Ir al contenido principal

LA INDECENCIA DE CIFUENTES Y SUS CÓMPLICES



Hace tiempo que entendí que trabajo en una especie de microcosmos, con frecuencia demasiado encerrado en sí mismo, que genera hacia el exterior pasiones encontradas. Como docente universitario, estoy habituado a que cada cierto tiempo haya alguien que, generalmente con mucha ligereza y con escaso conocimiento de lo que habla, me eche en cara las supuestas bondades de un trabajo que no deja de verse como privilegiado. Sin poner en duda que, como sucede en cualquier administración pública, en la Universidad puedan sobrevivir individuos corruptos, deshonestos o simplemente caraduras, lamento que con relativa frecuencia la imagen que se tenga de nosotros sea tan prejuiciosa. Quizás, y entono el mea culpa, porque nosotros seamos los primeros en mantenernos demasiado al margen de la sociedad, en una especie de púlpito del conocimiento que provoca que quienes nos miran lo hagan desde la desconfianza que genera siempre contemplar a quién ocupa cualquier tipo de poder, por limitado que éste sea.  Y no cabe duda de que la Universidad es un poder que, con frecuencia, arrastra todos los vicios del dominio jerárquico y patriarcal que la ha nutrido desde sus orígenes.
Esas opiniones tan sesgadas nos duelen especialmente a los que llevamos toda la vida trabajando muy duro, y no siempre en las mejores condiciones, en un ámbito en el que encontramos no solo un cauce para nuestro desarrollo profesional sino también personal. Porque entiendo que enseñar e investigar tienen mucho de pasión por la vida, de implicación absoluta del cuerpo y la mente en una tarea que carece de horarios y nos ocupa casi sin descanso. Al menos yo no entiendo de otra manera mi dedicación a un trabajo en el que permanentemente tengo que demostrar mis capacidades, el que nunca dejo de estar sometido a controles internos y externos y en el que, a diferencia de lo que piensa una buena parte de quienes nos miran, siempre queda un riguroso rastro tanto de lo que hacemos bien como de aquello en lo que erramos. Por todo ello, me duele tanto, como supongo que también a tantos y tantas colegas, todo lo que está sucediendo en torno al máster de la señora Cifuentes .  Un asunto en el que es evidente que algo huele a podrido y que, por tanto, nos sitúa frente a lo peor que se le puede reprochar no solo a una Universidad sino en general a cualquier espacio público: la falta de transparencia, el incumplimiento de las reglas del juego y, por supuesto, las mentiras o medias verdades con las que se trata de despistar al respetable. Algo que ha alcanzado unos vergonzosos niveles de cinismo en la comparecencia de la alumna “fantasma” ante el órgano que representa a la ciudadanía madrileña. Un ejercicio de cinismo e irresponsabilidad política que debería activar inmediatamente una moción de censura y que, lógicamente, a través de la propuesta de una Comisión de investigación realizada por Ciudadanos, corre el riesgo de dejarse morir en el tiempo.  De esta manera, comprobamos como los adalides de la regeneración democrática acaban siendo fieles cómplices del más puro estilo Rajoy.
Como ciudadano me indigna el nivel de desfachatez al que están llegando nuestros representantes, muy especialmente quienes nos (des)gobiernan pero también quienes crecen en el favor de las encuestas haciendo apenas un paripé de limpieza democrática.  Pero, como profesor universitario, supera la indignación todo lo que nos está llegando de una Universidad que al parecer algunos han convertido en un espacio en el que paradójicamente parecen no regir las reglas mínimas del Estado de Derecho. Me duele como universitario el mal olor que desprenden Cristina Cifuentes, y con ella todos quienes han sido cómplices en su singular y fantasmagórico Máster, no solo porque llegado el caso sus actuaciones puedan ser objeto de una clasificación delictiva, sino por lo que supone de negación de todo el trabajo, dedicación y esfuerzo que para tantos nos ha supuesto seguir una carrera profesional muy exigente y comprometida. Lo cual, insisto, no quiere decir que no haya ni haya habido impresentables que han hecho de su capa un sayo, pero en general me consta que quienes hoy han terminado su doctorado y no digamos ocupan una plaza de profesor o profesora han tenido que trabajárselo mucho, en condiciones habitualmente precarias y tan solo animados por la vocación que, de no existir, convertiría la vida universitaria en un laberinto incluso tóxico. Espero pues que se exijan las pertinentes responsabilidades y se sancione a todos quienes hayan pretendido hacer de los despachos universitarios el escenario perfecto para la satisfacción de sus intereses egoístas y de los de sus secuaces. Nos va el prestigio de la educación superior en ello y, por supuesto, a nivel más personal, el sentido de la decencia que para mí debe ser consustancial en quienes nos dedicamos a la sagrada tarea de pensar y enseñar. Una decencia que nos obligaría a señalar con el dedo y, a ser posible, a expulsar de espacios donde también se alimentan los valores que se proyectan en la vida pública, a todos y a todas quienes actúan en ellos más como padrinos que como sabios. A quienes no piensan tanto en la responsabilidad pública de su dedicación sino más bien en las lindezas de un ombligo que les hacen sentir que están por encima del bien y del mal.
Publicado en www.eldiario.es, jueves 5 de abril de 2018:
https://www.eldiario.es/zonacritica/Cifuentes-todas_6_757384270.html

