Ir al contenido principal

LA PATERNIDAD IMPERFECTA DE UN SUJETO VULNERABLE



Nunca imaginé que ser padre sería tan complicado. Una evidencia que, ahora que tengo un hijo adolescente, me hace incluso levantarme algún día con el deseo de que todo hubiera sido un sueño y de que me hallo justo en el momento en el que la aventura estuviera por empezar. No seré yo quien no reconozca todas las emociones y los sentimientos que ha generado en mí la paternidad, como tampoco negaré nunca esa especie de amor tan incondicional (y por tanto tan abrasivo a veces) que me provoca mi hijo, pero sí que me niego a convertir este proyecto en el eje sustancial de mi felicidad ni en la experiencia que ha dado sentido a mi existencia. Soy un ser tan complejo, y por tanto tan imperfecto, que necesito cada día proyectarme en mil amores, en diversas prácticas, en móviles horizontes. Y todo ello suma, y a veces multiplica, y en esas operaciones que nunca son matemáticas mi hijo es una pieza más. Tampoco tengo claro que ser padre me haya hecho mejor persona. Supongo que sí me ha obligado y me obliga a activar capacidades y habilidades que yo me mismo me negué, o ir aprendiendo esa compleja ética del cuidado que como hombre siempre pensé que no tenía que ver conmigo. Acostumbrado como estuve a tener siempre mujeres que cuidaran de mí. Pero finalmente sigo siendo, me imagino, como todos: mitad ángel, mitad demonio.
El efecto más positivo que tiene en mí la paternidad, y mucho más en estos años en los que tengo que relacionarme con un ser que no ha dejado de ser niño pero que ya se cree un adulto, es el reconocimiento de mi vulnerabilidad. Es decir, ser padre ha sido y es el mejor espejo para demostrarme que no soy omnipotente, que no tengo todas las respuestas, que estoy lleno de dudas y de que no quiero tener siempre la última palabra. La paternidad sí que está siendo pues una llave para revisar ese ideal que desde pequeño me insistía en convertirme en un super héroe, en un individuo con respuesta para todo, en una especie de máquina productiva a la que nunca podían fallarle las estrategias. Acompañar a mi hijo en la complicada tarea de buscarse, sin resultar un plasta pero al mismo tiempo sin eludir responsabilidades, me enseña cada día que vivo en la más absoluta de las precariedades y que, por tanto, necesito reconciliarme con la fragilidad que es la característica que más me asemeja al resto de la humanidad. 
Ser padre ha sido y es el mejor espejo para demostrarme que no soy omnipotente, que no tengo todas las respuestas, que estoy lleno de dudas y de que no quiero tener siempre la última palabra.
Como hombre comprometido radicalmente con la igualdad, es decir, con la transformación política de una sociedad en la que mujeres y hombres todavía no somos equivalentes, empiezo a estar convencido de que la verdadera revolución pasa porque justamente reconozcamos que lo que da sentido a nuestra subjetividad es la imperfección y la vulnerabilidad. Y que, en consecuencia, necesitamos permanentemente ser cuidados y cuidar: ahí radica el pacto posible sin el que nuestro mundo está condenado a la barbarie. Ello implica, entre otras cosas, transformar nuestra concepción de los derechos humanos, de la justicia social, de la democracia y, por supuesto, del poder. Porque asumir nuestra fragilidad compartida implica poner en el centro la vida y dejar en las afueras los accesorios. El único camino, me temo, para poner fin a un sistema sexo/género que ahora afila sus uñas gracias a la complicidad del neoliberalismo. Una alianza que, como buen padre que intento ser, no me gustaría que fuera el escenario en el que mi hijo viva la vida buena que espero para él.

PUBLICADO EN THE HUFFINGTON POST, 19-3-2019:
https://www.huffingtonpost.es/entry/la-paternidad-imperfecta-de-un-sujeto-vulnerable_es_5c8fb0a6e4b04ed2c1acc07b?utm_hp_ref=es-homepage

Comentarios

Entradas populares de este blog

CARTA A MI HIJO EN SU 15 CUMPLEAÑOS

De aquel día frío de noviembre recuerdo sobre todo las hojas amarillentas del gran árbol que daba justo a la ventana en la que por primera vez vi el sol  reflejándose en tus ojos muy abiertos.Siempre que paseo por allí miro hacia arriba y siento que justo en ese lugar, con esos colores de otoño, empezamos a escribir el guión que tú y yo seguimos empeñados en ver convertido en una gran película. Nunca nadie me advirtió de la dificultad de la aventura, ni por supuesto nadie me regaló un manual de instrucciones. Tuve que ir equivocándome una y otra vez, desde el primer biberón a la pequeña regañina por los deberes mal hechos, desde mi torpeza al peinar tu flequillo a mis dudas cuando no me reconozco como padre autoritario. Desde aquel 27 de noviembre, que siento tan cerca como el olor que desde aquel día impregnó toda nuestra casa, no he dejado de aprender, de escribir borradores y de romperlos luego en mil pedazos, de empezar de cero cada vez que la vida nos ponía frente a un nuevo desa…

HOMBRES REVOLUCIONADOS

Si el XX fue calificado como el siglo de las mujeres, no tengo duda de que el XXI merece ya el título de siglo del feminismo. No creo que haya una propuesta emancipadora tan ilusionante y global como la que reclama la superación de un orden, el patriarcal, y de la cultura en la que se apoya, y que no es otra que el machismo. Una propuesta, teórica y vindicativa, que justamente ahora nos interpela de manera singular a los hombres. Es decir, a esa mitad de la Humanidad que nunca antes estuvo tan desorientada y desubicada ante la imparable revolución de la otra mitad. Es innegable que la progresiva conquista de autonomía por parte de las mujeres está provocando en algunos hombres, me gustaría pensar que los menos, una actitud reaccionaria, la cual los lleva a situarse a la defensiva, celosos de sus privilegios y de un lugar que saben que ya nunca volverán a tener. De ahí que un machismo cada vez más beligerante, y amparado en fratrías de machos que se resisten a perder su hegemonía, esté…

YO, LA PEOR DEL MUNDO

"Aquí arriba se ha de anotar el día de mi muerte, mes y año. Suplico, por amor de Dios y de su Purísima Madre, a mis amadas hermanas las religiosas que son y en lo adelante fuesen, me encomienden a Dios, que he sido y soy la peor que ha habido. A todas pido perdón por amor de Dios y de su Madre. Yo, la peor del mundo: Juana Inés de la Cruz".

Mi interés por Juana Inés de la Cruz se despertó el 28 de agosto de 2004 cuando en el Museo Nacional de Colombia, en la ciudad de Bogotá, me deslumbró una exposición titulada "Monjas coronadas" en la que se narraba la vida  y costumbres de los conventos durante la época colonial. He seguido su rastro durante años hasta que al fin durante varias semanas he descubierto las miles de piezas de su puzzle en Las trampas de la fe de Octavio Paz. Una afirmación de éste, casi al final del libro, resume a la perfección el principal dilema que sufrió la escritora y pensadora del XVII: "Sor Juana había convertido la inferioridad que e…