Ir al contenido principal

LA PERFECCIÓN IMPOSIBLE

Tal vez no haya tarea más compleja y escurridiza siempre que el ejercicio de la paternidad. Todos los que somos padres vivimos siempre en la tensión que provoca saber que nunca haces lo correcto, que te quedas a medias o que es imposible mantener el adecuado equilibrio entre lo que en un contexto más familiar puedes transmitir y el contexto global en el que tu hijo o tu hija tienen que socializarse. Captain Fantastic  es una hermosa fábula que nos plantea, entre otras cosas, la difícil tesitura que supone tratar de transmitir un orden de convicciones y valores a seres que necesariamente acabarán siendo autónomos. A los que por tanto hemos de educar para que sean dueños y señores de su libertad, con las responsabilidades que ello genera, lo cual  inevitablemente puede suponer en su caso traicionar al padre (o incluso matarlo). Todo ello además sin perder de vista que no van a ser "robinsones crusoes" en una isla sino que como animales políticos y frágiles  serán dependientes de los otros.

La historia de esta singular familia, criada al margen de todo lo que supone la sociedad de consumo y  sin pasar por las estructuras socializadoras y por tanto también en gran medida disciplinarias de nuestro mundo, es una hermosa demostración de cómo los principios llevados al exceso se convierten en dogmas y cómo es por tanto muy fácil caer en la misma deriva de todo aquello que se critica. Los posicionamientos que Ben y su mujer han transmitido a sus hijas e hijos son indiscutibles desde el punto de vista de las convicciones que nos pueden servir de guía ética, cuestión más discutible es que podamos mantenerlos tal cual en un espacio social en el que conviven cosmovisiones distintas y en el que el estilo de vida dominante deja poco espacio a las utopías. Es decir, es fantástico que esta familia viva en un remoto bosque y en vez de la Navidad celebre el aniversario de Noam Chosky, pero no creo que ese sea el mejor horizonte para la felicidad de unas niñas y niños que crecerán y que necesitarán mirar más allá de los hermosos paisajes en los que han vividos como "buenos salvajes". La admirable pretensión de sus padres de educarlos como "reyes filósofos" lleva finalmente a lo que el hijo mayor le echa en cara al padre: solo sé aquello que está escrito en los libros pero no sé nada de la vida.

La película de Matt Ross, más allá de lo que puede servir de pretexto para reflexionar sobre si es posible aislarse de un sistema que aplasta a los débiles o si la salida no es otra que educarse para vivir en permanente rebelión con él, me interesó además por el singular retrato de un padre que, como buen hombre, vemos inicialmente instalado en su omnipotente heroísmo pero al que luego comprobamos cómo no tiene más remedio que asumir su propia vulnerabilidad. La escena en la que acaba afeitándose la frondosa barba es la metáfora más evidente de lo frágil y desnudo que se ha quedado ante una realidad en la que no sirven sus planteamientos teóricos.  Un hombre que se ve obligado a actuar como padre y como madre, asumiendo indistintamente los roles de uno y de otra, en una elección que una vez más supone hacer que la protagonista femenina desaparezca, muera o sea insignificante. Es inevitable detectar pues el reiterado punto de misoginia que suele haber en estos relatos en los que la mujer acaba siendo la mala o la loca o la enferma, o en el peor de los casos, como en éste, el cadáver. 


Captain Fantastic se apoya en una bellísima fotografía, en una hermosa banda sonora y en un reparto de niños y niñas que hace que los sintamos como seres de carne y hueso y no como productos de la fantasía. Ahora bien, el sostén de la película es un impresionante Viggo Mortensen que es capaz de pasar de la dureza a la ternura, del heroísmo al desvalimiento, con la soltura que solo lucen los grandes actores. Todo ello con esa mirada tan luminosa y esa sonrisa increíble que sigue haciendo de él uno de los actores más seductores ( y con un cuerpo "fantástico" que no duda en lucir cuando con él ha de defender también parte de su credo). La perfección sí que en él parece un hecho.





Comentarios

Entradas populares de este blog

CARTA DE MARÍA MAGDALENA, de José Saramago

De mí ha de decirse que tras la muerte de Jesús me arrepentí de lo que llamaban mis infames pecados de prostituta y me convertí en penitente hasta el final de la vida, y eso no es verdad. Me subieron desnuda a los altares, cubierta únicamente por el pelo que me llegaba hasta las rodillas, con los senos marchitos y la boca desdentada, y si es cierto que los años acabaron resecando la lisa tersura de mi piel, eso sucedió porque en este mundo nada prevalece contra el tiempo, no porque yo hubiera despreciado y ofendido el cuerpo que Jesús deseó y poseyó. Quien diga de mí esas falsedades no sabe nada de amor.  Dejé de ser prostituta el día que Jesús entró en mi casa trayendo una herida en el pie para que se la curase, pero de esas obras humanas que llaman pecados de lujuria no tendría que arrepentirme si como prostituta mi amado me conoció y, habiendo probado mi cuerpo y sabido de qué vivía, no me dio la espalda. Cuando, porque Jesús me besaba delante de todos los discípulos una y muchas ve…

CARTA A MI HIJO EN SU 15 CUMPLEAÑOS

De aquel día frío de noviembre recuerdo sobre todo las hojas amarillentas del gran árbol que daba justo a la ventana en la que por primera vez vi el sol  reflejándose en tus ojos muy abiertos.Siempre que paseo por allí miro hacia arriba y siento que justo en ese lugar, con esos colores de otoño, empezamos a escribir el guión que tú y yo seguimos empeñados en ver convertido en una gran película. Nunca nadie me advirtió de la dificultad de la aventura, ni por supuesto nadie me regaló un manual de instrucciones. Tuve que ir equivocándome una y otra vez, desde el primer biberón a la pequeña regañina por los deberes mal hechos, desde mi torpeza al peinar tu flequillo a mis dudas cuando no me reconozco como padre autoritario. Desde aquel 27 de noviembre, que siento tan cerca como el olor que desde aquel día impregnó toda nuestra casa, no he dejado de aprender, de escribir borradores y de romperlos luego en mil pedazos, de empezar de cero cada vez que la vida nos ponía frente a un nuevo desa…

EL HOMBRE CON UNA VENTANA EN EL PECHO

La primera vez que viajé a Florencia estaba obsesionado por tener una habitación con vistas, como en la novela de Forster, como en  la película de Ivory. Yo era también por entonces un poco como Lucy, la protagonista. Italia, como a ella, me deslumbró e iluminó buena parte de las habitaciones que yo tenía a media luz. Sin embargo, tuvieron que pasar muchos años para que me diera cuenta de que lo importante no era tanto encontrar esas habitaciones con vistas sino tener tú mismo la capacidad de romper cualquier muro. Las murallas del poema de Kavafis. Tuve, claro, que vivir y sufrir, que equivocarme, que subir escaleras empinadas y de, al fin, atreverme a vivir con la misma pasión que Lucy tocaba el piano.

Él llegó a mi vida justo en el momento en el que pensé que mi futuro estaría hecho de soledades y de deseos fugaces. De películas de hora y media y no de novelones con cientos de páginas. Estaba a punto de resignarme a vivir en esa permanente inquietud que supone saberte libre pero sol…