Comentarios

Entradas populares de este blog

EL MONSTRUO CON PENE Y LA MUDA ENAMORADA: por qué no me ha gustado LA FORMA DEL AGUA

La última película de Guillermo del Toro, que parece destinada a ser la gran triunfadora de los Oscars y que parece haber puesto de acuerdo a crític@s de cine tan dispares como Pilar Aguilar y Carlos Boyero, a mí me parece un producto perfectamente fabricado para su disfrute en la “era Trump” y para que el espectador lo contemple como un ejercicio de limpieza de conciencias frente al mundo tan horrible que nos ha tocado vivir. En esa línea creo que entronca perfectamente con esa cursilada llamada La la la land y cuyo éxito apabullante todavía no he logrado entender. Es decir, La forma del agua se dirige a las emociones más superficiales, esas que no requieren un esfuerzo singular por parte del que las recibe y que permiten salir relajados del cine, como quien se ha reconciliado con una parte de su humanidad que creía olvidada y aunque luego, casi inmediatamente, continuemos enrolados en este mundo cínico donde la único pasaporte hacia el éxito parece ser el “sálvese quien pueda” o, co…

MIRARME EN CÁDIZ

Mirarme en Cádiz es lo más parecido a arrancarme la piel a tiras y dejar que las vísceras hablen por sí solas. Hacer un ejercicio de memoria con el que domesticar la melancolía. Aprender que la vida se alimenta de pequeñas sacudidas. De esos pequeños terremotos, casi imperceptibles, que nos descolocan las piezas y hacen que, al despertar, tengamos la sensación de haber dormido en otra cama.
Mirarme en Cádiz es reconciliarme con lo que un día fui, con las manos que me cuidaron y me arroparon, con la ternura que solo cabe en un guiso materno y, por qué no, en el orgullo viril de un padre que antes lloraba más con las películas que con la vida.

Mirarme en Cádiz es sentir, como si fuera la primera arena en la piel de un recién nacido, el latido impagable de las mareas. Las costumbres del sol y las mudanzas de la luna.  El niño que ya no está, el adolescente que es, la ola que siempre me pilla desprevenido, un olor imposible a papilla de frutas, pescaíto frito y  café.
Mirarme en Cádiz es apr…

YO, LA PEOR DEL MUNDO

"Aquí arriba se ha de anotar el día de mi muerte, mes y año. Suplico, por amor de Dios y de su Purísima Madre, a mis amadas hermanas las religiosas que son y en lo adelante fuesen, me encomienden a Dios, que he sido y soy la peor que ha habido. A todas pido perdón por amor de Dios y de su Madre. Yo, la peor del mundo: Juana Inés de la Cruz".

Mi interés por Juana Inés de la Cruz se despertó el 28 de agosto de 2004 cuando en el Museo Nacional de Colombia, en la ciudad de Bogotá, me deslumbró una exposición titulada "Monjas coronadas" en la que se narraba la vida  y costumbres de los conventos durante la época colonial. He seguido su rastro durante años hasta que al fin durante varias semanas he descubierto las miles de piezas de su puzzle en Las trampas de la fe de Octavio Paz. Una afirmación de éste, casi al final del libro, resume a la perfección el principal dilema que sufrió la escritora y pensadora del XVII: "Sor Juana había convertido la inferioridad que e…