Ir al contenido principal

LAS MUDANZAS DE UN HOMBRE FRÁGIL

Todas las personas que escribimos lo hacemos para que nos quieran. O para sentirnos menos solos. O para no caer rendidos ante la incertidumbre tóxica que supone saberte un ser raro, extravagante, monstruoso incluso. Hay en el hecho de escribir, que acaba siendo como una explosión de incalculables consecuencias, un ansia de tender puentes, de traducir lenguajes ajenos, de saltar a camas en las que sentir que nuestra piel nos abandona y cubre el cuerpo de otros. Justamente por ello no deja de ser hasta cierto punto paradójico que el primer poemario publicado por Carlos Asensio se titule Dejar de ser, en flagrante contradicción con lo que supone poner negro sobre blanco que no es otra cosa que seguir siendo pese a nuestras miserias. Este libro, que como señala el Niño de Elche en el prólogo, es una especie de “constelación poética”, nos muestra con tacto pero sin renunciar al desgarro ese filo en que se encuentra el autor, y en el que muchos lectores como yo han podido reconocerse. El filo que supone desprenderse de uno mismo, superar lo que se fue, lo que se amó, lo que se vivió, ser otro y de otros, para al fin volver a ser uno mismo. Un ex que recupera su playa.

Este Dejar de ser es, como todo libro de poemas, un viaje, no sólo geográfico (León, Londres, Madrid), sino también por los recovecos de un “obseso de la belleza” que, me temo, lucha cada día contra sus deseos de dimitir y se agarra, como un náufrago, al poder hipnótico de la palabra. Se trata de un viaje en el que se mudan las pieles, se agotan las fuentes y se descubren tesoros. El ego maltrecho y derrotado que no se resiste a plantarle cara a la inutilidad del amor, a la enfermedad del amor, al rayo que no cesa.

Carlos Asensio se lanza al vacío y baila, no deja de bailar, como si fuera un Billy Elliot que ha querido cambiar los guantes de boxeo por unas mallas de ballet clásico. Es su lucha contra la desesperación la que encontramos en su recorrido, la que olemos en los cuerpos que toca y huele, la que intuimos en cabelleras y derrotas. El poeta que escribe en prosa para no olvidar sus pies políticos. El hombre contra la jaula que aspira a las estrellas. El amante que quizá pone más en la balanza que el amado.

Dejar de ser es el poemario escrito en prosa que canta por un ser tremendamente vulnerable, junco salvaje que no se rompe sin embargo pese a ser doblado por huracanes. El necio que no se resguarda cuando ve llegar la pasión porque él bien sabe que renunciar a ella no es dejar de ser sino morir. Para un lector tan vulnerable como yo es fácil reconocerse en estos miedos y en el ansia, en el desasosiego y en la soledad. Pero también  en el sudor de los cuerpos y en los besos, en las caricias, en los mordiscos y en los cabellos morenos. Los fluidos que dibujan promesas en las sábanas.

Amar es cruel. El amor es una enfermedad. Dejar de ser vulgar enamorado y atreverse a no beber el cáliz de los míticos instantes. La memoria, el olvido, licuarse y desaparecer. El grito de Carlos contra siendo dos parecer uno en la lejanía. El mausoleo nupcial como metáfora grandiosa de la jaula.  Sobrevivir al desastre, volar. Los labios de primavera como esperanza. El poeta parece encontrar al fin el secreto de la felicidad posible: superar el ensimismamiento, no ser otro ni de otro, abrirse de par en par a los deseos y a la fiesta. Dejar de ser una expectativa y convertirse en un corcel. Dejar de ser lo que uno ve en el rostro de otro para ser el frágil mago que se atreve a mirarse en el espejo. Descubriendo que quién escribe en prosa que parece poesía no es sino un hombre necesitado de abrazos que le hagan crecer alas en la espalda. En fin, un romántico sin remedio al que Mary Shelley convertiría en cyborg violeta y seductor.





Comentarios

Entradas populares de este blog

MARIE CURIE: Las más inteligente entre los hombres

Siempre que hago la pregunta entre mi alumnado de cuántas mujeres científicas conocen, como mucho me responden que a Marie Curie. Sucede igual cuando les pregunto por filósofas, ensayistas o incluso escritoras: es milagroso que conozcan más de una. Esta simple prueba nos demuestra cómo ellas continúan siendo invisibles en una historia escrita por los hombres y en una educación que sigue teniendo, me temo, una mirada radicalmente androcéntrica. Las mujeres siguen sin "estar", lo cual tiene, entre otras terribles consecuencias, que las más jóvenes carecen de referentes. Es decir, para que ellas sepan en lo que pueden convertirse necesitan también ejemplos que les marquen el camino. Algo que a nosotros, los chicos, no nos pasa, ya que de entrada tenemos referentes a los que seguir en todos los campos y muy especialmente en aquellos que suponen ejercicio de poder y autoridad.
Por todo ello tenía tantas ganas de ver la reciente película que una directora alemana Marie Noëlle ha re…

50 PRIMAVERAS: CUANDO "YA NO ERES UNA MUJER".

Como  Aurore le comenta a su hija adolescente en una de las escenas de la película, cuando a una chica le llega la regla se le dice "ya eres una mujer". ¿Y qué ocurre cuándo la regla se va? En este diálogo se resume a la perfección lo que 50 primaveras nos plantea con un tono de comedia simpática y desenfada: la invisibilidad de las mujeres cuando rebasan una cierta edad, las mayores dificultades que la sociedad les plantea para poder rehacer sus vidas o inventarse proyectos nuevos, la evidente discriminación que por razón de los años se suma a la de género y a la de otras muchas circunstancias que hacen que ellas lo sigan teniendo más complicado que nosotros  (en una escena incluso se explica de manera muy didáctica qué es eso de la discriminación interseccional). Entre otras cosas, porque para nosotros los años no acaban siendo un lastre similar sino que incluso se convierten en una garantía de prestigio, atractivo y poder. De ahí que, como también se pone en solfa en la c…

RAFAEL HERNANDO: EL HOMBRE QUE NO DEBERÍAMOS SER.

Siempre que en algunas jornadas se plantea el interrogante sobre lo que significan las “nuevas masculinidades” – un término que a mí al menos me genera el rechazo propio de las etiquetas que no transcienden lo políticamente correcto y que en este caso incluso pueden seguirle el juego al patriarcado -, me resulta muy complicado precisar en qué consiste ser un hombre “nuevo”. Resulta mucho más fácil, como en tantos otros debates complejos, especificar lo que en todo caso no debería formar parte de un nuevo entendimiento de la virilidad, despojada al fin de lastres machistas y dispuesta a transitar por senderos en los que sea posible la equivalencia de mujeres y hombres. En este sentido, resulta tremendamente didáctico usar referentes de la vida pública para señalar justamente lo que no debería ser un hombre del siglo XXI. Un territorio, el de la vida pública, que todavía hoy está  casi enteramente poblado por sujetos que visten cómodamente el traje de la “masculinidad hegemónica” y que …