Ir al contenido principal

FLIGHT TO FREEDOM




03/01/2011

Flight to freedom

03/01/2011 OCTAVIO Salazar

La garceta está encerrada en un palacio suntuoso. Sus alas están plegadas, aunque atisbamos en ellas el deseo de volar. Parece avanzar guiada por sus ansias de libertad. Sus patas están dispuestas a saltar todos los obstáculos, sus ojos a olvidar la belleza de las habitaciones. Al fin parece haberse dado de cuenta de que ha vivido buena parte de su vida en una jaula de oro. Esa garceta, como explica Karen Knorr, la autora de la fotografía que ha ganado el último premio Pilar Citoler, representa el vuelo de muchas mujeres que llevan siglos luchando contra los barrotes. Son las mujeres de Rajastán pero también las de cualquier lugar del planeta. Las que en cualquier tiempo y espacio han vivido y viven sin conocer los cielos a que pueden llevarlas sus alas.
Pero esa garza también son todos los hombres que durante siglos han sido deudores de una masculinidad hegemónica: la dictada por el patriarcado, la que les ha obligado a ser héroes, la que ha condicionado los vuelos que podían emprender. Prisioneros de su vulnerabilidad oculta, de su violencia expresa y tácita, de la ansiedad que supone responder a un patrón que exige de manera constante mostrarse ante los demás y ante sí mismos como los dueños de la tierra.
Esa garza somos todos y todas. Los que nos creímos los reyes del mambo en años regidos por una ética y una estética de nuevos ricos, los que vivimos por encima de nuestras posibilidades y construimos palacios hipotecados para toda la vida, los que pensamos que siempre papá Estado podría resolver las consecuencias de nuestra mala cabeza. En fin, los que creyéndonos libres acabamos esclavos de nuestras miserias, repersentados por mediocres que nos reflejan y ahogados por el brillo efímero que permite una tarjeta de crédito.
Y al fin ese pájaro que parece dispuesto a emprender el vuelo aunque para ello tenga que renunciar a los almohadones de palacio es nuestra propia ciudad. Córdoba es esa garza que parece abrumada por tanta belleza, a la que le pesa el oro de las estancias y que con dificultades busca una ventana por la que escapar. La ciudad que genera y engorda monstruos de los que luego no sabe como desprenderse, la que apenas respira por el peso de la historia, la que engulle a sus propios hijos y parece mostrar orgullosa su peligrosa tendencia a la autocomplacencia. Una de las pocas ciudades que es capaz de elevar a los altares a Castillejo, Rosa Aguilar o Sandokán. La que no parece hartarse de sermones lanzados desde púlpitos eclesiásticos y laicos. La que no exige responsabilidades por tantos desmanes públicos y privados. La que deja que sea la Naturaleza la que derribe las construcciones que ilegales fueron amparadas por las instancias que pagamos entre todos. La ciudad cuyo mediocre club de fútbol, ahora en manos sicilianas, es la mejor imagen de un espacio en el que el tiempo parece ser como fango en el que quedan atrapadas las piernas de quienes se atreven a mirar por encima del pesebre.
La garza de Karen Knorr parece dispuesta a emprender un vuelo hacia la libertad. Sin mirar atrás ni dejarse seducir por salvadores. Ha descubierto que hay vida fuera de palacio y no está dispuesta a perderse por más tiempo la caricia del viento en su rostro. Esa garza valiente y rotunda debería ser la ciudad que despierta a 2011 con los ojos puestos en un futuro azul y europeo, a un cielo de patios compartidos. La capital que es capaz de elevarse sobre su memoria y convertirse en el centro del continente por obra y gracia de la palabra, la música y los diálogos. La Córdoba que al fin se libera de mesías interesados, de políticos mediocres y de inercias castradoras. La que despliega las alas convencida de que la cultura ha de ser el motor que la sostenga en un cielo contemporáneo.
* Profesor de Derecho Constitucional de la UCO
www.diariocordoba.com

Comentarios

Entradas populares de este blog

HOMBRES REVOLUCIONADOS

Si el XX fue calificado como el siglo de las mujeres, no tengo duda de que el XXI merece ya el título de siglo del feminismo. No creo que haya una propuesta emancipadora tan ilusionante y global como la que reclama la superación de un orden, el patriarcal, y de la cultura en la que se apoya, y que no es otra que el machismo. Una propuesta, teórica y vindicativa, que justamente ahora nos interpela de manera singular a los hombres. Es decir, a esa mitad de la Humanidad que nunca antes estuvo tan desorientada y desubicada ante la imparable revolución de la otra mitad. Es innegable que la progresiva conquista de autonomía por parte de las mujeres está provocando en algunos hombres, me gustaría pensar que los menos, una actitud reaccionaria, la cual los lleva a situarse a la defensiva, celosos de sus privilegios y de un lugar que saben que ya nunca volverán a tener. De ahí que un machismo cada vez más beligerante, y amparado en fratrías de machos que se resisten a perder su hegemonía, esté…

EL MONSTRUO CON PENE Y LA MUDA ENAMORADA: por qué no me ha gustado LA FORMA DEL AGUA

La última película de Guillermo del Toro, que parece destinada a ser la gran triunfadora de los Oscars y que parece haber puesto de acuerdo a crític@s de cine tan dispares como Pilar Aguilar y Carlos Boyero, a mí me parece un producto perfectamente fabricado para su disfrute en la “era Trump” y para que el espectador lo contemple como un ejercicio de limpieza de conciencias frente al mundo tan horrible que nos ha tocado vivir. En esa línea creo que entronca perfectamente con esa cursilada llamada La la la land y cuyo éxito apabullante todavía no he logrado entender. Es decir, La forma del agua se dirige a las emociones más superficiales, esas que no requieren un esfuerzo singular por parte del que las recibe y que permiten salir relajados del cine, como quien se ha reconciliado con una parte de su humanidad que creía olvidada y aunque luego, casi inmediatamente, continuemos enrolados en este mundo cínico donde la único pasaporte hacia el éxito parece ser el “sálvese quien pueda” o, co…

YO, LA PEOR DEL MUNDO

"Aquí arriba se ha de anotar el día de mi muerte, mes y año. Suplico, por amor de Dios y de su Purísima Madre, a mis amadas hermanas las religiosas que son y en lo adelante fuesen, me encomienden a Dios, que he sido y soy la peor que ha habido. A todas pido perdón por amor de Dios y de su Madre. Yo, la peor del mundo: Juana Inés de la Cruz".

Mi interés por Juana Inés de la Cruz se despertó el 28 de agosto de 2004 cuando en el Museo Nacional de Colombia, en la ciudad de Bogotá, me deslumbró una exposición titulada "Monjas coronadas" en la que se narraba la vida  y costumbres de los conventos durante la época colonial. He seguido su rastro durante años hasta que al fin durante varias semanas he descubierto las miles de piezas de su puzzle en Las trampas de la fe de Octavio Paz. Una afirmación de éste, casi al final del libro, resume a la perfección el principal dilema que sufrió la escritora y pensadora del XVII: "Sor Juana había convertido la inferioridad que e…