Ir al contenido principal

8 DE MARZO DE 2019

Los derechos humanos no son conquistas irreversibles. Son una permanente lucha por la dignidad que, además, nos obliga a estar comprometidos con el legado que vamos a dejar a nuestros hijos y a nuestras hijas. La igualdad de mujeres y hombres forma parte de esa interminable movilización y del objetivo constitucional que nos obliga a mirar hacia una sociedad democrática avanzada. En cuanto que somos mitad y mitad de la de la ciudadanía, la igualdad de género constituye el eje central de un proyecto político que aspira a la justicia social, al bienestar compartido y la máxima realización de la personalidad de los individuos. Por lo tanto, no debería caber ninguna duda de que feminismo y democracia comparten la misma genealogía ilustrada, el mismo sentido emancipador del ser humano y la negación, por tanto, de todo aquello que suponga servidumbres de quienes comparten una misma dignidad.
La lucha histórica de las mujeres para que se les reconozca nada más y nada menos que su igual humanidad todavía no ha concluido e incluso, como estamos viendo en estos tiempos neoliberales, está sometida a nuevas amenazas. Cuando las vindicaciones feministas han logrado situarse en el centro del debate público y han logrado hacer visibles cuestiones que antes ni se nombraban, asistimos a una contrarreforma patriarcal que incluso pone en duda las conquistas legales y todos esos derechos que creímos que eran incuestionables. Y no es solo que un determinado sector de la sociedad se coloque a la defensiva, sino que estamos comprobando como incluso hay fuerzas políticas que construyen su discurso y su programa desde posicionamientos antifeministas. De esta manera, y de rebote, muchos hombres, y también algunas mujeres, están viendo legitimadas unas posiciones que realmente nunca abandonaron pero que, al menos, callaron bajo el peso de lo políticamente correcto. Todo ello al tiempo que líderes políticos aprovechan el río revuelto para reabrir debates, como el del aborto, que estaban más que cerrados. Un ejemplo más que evidente como, una vez más, los derechos de las mujeres vuelven a ponerse en duda en épocas de crisis y de cómo es manifiestamente incompatible el sentido último del feminismo con determinadas posiciones ideológicas.
Sobran pues las razones para salir a la calle el próximo 8 de marzo y para que quede claro, una vez más, que la gran revolución del siglo XXI es la que debería afectar a un pacto de convivencia que permite que nosotros, los hombres, seamos independientes gracias a que las mujeres continúan siendo cautivas seres cuya subjetividad se construye sobre la permanente disponibilidad para satisfacer nuestras necesidades y deseos. La necesidad de ser cuidados, el sostén de los vínculos emocionales, el deseo de ser padre y la satisfacción de nuestros al parecer irrefrenables apetitos sexuales. Por supuesto que en el siglo XX las mujeres han avanzado en cuanto al reconocimiento de derechos, y mucho más en un país como el nuestro en el que hasta la década de los 70 del pasado siglo eran consideradas civilmente como menores de edad, pero no hemos conseguido superar el carácter patriarcal de las estructuras de poder ni mucho menos la cultura machista en la que se asienta. Esa cultura que ahora cobra nuevos bríos gracias a posiciones políticas que se alimentan de la ira masculina ante el progresivo empoderamiento de las mujeres.
A esta falta de luces, como bien nos enseñara Celia Amorós, solo cabe responder con más luces, es decir, con más valores ilustrados desde una perspectiva feminista y no androcéntrica. Las luces de la igualdad, sin la que no es posible la emancipación de todas y de todos, que han de servir de freno a tanto machito que desde los púlpitos se empeña en seguir teniendo la palabra mientras que ellas son las siervas que dicen aquello de «hágase en mí según tu voluntad». El 8-M debería ser pues no solo una jornada movilización sino también el aliento que nos lleve cargados de razones a las urnas venideras.
Publicado en Diario Córdoba, lunes 4 de marzo de 2019:
https://www.diariocordoba.com/noticias/opinion/8-marzo-2019_1286179.html

Comentarios

Entradas populares de este blog

HOMBRES REVOLUCIONADOS

Si el XX fue calificado como el siglo de las mujeres, no tengo duda de que el XXI merece ya el título de siglo del feminismo. No creo que haya una propuesta emancipadora tan ilusionante y global como la que reclama la superación de un orden, el patriarcal, y de la cultura en la que se apoya, y que no es otra que el machismo. Una propuesta, teórica y vindicativa, que justamente ahora nos interpela de manera singular a los hombres. Es decir, a esa mitad de la Humanidad que nunca antes estuvo tan desorientada y desubicada ante la imparable revolución de la otra mitad. Es innegable que la progresiva conquista de autonomía por parte de las mujeres está provocando en algunos hombres, me gustaría pensar que los menos, una actitud reaccionaria, la cual los lleva a situarse a la defensiva, celosos de sus privilegios y de un lugar que saben que ya nunca volverán a tener. De ahí que un machismo cada vez más beligerante, y amparado en fratrías de machos que se resisten a perder su hegemonía, esté…

CARTA A MI HIJO EN SU 15 CUMPLEAÑOS

De aquel día frío de noviembre recuerdo sobre todo las hojas amarillentas del gran árbol que daba justo a la ventana en la que por primera vez vi el sol  reflejándose en tus ojos muy abiertos.Siempre que paseo por allí miro hacia arriba y siento que justo en ese lugar, con esos colores de otoño, empezamos a escribir el guión que tú y yo seguimos empeñados en ver convertido en una gran película. Nunca nadie me advirtió de la dificultad de la aventura, ni por supuesto nadie me regaló un manual de instrucciones. Tuve que ir equivocándome una y otra vez, desde el primer biberón a la pequeña regañina por los deberes mal hechos, desde mi torpeza al peinar tu flequillo a mis dudas cuando no me reconozco como padre autoritario. Desde aquel 27 de noviembre, que siento tan cerca como el olor que desde aquel día impregnó toda nuestra casa, no he dejado de aprender, de escribir borradores y de romperlos luego en mil pedazos, de empezar de cero cada vez que la vida nos ponía frente a un nuevo desa…

YO, LA PEOR DEL MUNDO

"Aquí arriba se ha de anotar el día de mi muerte, mes y año. Suplico, por amor de Dios y de su Purísima Madre, a mis amadas hermanas las religiosas que son y en lo adelante fuesen, me encomienden a Dios, que he sido y soy la peor que ha habido. A todas pido perdón por amor de Dios y de su Madre. Yo, la peor del mundo: Juana Inés de la Cruz".

Mi interés por Juana Inés de la Cruz se despertó el 28 de agosto de 2004 cuando en el Museo Nacional de Colombia, en la ciudad de Bogotá, me deslumbró una exposición titulada "Monjas coronadas" en la que se narraba la vida  y costumbres de los conventos durante la época colonial. He seguido su rastro durante años hasta que al fin durante varias semanas he descubierto las miles de piezas de su puzzle en Las trampas de la fe de Octavio Paz. Una afirmación de éste, casi al final del libro, resume a la perfección el principal dilema que sufrió la escritora y pensadora del XVII: "Sor Juana había convertido la inferioridad que e…