Ir al contenido principal

HOMBRES DE NOVIEMBRE

Fue en 1981, en el Primer Encuentro Feminista Latinoamericano y del Caribe, celebrado en Colombia, cuando se decidió marcar el 25 de noviembre como Día Internacional contra la violencia hacia las mujeres, en recuerdo del asesinato de las hermanas Mirabal.  En 1999, Naciones Unidas asumió la jornada que así empezó a tener carácter global. Desde entonces, y lamentablemente, cada mes de noviembre se multiplican los actos y las manifestaciones que nos recuerdan los millones de mujeres que continúan siendo víctimas de violencias machistas. Sin embargo, para mí noviembre tiene la energía renovadora que suponen los comienzos o, como mínimo, la inquietud creativa que supone cerrar un capítulo y abrir otro. Un 23 de noviembre mi madre me parió en Cabra y casi 3 décadas después, y con solo cuatro días de diferencia, mi hijo nació en Córdoba. Casi compartimos pues día de celebración que en los últimos años casi siempre me ha coincidido con algún acto en torno al 25N. En este 2019, en el que yo llego a una cifra redonda y en el que mi hijo llega a la mayoría de edad, noviembre será más especial si cabe. Porque el pequeño de la casa se convertirá en ciudadano e iniciará un proceso, de hecho, ya lo inició hace un tiempo, aunque yo no quisiera ser consciente, que le llevará a hacerse con su lugar en el mundo. Si es que antes, movilicémonos, sus progenitores no nos hemos cargado el maltrecho planeta que nos estamos empeñando en dejarle a nuestros descendientes.

Miro en el calendario el mes de noviembre como si fuera un catálogo de promesas, un escenario con el guion por escribir, un viaje que iniciamos sin guía. Como padre imperfecto y eternamente dubitativo, me asaltan los temores, me inquieta el mundo en el que mi hijo tendrá que desenvolverse y, sobre todo, me angustia darme cuenta de cómo él sigue formando parte de una cultura machista que se resiste a abandonar sus privilegios. Por más que su madre y yo hayamos intentado que crezca en un contexto igualitario, soy consciente de cómo el entorno relacional en el que se mueve le lanza cada día mensajes que le invitan a convertirse en el rey, en el mago, en el guerrero y en el amante.  Me preocupa que vea Elite con ansia, que escuche determinadas canciones, o que se deje llevar por fratrías en las que se siente obligado a demostrar lo hombre que es. Me doy cuenta, ahora más cuando mi hijo empieza a volar a su aire, de las muchas carencias del sistema educativo, de lo mucho que también seguimos fallando los padres y las madres, y de, por tanto, la urgencia de trabajar con los y las más jóvenes para que en el futuro noviembre pueda dejar de ser el mes de los silencios fúnebres.


No estaría mal como primer propósito de enmienda, en este noviembre que yo inevitablemente vivo con el optimismo del que no se resigna a caer en la melancolía, los hombres de todas las edades empezáramos a darnos cuenta de que las violencias machistas no son algo externo a nosotros. Al contrario, son la expresión más brutal del orden desigual del que nos beneficiamos y de una cultura que nos sigue colocando en el centro. Por lo tanto, tenemos una singular responsabilidad, personal y colectiva, en procurar que, desde lo más íntimo y personal, las relaciones empiecen a construirse desde la equivalencia. Solo así, desde la empatía y el reconocimiento del otro y de la otra, podremos darle la vuelta a unas relaciones afectivas y sexuales que siguen siendo deudoras de nuestro afán de dominio. Ojalá, mi hijo, y el tuyo, y el del vecino, lo asuman y lo vivan como una celebración. Noviembre se convertiría así en el mes de los hombres que al fin se abrazan a la vida.



* ESTE ARTÍCULO HA SIDO PUBLICADO EN EL NÚMERO DE NOVIEMBRE (2019) DE LA REVISTA GQ

Comentarios

Entradas populares de este blog

CARTA A MI HIJO EN SU 15 CUMPLEAÑOS

De aquel día frío de noviembre recuerdo sobre todo las hojas amarillentas del gran árbol que daba justo a la ventana en la que por primera vez vi el sol  reflejándose en tus ojos muy abiertos.Siempre que paseo por allí miro hacia arriba y siento que justo en ese lugar, con esos colores de otoño, empezamos a escribir el guión que tú y yo seguimos empeñados en ver convertido en una gran película. Nunca nadie me advirtió de la dificultad de la aventura, ni por supuesto nadie me regaló un manual de instrucciones. Tuve que ir equivocándome una y otra vez, desde el primer biberón a la pequeña regañina por los deberes mal hechos, desde mi torpeza al peinar tu flequillo a mis dudas cuando no me reconozco como padre autoritario. Desde aquel 27 de noviembre, que siento tan cerca como el olor que desde aquel día impregnó toda nuestra casa, no he dejado de aprender, de escribir borradores y de romperlos luego en mil pedazos, de empezar de cero cada vez que la vida nos ponía frente a un nuevo desa…

YO, LA PEOR DEL MUNDO

"Aquí arriba se ha de anotar el día de mi muerte, mes y año. Suplico, por amor de Dios y de su Purísima Madre, a mis amadas hermanas las religiosas que son y en lo adelante fuesen, me encomienden a Dios, que he sido y soy la peor que ha habido. A todas pido perdón por amor de Dios y de su Madre. Yo, la peor del mundo: Juana Inés de la Cruz".

Mi interés por Juana Inés de la Cruz se despertó el 28 de agosto de 2004 cuando en el Museo Nacional de Colombia, en la ciudad de Bogotá, me deslumbró una exposición titulada "Monjas coronadas" en la que se narraba la vida  y costumbres de los conventos durante la época colonial. He seguido su rastro durante años hasta que al fin durante varias semanas he descubierto las miles de piezas de su puzzle en Las trampas de la fe de Octavio Paz. Una afirmación de éste, casi al final del libro, resume a la perfección el principal dilema que sufrió la escritora y pensadora del XVII: "Sor Juana había convertido la inferioridad que e…

PROSTITUCIÓN: La revuelta de los "pichis"

El que se sentó el sábado pasado en la segunda fila del Teatro Español para ver el último montaje de Andrés Lima es un hombre. Un tipo que, en aquellos años en que fue hetero, nunca fue de putas, pero sí que mantuvo el silencio cómplice con los colegas que lo hacían. Con aquellos que lo invitaron a una despedida de soltero en un prostíbulo de las afueras de su ciudad. Con los que habitualmente hacían bromas al contar sus batallitas sexuales y se llamaban entre ellos “hijo de puta”, como si fuera una especie de pasaporte que permitía entrar a formar parte de la fratría. El que fue sacudido por la oleada de emociones a las que Carmen Machi, Nathalie Poza y Carolina Yuste dotan de vida es un tío que, supongo que como todos, anda algo desnortado en estos tiempos del #MeToo y de reacción neomachista. El que escuchó el intenso debate entre Amelia Tiganus y Virginie Despentes, ese que cuando se plantea en la Universidad provoca iras y pancartas, es un padre que no se atrevería a afirmar que…