Ir al contenido principal

EL JUEGO DE LA INEVITABLE DESLEALTAD



Después de varios horrores/errores acumulados – su anterior película, El bar,  me pareció el mejor ejemplo de cómo un creador puede ser víctima de sus propios excesos-, Alex de la Iglesia me ha sorprendido con la que para mí es sin duda una de sus mejores obras. Tal vez porque el punto de partida no ha sido una idea suya – se trata de una versión de un éxito italiano con el mismo título del director Paolo Genovese -, por más que le haya dado un toque personal a la historia.  Lo mejor de Perfectos desconocidos es que todo funciona a la perfección, como un mecanismo de relojería, lo cual es esencial para una buena comedia. Desde los diálogos a las coreografías de los personajes, pasando por un elenco en el que todas y todos están especialmente brillante. Incluso Belén Rueda, que es una actriz a la que no dejo de ver en su rol de Los Serrano, borda su papel, de la misma manera que lo hacen unos excepcionales Ernesto Alterio,  el habitualmente “soso” Eduardo Noriega y ese monstruo de la pantalla que es Eduard Fernández. Juana Acosta, que me recordó a la Nicole Kidman de "Big litlle lies", y Dafne Fernández también brillan en unos personajes que, pese al exceso, nunca llegan al ridículo. 

El juego que nos propone Perfectos desconocidos,  el cual podría ser una propuesta explosiva para cualquiera de las cenas navideñas que se avecinan, tiene el gran mérito de contarnos en clave de comedia realidades muy dolorosas, o al menos amargas, del mundo en el que vivimos. Un mundo en el que hemos roto absolutamente las fronteras de la intimidad y en el que hemos proyectado todo nuestro ser y estar, o parte de él, en un aparato, nuestro móvil, en el que conviven nuestras verdades, o lo que es lo mismo, nuestras miserias y secretos. Además, los personajes de esta película son el perfecto retrato de una sociedad en la que todas y todos desempeñamos determinados papeles y en la que, solo llegado el momento del drama, nos quitamos la máscara y sacamos a relucir toda la mierda que acumulamos. Es entonces cuando queda en evidencia que no somos ni tan buenos, ni tan modernos, ni tan tolerantes, como aparentamos. Es entonces cuando sale a relucir el hijo o la hija de “putero” que todas y todos llevamos dentro.

Perfectos desconocidos es también una divertídisima, y en el fondo dolorosa, llamada de atención sobre lo necesario que es para cualquiera, también y yo diría que muy especialmente cuando andamos en pareja, conservar nuestro espacio privado, una habitación propia, un lugar para nuestros sueños y pesadillas.  Aunque eso suponga, claro está, que la lealdad, más que la fidelidad, permanezca siempre en el filo de la navaja. Tal vez la única solución posible, la de habitar siempre en ese precipicio, para unos seres tan imperfectos como somos las humanas y los humanos. Condenados a vivir casi siempre en la jaula de los convencionalismos – llámense matrimonio, heteronormatividad o amistad exaltada – aún a costa de ser nosotros mismos.








Comentarios

Entradas populares de este blog

EL MONSTRUO CON PENE Y LA MUDA ENAMORADA: por qué no me ha gustado LA FORMA DEL AGUA

La última película de Guillermo del Toro, que parece destinada a ser la gran triunfadora de los Oscars y que parece haber puesto de acuerdo a crític@s de cine tan dispares como Pilar Aguilar y Carlos Boyero, a mí me parece un producto perfectamente fabricado para su disfrute en la “era Trump” y para que el espectador lo contemple como un ejercicio de limpieza de conciencias frente al mundo tan horrible que nos ha tocado vivir. En esa línea creo que entronca perfectamente con esa cursilada llamada La la la land y cuyo éxito apabullante todavía no he logrado entender. Es decir, La forma del agua se dirige a las emociones más superficiales, esas que no requieren un esfuerzo singular por parte del que las recibe y que permiten salir relajados del cine, como quien se ha reconciliado con una parte de su humanidad que creía olvidada y aunque luego, casi inmediatamente, continuemos enrolados en este mundo cínico donde la único pasaporte hacia el éxito parece ser el “sálvese quien pueda” o, co…

HOMBRES REVOLUCIONADOS

Si el XX fue calificado como el siglo de las mujeres, no tengo duda de que el XXI merece ya el título de siglo del feminismo. No creo que haya una propuesta emancipadora tan ilusionante y global como la que reclama la superación de un orden, el patriarcal, y de la cultura en la que se apoya, y que no es otra que el machismo. Una propuesta, teórica y vindicativa, que justamente ahora nos interpela de manera singular a los hombres. Es decir, a esa mitad de la Humanidad que nunca antes estuvo tan desorientada y desubicada ante la imparable revolución de la otra mitad. Es innegable que la progresiva conquista de autonomía por parte de las mujeres está provocando en algunos hombres, me gustaría pensar que los menos, una actitud reaccionaria, la cual los lleva a situarse a la defensiva, celosos de sus privilegios y de un lugar que saben que ya nunca volverán a tener. De ahí que un machismo cada vez más beligerante, y amparado en fratrías de machos que se resisten a perder su hegemonía, esté…

MIRARME EN CÁDIZ

Mirarme en Cádiz es lo más parecido a arrancarme la piel a tiras y dejar que las vísceras hablen por sí solas. Hacer un ejercicio de memoria con el que domesticar la melancolía. Aprender que la vida se alimenta de pequeñas sacudidas. De esos pequeños terremotos, casi imperceptibles, que nos descolocan las piezas y hacen que, al despertar, tengamos la sensación de haber dormido en otra cama.
Mirarme en Cádiz es reconciliarme con lo que un día fui, con las manos que me cuidaron y me arroparon, con la ternura que solo cabe en un guiso materno y, por qué no, en el orgullo viril de un padre que antes lloraba más con las películas que con la vida.

Mirarme en Cádiz es sentir, como si fuera la primera arena en la piel de un recién nacido, el latido impagable de las mareas. Las costumbres del sol y las mudanzas de la luna.  El niño que ya no está, el adolescente que es, la ola que siempre me pilla desprevenido, un olor imposible a papilla de frutas, pescaíto frito y  café.
Mirarme en Cádiz es apr…