Ir al contenido principal

EL PREGONERO GARCÍA

Siempre he pensado que una de las mayores sombras de nuestra ciudad, al menos en las últimas décadas, es la carencia de un relato colectivo en el que todo el vecindario nos podamos sentir identificados. Salvo el malogrado intento de la capitalidad cultural, que podría haberse convertido en una oportunidad para definirnos con lucidez ante el siglo XXI, falta en Córdoba un hilo que permita coser las diferentes piezas de un traje que con frecuencia no se adapta al cuerpo de muchos. A diferencia de otras ciudades cercanas, que sí que han sabido apostar por una mirada capaz de sumar energías e ilusiones, Córdoba continúa más cerca de la melancolía que del mañana. Más como una piedra que araña el suelo cuando cae que como una pelota que es capaz de saltar juguetona de un punto a otro del pavimento. Desbordados por un turismo que nos convierte cada mayo en un parque temático en el que vendemos una escenificación con más cartón piedra que vida, tengo la sensación de que las múltiples energías creativas y transformadoras que de hecho habitan en la ciudad terminan o bien por exiliarse, o bien por sobrevivir tímidas en el patio de la casa de cada uno.
En esa construcción por hacer, en la que, por supuesto tienen una principal responsabilidad nuestros representantes, pero también, no lo olvidemos, nosotros y nosotras en cuanto ciudadanas que no deberíamos limitarnos a contemplar la belleza, nos hacen falta referentes que vayan más allá de los frentismos que con frecuencia hacen de Córdoba un espacio sin aire. Necesitamos urgentemente voces que, haciendo del pasado memoria, o sea, justicia, sean capaces de escribir un relato en el que las palabras sumen, multipliquen y finalmente rimen en un futuro que nos interpela. Cualquier ciudad que pretenda ir más allá de su patrimonio tiene que ser necesariamente aspiracional. Y esa es una actitud ética que es necesario cultivar y cuidar. Se trataría de aplicar a nuestro sentir colectivo la misma ética del cuidado, tan ecofeminista, que las mujeres siempre han puesto en práctica en sus patios y terrazas.
No tengo ninguna duda de que Pablo García Casado, ese ciudadano que no ha dudado a destripar la realidad sin renunciar a la ternura de un niño grande, hará justamente mañana un llamamiento a ese sentido cívico que también tienen, o deberían tener, las fiestas que se avecinan. Frente a un mayo convertido en una especie de bucle de cuñas publicitarias, necesitamos que la ciudad viva la fiesta, tan necesaria para la salud de nuestros corazones, con la intensidad que experimenta el milagro de dejar de ser íntima para convertirse en plural. Estoy seguro de que el poeta que ha sido capaz de ponernos frente al espejo de nuestras miserias de ciudadanas y ciudadanos imperfectos hilvanará en su pregón más de una metáfora dirigida al alma de lo público. Porque, ya saben, lo personal es político, y por tanto también una fiesta, una celebración, una plaza vivida, es una manera de definirnos en cuanto comunidad. Una definición que espero que el poeta cinéfilo, que estudió Derecho para hacer mejores metáforas, nos lance no como el llamamiento a un duelo, algo muy habitual en esta ciudad, sino como un pasaporte que nos permita superar fronteras.
El pregonero García, en un abril que algunos pensarán que nos ha robado un demonio pero que simplemente se ha detenido gracias a nuestro talante depredador, nos anunciará mayo desde las heterogéneas emociones que nos individualizan y que, ese es el gran reto, también deberían servirnos de puente para reconocernos. Hará como si fuera un fiel discípulo de Italo Calvino e imaginará en voz alta cómo el agua que circula por debajo revienta al fin los adoquines. Enseñándonos como en esta ciudad, como en todas supongo, estar en las afueras es también estar dentro. First we take Manhattan, then we take Berlin.
Publicado en Diario Córdoba, 16-4-18:
http://www.diariocordoba.com/noticias/opinion/pregonero-garcia_1218934.html

Comentarios

Entradas populares de este blog

RAFAEL HERNANDO: EL HOMBRE QUE NO DEBERÍAMOS SER.

Siempre que en algunas jornadas se plantea el interrogante sobre lo que significan las “nuevas masculinidades” – un término que a mí al menos me genera el rechazo propio de las etiquetas que no transcienden lo políticamente correcto y que en este caso incluso pueden seguirle el juego al patriarcado -, me resulta muy complicado precisar en qué consiste ser un hombre “nuevo”. Resulta mucho más fácil, como en tantos otros debates complejos, especificar lo que en todo caso no debería formar parte de un nuevo entendimiento de la virilidad, despojada al fin de lastres machistas y dispuesta a transitar por senderos en los que sea posible la equivalencia de mujeres y hombres. En este sentido, resulta tremendamente didáctico usar referentes de la vida pública para señalar justamente lo que no debería ser un hombre del siglo XXI. Un territorio, el de la vida pública, que todavía hoy está  casi enteramente poblado por sujetos que visten cómodamente el traje de la “masculinidad hegemónica” y que …

MARIE CURIE: Las más inteligente entre los hombres

Siempre que hago la pregunta entre mi alumnado de cuántas mujeres científicas conocen, como mucho me responden que a Marie Curie. Sucede igual cuando les pregunto por filósofas, ensayistas o incluso escritoras: es milagroso que conozcan más de una. Esta simple prueba nos demuestra cómo ellas continúan siendo invisibles en una historia escrita por los hombres y en una educación que sigue teniendo, me temo, una mirada radicalmente androcéntrica. Las mujeres siguen sin "estar", lo cual tiene, entre otras terribles consecuencias, que las más jóvenes carecen de referentes. Es decir, para que ellas sepan en lo que pueden convertirse necesitan también ejemplos que les marquen el camino. Algo que a nosotros, los chicos, no nos pasa, ya que de entrada tenemos referentes a los que seguir en todos los campos y muy especialmente en aquellos que suponen ejercicio de poder y autoridad.
Por todo ello tenía tantas ganas de ver la reciente película que una directora alemana Marie Noëlle ha re…

50 PRIMAVERAS: CUANDO "YA NO ERES UNA MUJER".

Como  Aurore le comenta a su hija adolescente en una de las escenas de la película, cuando a una chica le llega la regla se le dice "ya eres una mujer". ¿Y qué ocurre cuándo la regla se va? En este diálogo se resume a la perfección lo que 50 primaveras nos plantea con un tono de comedia simpática y desenfada: la invisibilidad de las mujeres cuando rebasan una cierta edad, las mayores dificultades que la sociedad les plantea para poder rehacer sus vidas o inventarse proyectos nuevos, la evidente discriminación que por razón de los años se suma a la de género y a la de otras muchas circunstancias que hacen que ellas lo sigan teniendo más complicado que nosotros  (en una escena incluso se explica de manera muy didáctica qué es eso de la discriminación interseccional). Entre otras cosas, porque para nosotros los años no acaban siendo un lastre similar sino que incluso se convierten en una garantía de prestigio, atractivo y poder. De ahí que, como también se pone en solfa en la c…