Ir al contenido principal

LA PERFECCIÓN

Turbadora, inquietante, hiriente, hermosa, punzante, misteriosa, apasionada... Todos esos adjetivos podría ponerle a CISNE NEGRO para decir, en fin, que es una obra de arte. Una de esas películas que te dan un zarpazo y te introducen en un laberinto: el de la magia del cine, del buen cine. Aronofsky ha conseguido un drama terrorífico sobre la ambición, sobre la búsqueda de la perfección, sobre los sacrificios que implica el arte. 
Más allá del retratar el exigente y obsesivo mundo del ballet - la historia podría trasladarse también por ejemplo al deporte de alta competición o a cualquier ámbito profesional en el que haya vencedores y vencidos -, la película nos sitúa frente a una terrible constatación: detrás de la belleza siempre hay dolor, para generar arte es necesario sufrir, la perfección sólo se alcanza si abandonamos parte de nuestra estela de ángeles y nos dejamos llevar por el demonio que llevamos dentro.
La perfección, lo dice en una de las escenas el coreógrafo, tiene que ver con el descontrol, con lo inestable, con el riesgo. Sólo desde ese filo a veces sangrante pueden conseguirse las más altas cotas de belleza. Y, tal vez, sólo desde el lobo que llevamos dentro nos es posible convertirnos en artistas, en triunfadores, en dueños de nuestras vidas.
El arte tiene que ver con la pérdida de equilibrios, con ese salto en el vacío, con el sexo, con la muerte, con la sangre, con la ruptura de los cordones umbilicales. El arte no es posible sin el cisne negro.
Por eso Nina tiene que desplegar sus alas negras. Tiene que sufrir, sentir, clavarse la uñas en su cuerpo y masturbarse entre sus peluches. Sólo así, bañada en sangre, puede llegar a pronunciar las palabras finales: fue perfecto.
Junto al poderío visual que le otorga Aranofsky- y a esos sonidos que nos inquietan en la butaca y que son un protagonista más de la película -, CISNE NEGRO es NATALIE PORTMAN. Natalie hace cuerpo su personaje y se entrega como un animal sufriente, que se va hiriendo progresivamente y que nos mira como un cisne que va abandonando sus bufandas blancas.  Hace años que me enamoré de Natalie. Cuando apenas era una niña, en aquella película en que también turbaba al treinteañero Timothy Hutton. Después de verla en esta película, tan frágil pero tan poderosa, sólo me queda caer rendido ante sus pies maltrechos de bailarina. Seducido, herido, muerto de amor. 

Comentarios

  1. A mi también me ha parecido una película inquietante, efectivamente hiriente. La película me provocó un desasosiego tremendo. Tiene momentos muy, muy fuertes y esos primeros, primerísimos planos, hacen que sea aun mucho más hiriente.

    Creo que el director ha hecho un trabajo extraordinario. No se recrea en la parte de belleza sublime que tiene el ballet. Podría habernos tocado la fibra sensible con "ese paso a dos", con tutús y diagonales, pero no lo ha hecho. Efectivamente nos ha enseñado lo más cruel y tremendo del arte, lo que queda oculto a las candilejas.

    Este sufrimiento de Nina refleja muy bien el sufrimiento de la creación. Cuando trabajas creando sobre la estética tienes momentos sublimes que efectivamente te hacen disfrutar como nadie, nadie que no trabaje es esto puede hacerse una idea de lo que es rozar la perfección. Pero al mismo tiempo, cuando no la tocas, la desazón que te produce esa sensación de fracaso, la angustia de la insatisfacción, te aboca a una tristeza infinita, también como nadie puede hacerse una idea.

    Creo que la película refleja muy bien todo eso.

    Y por supuesto, Natali borda el papel. Nadie con esa bellaza y esa fragilidad en la mirada lo hubiera podido hacer igual.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

CARTA DE MARÍA MAGDALENA, de José Saramago

De mí ha de decirse que tras la muerte de Jesús me arrepentí de lo que llamaban mis infames pecados de prostituta y me convertí en penitente hasta el final de la vida, y eso no es verdad. Me subieron desnuda a los altares, cubierta únicamente por el pelo que me llegaba hasta las rodillas, con los senos marchitos y la boca desdentada, y si es cierto que los años acabaron resecando la lisa tersura de mi piel, eso sucedió porque en este mundo nada prevalece contra el tiempo, no porque yo hubiera despreciado y ofendido el cuerpo que Jesús deseó y poseyó. Quien diga de mí esas falsedades no sabe nada de amor.  Dejé de ser prostituta el día que Jesús entró en mi casa trayendo una herida en el pie para que se la curase, pero de esas obras humanas que llaman pecados de lujuria no tendría que arrepentirme si como prostituta mi amado me conoció y, habiendo probado mi cuerpo y sabido de qué vivía, no me dio la espalda. Cuando, porque Jesús me besaba delante de todos los discípulos una y muchas ve…

CARTA A MI HIJO EN SU 15 CUMPLEAÑOS

De aquel día frío de noviembre recuerdo sobre todo las hojas amarillentas del gran árbol que daba justo a la ventana en la que por primera vez vi el sol  reflejándose en tus ojos muy abiertos.Siempre que paseo por allí miro hacia arriba y siento que justo en ese lugar, con esos colores de otoño, empezamos a escribir el guión que tú y yo seguimos empeñados en ver convertido en una gran película. Nunca nadie me advirtió de la dificultad de la aventura, ni por supuesto nadie me regaló un manual de instrucciones. Tuve que ir equivocándome una y otra vez, desde el primer biberón a la pequeña regañina por los deberes mal hechos, desde mi torpeza al peinar tu flequillo a mis dudas cuando no me reconozco como padre autoritario. Desde aquel 27 de noviembre, que siento tan cerca como el olor que desde aquel día impregnó toda nuestra casa, no he dejado de aprender, de escribir borradores y de romperlos luego en mil pedazos, de empezar de cero cada vez que la vida nos ponía frente a un nuevo desa…

EL HOMBRE CON UNA VENTANA EN EL PECHO

La primera vez que viajé a Florencia estaba obsesionado por tener una habitación con vistas, como en la novela de Forster, como en  la película de Ivory. Yo era también por entonces un poco como Lucy, la protagonista. Italia, como a ella, me deslumbró e iluminó buena parte de las habitaciones que yo tenía a media luz. Sin embargo, tuvieron que pasar muchos años para que me diera cuenta de que lo importante no era tanto encontrar esas habitaciones con vistas sino tener tú mismo la capacidad de romper cualquier muro. Las murallas del poema de Kavafis. Tuve, claro, que vivir y sufrir, que equivocarme, que subir escaleras empinadas y de, al fin, atreverme a vivir con la misma pasión que Lucy tocaba el piano.

Él llegó a mi vida justo en el momento en el que pensé que mi futuro estaría hecho de soledades y de deseos fugaces. De películas de hora y media y no de novelones con cientos de páginas. Estaba a punto de resignarme a vivir en esa permanente inquietud que supone saberte libre pero sol…