienes momentos sublimes que efectivamente te hacen disfrutar como nadie, nadie que no trabaje es esto puede hacerse una idea de lo que es rozar la perfección. Pero al mismo tiempo, cuando no la tocas, la desazón que te produce esa sensación de fracaso, la angustia de la insatisfacción, te aboca a una tristeza infinita, también como nadie puede hacerse una idea.

    Creo que la película refleja muy bien todo eso.

    Y por supuesto, Natali borda el papel. Nadie con esa bellaza y esa fragilidad en la mirada lo hubiera podido hacer igual.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

RAFAEL HERNANDO: EL HOMBRE QUE NO DEBERÍAMOS SER.

Siempre que en algunas jornadas se plantea el interrogante sobre lo que significan las “nuevas masculinidades” – un término que a mí al menos me genera el rechazo propio de las etiquetas que no transcienden lo políticamente correcto y que en este caso incluso pueden seguirle el juego al patriarcado -, me resulta muy complicado precisar en qué consiste ser un hombre “nuevo”. Resulta mucho más fácil, como en tantos otros debates complejos, especificar lo que en todo caso no debería formar parte de un nuevo entendimiento de la virilidad, despojada al fin de lastres machistas y dispuesta a transitar por senderos en los que sea posible la equivalencia de mujeres y hombres. En este sentido, resulta tremendamente didáctico usar referentes de la vida pública para señalar justamente lo que no debería ser un hombre del siglo XXI. Un territorio, el de la vida pública, que todavía hoy está  casi enteramente poblado por sujetos que visten cómodamente el traje de la “masculinidad hegemónica” y que …

MARIE CURIE: Las más inteligente entre los hombres

Siempre que hago la pregunta entre mi alumnado de cuántas mujeres científicas conocen, como mucho me responden que a Marie Curie. Sucede igual cuando les pregunto por filósofas, ensayistas o incluso escritoras: es milagroso que conozcan más de una. Esta simple prueba nos demuestra cómo ellas continúan siendo invisibles en una historia escrita por los hombres y en una educación que sigue teniendo, me temo, una mirada radicalmente androcéntrica. Las mujeres siguen sin "estar", lo cual tiene, entre otras terribles consecuencias, que las más jóvenes carecen de referentes. Es decir, para que ellas sepan en lo que pueden convertirse necesitan también ejemplos que les marquen el camino. Algo que a nosotros, los chicos, no nos pasa, ya que de entrada tenemos referentes a los que seguir en todos los campos y muy especialmente en aquellos que suponen ejercicio de poder y autoridad.
Por todo ello tenía tantas ganas de ver la reciente película que una directora alemana Marie Noëlle ha re…

50 PRIMAVERAS: CUANDO "YA NO ERES UNA MUJER".

Como  Aurore le comenta a su hija adolescente en una de las escenas de la película, cuando a una chica le llega la regla se le dice "ya eres una mujer". ¿Y qué ocurre cuándo la regla se va? En este diálogo se resume a la perfección lo que 50 primaveras nos plantea con un tono de comedia simpática y desenfada: la invisibilidad de las mujeres cuando rebasan una cierta edad, las mayores dificultades que la sociedad les plantea para poder rehacer sus vidas o inventarse proyectos nuevos, la evidente discriminación que por razón de los años se suma a la de género y a la de otras muchas circunstancias que hacen que ellas lo sigan teniendo más complicado que nosotros  (en una escena incluso se explica de manera muy didáctica qué es eso de la discriminación interseccional). Entre otras cosas, porque para nosotros los años no acaban siendo un lastre similar sino que incluso se convierten en una garantía de prestigio, atractivo y poder. De ahí que, como también se pone en solfa en la c…