Ir al contenido principal

DREXLER, UNA JUNGLA DE JAZMINES



Hace años, muchos años ya, que descubrí a Jorge Drexler gracias a esa hada madrina que es Ana Belén. Solo ella es capaz de hacer suya una rareza como "Era de amar", tan pequeña pero tan luminosa.  El mar, amar, siempre amar.

"Era de fumar y reír


Era de saber esperar

Era de salir a buscar
No era una mirada cualquiera
Era de amar"


Gracias a esta canción, que aparecía en un CD en el que la madrileña nos invitaba a que la mirásemos, o sea, a que la amásemos, yo también empecé a amar al uruguayo. Desde entonces no he dejado de darle las gracias a Sabia - o sea, a Martínez - por haberle convencido de que dejara la medicina y se viniera a España a probar suerte con la música. Cuidar, cantar, sanar.

Después de que hace dos años nos dejara a todas y a todos entregados en aquel concierto tan íntimo que nos regaló en Cosmopoética, anoche Drexler se expandió bajo el cielo, se creció ante el desafío de verse en un espacio abierto y con cientos de personas entregadas,  y nos volvió a demostrar que la música, como la poesía, es cuestión de saber hilvanar los ríos internos con los mares que desde afuera nos sacuden. El poeta de los movimientos, de los seres en tránsito, del amor que vuela en mariposas en papel, de las casualidades que generan vértigos y orgasmos, volvió a demostrarnos que pocos como él son capaces de seducir al respetable - hermosa palabra ésta - con su mezcla de ligón empedernido, listillo de la clase y vecino que en el ascensor puede decirte buenos días rimando. Su último trabajo, Salvavidas de hielo, que anoche recorrió casi al completo, es un ejemplo más de cómo el verdadero éxito está en el viaje, en la búsqueda de quimeras, en el reconocimiento de nuestra permanente necesidad de asilo. En el descubrimiento siempre abierto del adolescente que nunca ha abandonado al uruguayo que danza con la aparente timidez del que se ha aprendido aquello de los hombres duros no bailan. Bailar, dudar, viajar.

Jorge nos hizo bailar, haciéndonos ver que la cueva bien puede ser el útero de una guitarra rebelde, nos llevó de la mano de sus versos por las rutinas en las que habitualmente somos incapaces de ver canciones y, sobre todo, volvió a mostrarnos que el mejor Drexler, al menos para mí, es el que se olvida del espectáculo, se sienta en un rincón y nos cuenta la fábula del padre por casualidad, o sea, por amor.

Después de haber usado su estribillo - "Te quiero, te querré, te quise siempre, Desde antes de saber que te quería, Te dejo este mensaje simplemente, Para repetirte algo que yo sé que vos sabías"-  para recordarle a mi amor que el móvil mantiene la llama encendida, hoy me gustaría usarlo para hacérselo llegar al que tantas veces, sin saberlo, me ha sanado. Al que ha sido, como lo fue anoche, faro con el que superar esos tantos segundos de oscuridad con los que la vida puñetera nos sacude. En fin, ese trovador que me ha enseñado a amar mucho más las tramas que los desenlaces. El único que a veces me alivia y me hace oler jazmines incluso en el invierno más desalmado.

Fotografía: Jordi Vidal, El Día de Córdoba.


Comentarios

Entradas populares de este blog

MARIE CURIE: Las más inteligente entre los hombres

Siempre que hago la pregunta entre mi alumnado de cuántas mujeres científicas conocen, como mucho me responden que a Marie Curie. Sucede igual cuando les pregunto por filósofas, ensayistas o incluso escritoras: es milagroso que conozcan más de una. Esta simple prueba nos demuestra cómo ellas continúan siendo invisibles en una historia escrita por los hombres y en una educación que sigue teniendo, me temo, una mirada radicalmente androcéntrica. Las mujeres siguen sin "estar", lo cual tiene, entre otras terribles consecuencias, que las más jóvenes carecen de referentes. Es decir, para que ellas sepan en lo que pueden convertirse necesitan también ejemplos que les marquen el camino. Algo que a nosotros, los chicos, no nos pasa, ya que de entrada tenemos referentes a los que seguir en todos los campos y muy especialmente en aquellos que suponen ejercicio de poder y autoridad.
Por todo ello tenía tantas ganas de ver la reciente película que una directora alemana Marie Noëlle ha re…

50 PRIMAVERAS: CUANDO "YA NO ERES UNA MUJER".

Como  Aurore le comenta a su hija adolescente en una de las escenas de la película, cuando a una chica le llega la regla se le dice "ya eres una mujer". ¿Y qué ocurre cuándo la regla se va? En este diálogo se resume a la perfección lo que 50 primaveras nos plantea con un tono de comedia simpática y desenfada: la invisibilidad de las mujeres cuando rebasan una cierta edad, las mayores dificultades que la sociedad les plantea para poder rehacer sus vidas o inventarse proyectos nuevos, la evidente discriminación que por razón de los años se suma a la de género y a la de otras muchas circunstancias que hacen que ellas lo sigan teniendo más complicado que nosotros  (en una escena incluso se explica de manera muy didáctica qué es eso de la discriminación interseccional). Entre otras cosas, porque para nosotros los años no acaban siendo un lastre similar sino que incluso se convierten en una garantía de prestigio, atractivo y poder. De ahí que, como también se pone en solfa en la c…

RAFAEL HERNANDO: EL HOMBRE QUE NO DEBERÍAMOS SER.

Siempre que en algunas jornadas se plantea el interrogante sobre lo que significan las “nuevas masculinidades” – un término que a mí al menos me genera el rechazo propio de las etiquetas que no transcienden lo políticamente correcto y que en este caso incluso pueden seguirle el juego al patriarcado -, me resulta muy complicado precisar en qué consiste ser un hombre “nuevo”. Resulta mucho más fácil, como en tantos otros debates complejos, especificar lo que en todo caso no debería formar parte de un nuevo entendimiento de la virilidad, despojada al fin de lastres machistas y dispuesta a transitar por senderos en los que sea posible la equivalencia de mujeres y hombres. En este sentido, resulta tremendamente didáctico usar referentes de la vida pública para señalar justamente lo que no debería ser un hombre del siglo XXI. Un territorio, el de la vida pública, que todavía hoy está  casi enteramente poblado por sujetos que visten cómodamente el traje de la “masculinidad hegemónica” y que …