Ir al contenido principal

EL PREGONERO GARCÍA

Siempre he pensado que una de las mayores sombras de nuestra ciudad, al menos en las últimas décadas, es la carencia de un relato colectivo en el que todo el vecindario nos podamos sentir identificados. Salvo el malogrado intento de la capitalidad cultural, que podría haberse convertido en una oportunidad para definirnos con lucidez ante el siglo XXI, falta en Córdoba un hilo que permita coser las diferentes piezas de un traje que con frecuencia no se adapta al cuerpo de muchos. A diferencia de otras ciudades cercanas, que sí que han sabido apostar por una mirada capaz de sumar energías e ilusiones, Córdoba continúa más cerca de la melancolía que del mañana. Más como una piedra que araña el suelo cuando cae que como una pelota que es capaz de saltar juguetona de un punto a otro del pavimento. Desbordados por un turismo que nos convierte cada mayo en un parque temático en el que vendemos una escenificación con más cartón piedra que vida, tengo la sensación de que las múltiples energías creativas y transformadoras que de hecho habitan en la ciudad terminan o bien por exiliarse, o bien por sobrevivir tímidas en el patio de la casa de cada uno.
En esa construcción por hacer, en la que, por supuesto tienen una principal responsabilidad nuestros representantes, pero también, no lo olvidemos, nosotros y nosotras en cuanto ciudadanas que no deberíamos limitarnos a contemplar la belleza, nos hacen falta referentes que vayan más allá de los frentismos que con frecuencia hacen de Córdoba un espacio sin aire. Necesitamos urgentemente voces que, haciendo del pasado memoria, o sea, justicia, sean capaces de escribir un relato en el que las palabras sumen, multipliquen y finalmente rimen en un futuro que nos interpela. Cualquier ciudad que pretenda ir más allá de su patrimonio tiene que ser necesariamente aspiracional. Y esa es una actitud ética que es necesario cultivar y cuidar. Se trataría de aplicar a nuestro sentir colectivo la misma ética del cuidado, tan ecofeminista, que las mujeres siempre han puesto en práctica en sus patios y terrazas.
No tengo ninguna duda de que Pablo García Casado, ese ciudadano que no ha dudado a destripar la realidad sin renunciar a la ternura de un niño grande, hará justamente mañana un llamamiento a ese sentido cívico que también tienen, o deberían tener, las fiestas que se avecinan. Frente a un mayo convertido en una especie de bucle de cuñas publicitarias, necesitamos que la ciudad viva la fiesta, tan necesaria para la salud de nuestros corazones, con la intensidad que experimenta el milagro de dejar de ser íntima para convertirse en plural. Estoy seguro de que el poeta que ha sido capaz de ponernos frente al espejo de nuestras miserias de ciudadanas y ciudadanos imperfectos hilvanará en su pregón más de una metáfora dirigida al alma de lo público. Porque, ya saben, lo personal es político, y por tanto también una fiesta, una celebración, una plaza vivida, es una manera de definirnos en cuanto comunidad. Una definición que espero que el poeta cinéfilo, que estudió Derecho para hacer mejores metáforas, nos lance no como el llamamiento a un duelo, algo muy habitual en esta ciudad, sino como un pasaporte que nos permita superar fronteras.
El pregonero García, en un abril que algunos pensarán que nos ha robado un demonio pero que simplemente se ha detenido gracias a nuestro talante depredador, nos anunciará mayo desde las heterogéneas emociones que nos individualizan y que, ese es el gran reto, también deberían servirnos de puente para reconocernos. Hará como si fuera un fiel discípulo de Italo Calvino e imaginará en voz alta cómo el agua que circula por debajo revienta al fin los adoquines. Enseñándonos como en esta ciudad, como en todas supongo, estar en las afueras es también estar dentro. First we take Manhattan, then we take Berlin.
Publicado en Diario Córdoba, 16-4-18:
http://www.diariocordoba.com/noticias/opinion/pregonero-garcia_1218934.html

Comentarios

Entradas populares de este blog

EL MONSTRUO CON PENE Y LA MUDA ENAMORADA: por qué no me ha gustado LA FORMA DEL AGUA

La última película de Guillermo del Toro, que parece destinada a ser la gran triunfadora de los Oscars y que parece haber puesto de acuerdo a crític@s de cine tan dispares como Pilar Aguilar y Carlos Boyero, a mí me parece un producto perfectamente fabricado para su disfrute en la “era Trump” y para que el espectador lo contemple como un ejercicio de limpieza de conciencias frente al mundo tan horrible que nos ha tocado vivir. En esa línea creo que entronca perfectamente con esa cursilada llamada La la la land y cuyo éxito apabullante todavía no he logrado entender. Es decir, La forma del agua se dirige a las emociones más superficiales, esas que no requieren un esfuerzo singular por parte del que las recibe y que permiten salir relajados del cine, como quien se ha reconciliado con una parte de su humanidad que creía olvidada y aunque luego, casi inmediatamente, continuemos enrolados en este mundo cínico donde la único pasaporte hacia el éxito parece ser el “sálvese quien pueda” o, co…

MIRARME EN CÁDIZ

Mirarme en Cádiz es lo más parecido a arrancarme la piel a tiras y dejar que las vísceras hablen por sí solas. Hacer un ejercicio de memoria con el que domesticar la melancolía. Aprender que la vida se alimenta de pequeñas sacudidas. De esos pequeños terremotos, casi imperceptibles, que nos descolocan las piezas y hacen que, al despertar, tengamos la sensación de haber dormido en otra cama.
Mirarme en Cádiz es reconciliarme con lo que un día fui, con las manos que me cuidaron y me arroparon, con la ternura que solo cabe en un guiso materno y, por qué no, en el orgullo viril de un padre que antes lloraba más con las películas que con la vida.

Mirarme en Cádiz es sentir, como si fuera la primera arena en la piel de un recién nacido, el latido impagable de las mareas. Las costumbres del sol y las mudanzas de la luna.  El niño que ya no está, el adolescente que es, la ola que siempre me pilla desprevenido, un olor imposible a papilla de frutas, pescaíto frito y  café.
Mirarme en Cádiz es apr…

YO, LA PEOR DEL MUNDO

"Aquí arriba se ha de anotar el día de mi muerte, mes y año. Suplico, por amor de Dios y de su Purísima Madre, a mis amadas hermanas las religiosas que son y en lo adelante fuesen, me encomienden a Dios, que he sido y soy la peor que ha habido. A todas pido perdón por amor de Dios y de su Madre. Yo, la peor del mundo: Juana Inés de la Cruz".

Mi interés por Juana Inés de la Cruz se despertó el 28 de agosto de 2004 cuando en el Museo Nacional de Colombia, en la ciudad de Bogotá, me deslumbró una exposición titulada "Monjas coronadas" en la que se narraba la vida  y costumbres de los conventos durante la época colonial. He seguido su rastro durante años hasta que al fin durante varias semanas he descubierto las miles de piezas de su puzzle en Las trampas de la fe de Octavio Paz. Una afirmación de éste, casi al final del libro, resume a la perfección el principal dilema que sufrió la escritora y pensadora del XVII: "Sor Juana había convertido la inferioridad que e…