Ir al contenido principal

FLIGHT TO FREEDOM




03/01/2011

Flight to freedom

03/01/2011 OCTAVIO Salazar

La garceta está encerrada en un palacio suntuoso. Sus alas están plegadas, aunque atisbamos en ellas el deseo de volar. Parece avanzar guiada por sus ansias de libertad. Sus patas están dispuestas a saltar todos los obstáculos, sus ojos a olvidar la belleza de las habitaciones. Al fin parece haberse dado de cuenta de que ha vivido buena parte de su vida en una jaula de oro. Esa garceta, como explica Karen Knorr, la autora de la fotografía que ha ganado el último premio Pilar Citoler, representa el vuelo de muchas mujeres que llevan siglos luchando contra los barrotes. Son las mujeres de Rajastán pero también las de cualquier lugar del planeta. Las que en cualquier tiempo y espacio han vivido y viven sin conocer los cielos a que pueden llevarlas sus alas.
Pero esa garza también son todos los hombres que durante siglos han sido deudores de una masculinidad hegemónica: la dictada por el patriarcado, la que les ha obligado a ser héroes, la que ha condicionado los vuelos que podían emprender. Prisioneros de su vulnerabilidad oculta, de su violencia expresa y tácita, de la ansiedad que supone responder a un patrón que exige de manera constante mostrarse ante los demás y ante sí mismos como los dueños de la tierra.
Esa garza somos todos y todas. Los que nos creímos los reyes del mambo en años regidos por una ética y una estética de nuevos ricos, los que vivimos por encima de nuestras posibilidades y construimos palacios hipotecados para toda la vida, los que pensamos que siempre papá Estado podría resolver las consecuencias de nuestra mala cabeza. En fin, los que creyéndonos libres acabamos esclavos de nuestras miserias, repersentados por mediocres que nos reflejan y ahogados por el brillo efímero que permite una tarjeta de crédito.
Y al fin ese pájaro que parece dispuesto a emprender el vuelo aunque para ello tenga que renunciar a los almohadones de palacio es nuestra propia ciudad. Córdoba es esa garza que parece abrumada por tanta belleza, a la que le pesa el oro de las estancias y que con dificultades busca una ventana por la que escapar. La ciudad que genera y engorda monstruos de los que luego no sabe como desprenderse, la que apenas respira por el peso de la historia, la que engulle a sus propios hijos y parece mostrar orgullosa su peligrosa tendencia a la autocomplacencia. Una de las pocas ciudades que es capaz de elevar a los altares a Castillejo, Rosa Aguilar o Sandokán. La que no parece hartarse de sermones lanzados desde púlpitos eclesiásticos y laicos. La que no exige responsabilidades por tantos desmanes públicos y privados. La que deja que sea la Naturaleza la que derribe las construcciones que ilegales fueron amparadas por las instancias que pagamos entre todos. La ciudad cuyo mediocre club de fútbol, ahora en manos sicilianas, es la mejor imagen de un espacio en el que el tiempo parece ser como fango en el que quedan atrapadas las piernas de quienes se atreven a mirar por encima del pesebre.
La garza de Karen Knorr parece dispuesta a emprender un vuelo hacia la libertad. Sin mirar atrás ni dejarse seducir por salvadores. Ha descubierto que hay vida fuera de palacio y no está dispuesta a perderse por más tiempo la caricia del viento en su rostro. Esa garza valiente y rotunda debería ser la ciudad que despierta a 2011 con los ojos puestos en un futuro azul y europeo, a un cielo de patios compartidos. La capital que es capaz de elevarse sobre su memoria y convertirse en el centro del continente por obra y gracia de la palabra, la música y los diálogos. La Córdoba que al fin se libera de mesías interesados, de políticos mediocres y de inercias castradoras. La que despliega las alas convencida de que la cultura ha de ser el motor que la sostenga en un cielo contemporáneo.
* Profesor de Derecho Constitucional de la UCO
www.diariocordoba.com

Comentarios

Entradas populares de este blog

CARTA DE MARÍA MAGDALENA, de José Saramago

De mí ha de decirse que tras la muerte de Jesús me arrepentí de lo que llamaban mis infames pecados de prostituta y me convertí en penitente hasta el final de la vida, y eso no es verdad. Me subieron desnuda a los altares, cubierta únicamente por el pelo que me llegaba hasta las rodillas, con los senos marchitos y la boca desdentada, y si es cierto que los años acabaron resecando la lisa tersura de mi piel, eso sucedió porque en este mundo nada prevalece contra el tiempo, no porque yo hubiera despreciado y ofendido el cuerpo que Jesús deseó y poseyó. Quien diga de mí esas falsedades no sabe nada de amor.  Dejé de ser prostituta el día que Jesús entró en mi casa trayendo una herida en el pie para que se la curase, pero de esas obras humanas que llaman pecados de lujuria no tendría que arrepentirme si como prostituta mi amado me conoció y, habiendo probado mi cuerpo y sabido de qué vivía, no me dio la espalda. Cuando, porque Jesús me besaba delante de todos los discípulos una y muchas ve…

CARTA A MI HIJO EN SU 15 CUMPLEAÑOS

De aquel día frío de noviembre recuerdo sobre todo las hojas amarillentas del gran árbol que daba justo a la ventana en la que por primera vez vi el sol  reflejándose en tus ojos muy abiertos.Siempre que paseo por allí miro hacia arriba y siento que justo en ese lugar, con esos colores de otoño, empezamos a escribir el guión que tú y yo seguimos empeñados en ver convertido en una gran película. Nunca nadie me advirtió de la dificultad de la aventura, ni por supuesto nadie me regaló un manual de instrucciones. Tuve que ir equivocándome una y otra vez, desde el primer biberón a la pequeña regañina por los deberes mal hechos, desde mi torpeza al peinar tu flequillo a mis dudas cuando no me reconozco como padre autoritario. Desde aquel 27 de noviembre, que siento tan cerca como el olor que desde aquel día impregnó toda nuestra casa, no he dejado de aprender, de escribir borradores y de romperlos luego en mil pedazos, de empezar de cero cada vez que la vida nos ponía frente a un nuevo desa…

EL HOMBRE CON UNA VENTANA EN EL PECHO

La primera vez que viajé a Florencia estaba obsesionado por tener una habitación con vistas, como en la novela de Forster, como en  la película de Ivory. Yo era también por entonces un poco como Lucy, la protagonista. Italia, como a ella, me deslumbró e iluminó buena parte de las habitaciones que yo tenía a media luz. Sin embargo, tuvieron que pasar muchos años para que me diera cuenta de que lo importante no era tanto encontrar esas habitaciones con vistas sino tener tú mismo la capacidad de romper cualquier muro. Las murallas del poema de Kavafis. Tuve, claro, que vivir y sufrir, que equivocarme, que subir escaleras empinadas y de, al fin, atreverme a vivir con la misma pasión que Lucy tocaba el piano.

Él llegó a mi vida justo en el momento en el que pensé que mi futuro estaría hecho de soledades y de deseos fugaces. De películas de hora y media y no de novelones con cientos de páginas. Estaba a punto de resignarme a vivir en esa permanente inquietud que supone saberte libre pero sol…