Ir al contenido principal

18

La mayoría de edad no es sino una convención más, marcada por las leyes y en su caso por los usos sociales, que sirve para indicarnos el paso al estatus completo de ciudadanía. Entre otras cosas, y no es poco, es la puerta que nos permite ejercer el derecho de sufragio y, por tanto, la inserción plena en un cuerpo democrático que, pese a sus sombras, es el que hoy por hoy mejor se acomoda a la dignidad intrínseca a todo ser humano. Convertirse en ciudadano o en ciudadana supone pues asumir derechos pero también obligaciones, ser parte de un todo en el que cada pieza disfruta de una porción de soberanía, tener la capacidad, y no solo a través de las urnas, de tener voz en las conversaciones que pacíficas hacen posible el milagro de la convivencia. Cumplir 18 años es pues motivo más que suficiente para una celebración. Y no hablo de las puestas de largo que todavía hoy siguen considerando a las mujeres como princesas, sino de las fiestas que deberían servirnos como rituales laicos para compartir la alegría de que hay alguien más que puede sumar en la tarea colectiva de hacer de esta sociedad un hogar inclusivo y sostenible.
Esa frontera legal, y aunque es cierto que hoy día las edades han ido diluyendo sus contornos clásicos, va a acompañada necesariamente de una que podríamos considerar más emocional o personal. Aunque solo sea por lo simbólico que supone contemplar el DNI el paso ya de 18 años, llegar a la mayoría de edad supone situarse ante un futuro que deja de ser un horizonte lejano. Supone, de alguna manera, enfrentarse a esas primeras demandas de una vida que empieza a exigirnos respuestas concretas, apuestas individuales y decisiones que nos irán enseñando algo especialmente complicado: aprender de los errores. En esta época de incertidumbres y miedos, de tantas posibilidades que realmente solo están al alcance de unos pocos, de apoteosis de los deseos neoliberales y de ficciones que a duras penas ocultan nuestra falta de libertad, creo que es más complicado que nunca situarse en esa especie de precipicio. El que separa la edad en la que siempre teníamos una red sólida de afectos y supervivencia que nos sostenía, aunque en muchos casos nos pudiera resultar incluso opresiva, de ese momento en el que las cosas empiezan a ponerse serias y uno tiene la sensación de que se la juega a cada paso que da.
Ser además un hombre en esta época de fascismos galopantes y neomachismo que se quita la máscara coloca a la mitad masculina en una exigente tesitura. La que justamente nos reclama menos resistencia pasiva y más compromiso activo, menos heroísmos públicos y más responsabilidades privadas. O sea, desaprender buena parte de lo aprendido desde el privilegio y armar una masculinidad que asuma la vulnerabilidad y la capacidad de cuidar como ingredientes irrenunciables. Ser un hombre que aproveche sus 18 para evitar la chulería y saberse dependiente de los otros. Un tipo que, además, asuma que las mujeres son seres equivalentes y que existen múltiples maneras de ser hombre.
Seguramente pensarás, querido Óscar, que menuda tarea te planteo justo cuando empiezas a sentir más cerca el día en que podrás conducir el coche de tu abuelo. La complejidad que adivinas no es otra que la que hace atractiva y gozosa la vida, la que tú ahora debes aprender a conducir con sus curvas y rotondas. Es justamente ese precipicio en el que ahora te sientes el que da sentido al aire que respiras. Ahora ha llegado el momento de que empieces a usar de manera emocional tu inteligencia y de que en ningún minuto escondas bajo una máscara la sensibilidad que te hace un ser necesitado de abrazos. Ojalá hayas entendido que celebrar tus 18 es pues celebrar que el hilo de la vida se reproduce y que todavía hoy, pese a todo, cabe la esperanza.
Publicado en Diario Córdoba, 4-1-2019:
https://www.diariocordoba.com/noticias/opinion/18_1274163.html

Comentarios

Entradas populares de este blog

HOMBRES REVOLUCIONADOS

Si el XX fue calificado como el siglo de las mujeres, no tengo duda de que el XXI merece ya el título de siglo del feminismo. No creo que haya una propuesta emancipadora tan ilusionante y global como la que reclama la superación de un orden, el patriarcal, y de la cultura en la que se apoya, y que no es otra que el machismo. Una propuesta, teórica y vindicativa, que justamente ahora nos interpela de manera singular a los hombres. Es decir, a esa mitad de la Humanidad que nunca antes estuvo tan desorientada y desubicada ante la imparable revolución de la otra mitad. Es innegable que la progresiva conquista de autonomía por parte de las mujeres está provocando en algunos hombres, me gustaría pensar que los menos, una actitud reaccionaria, la cual los lleva a situarse a la defensiva, celosos de sus privilegios y de un lugar que saben que ya nunca volverán a tener. De ahí que un machismo cada vez más beligerante, y amparado en fratrías de machos que se resisten a perder su hegemonía, esté…

EL MONSTRUO CON PENE Y LA MUDA ENAMORADA: por qué no me ha gustado LA FORMA DEL AGUA

La última película de Guillermo del Toro, que parece destinada a ser la gran triunfadora de los Oscars y que parece haber puesto de acuerdo a crític@s de cine tan dispares como Pilar Aguilar y Carlos Boyero, a mí me parece un producto perfectamente fabricado para su disfrute en la “era Trump” y para que el espectador lo contemple como un ejercicio de limpieza de conciencias frente al mundo tan horrible que nos ha tocado vivir. En esa línea creo que entronca perfectamente con esa cursilada llamada La la la land y cuyo éxito apabullante todavía no he logrado entender. Es decir, La forma del agua se dirige a las emociones más superficiales, esas que no requieren un esfuerzo singular por parte del que las recibe y que permiten salir relajados del cine, como quien se ha reconciliado con una parte de su humanidad que creía olvidada y aunque luego, casi inmediatamente, continuemos enrolados en este mundo cínico donde la único pasaporte hacia el éxito parece ser el “sálvese quien pueda” o, co…

YO, LA PEOR DEL MUNDO

"Aquí arriba se ha de anotar el día de mi muerte, mes y año. Suplico, por amor de Dios y de su Purísima Madre, a mis amadas hermanas las religiosas que son y en lo adelante fuesen, me encomienden a Dios, que he sido y soy la peor que ha habido. A todas pido perdón por amor de Dios y de su Madre. Yo, la peor del mundo: Juana Inés de la Cruz".

Mi interés por Juana Inés de la Cruz se despertó el 28 de agosto de 2004 cuando en el Museo Nacional de Colombia, en la ciudad de Bogotá, me deslumbró una exposición titulada "Monjas coronadas" en la que se narraba la vida  y costumbres de los conventos durante la época colonial. He seguido su rastro durante años hasta que al fin durante varias semanas he descubierto las miles de piezas de su puzzle en Las trampas de la fe de Octavio Paz. Una afirmación de éste, casi al final del libro, resume a la perfección el principal dilema que sufrió la escritora y pensadora del XVII: "Sor Juana había convertido la inferioridad que e…