Ir al contenido principal

FEMINISMO VS. NEOLIBERALISMO

La semana pasada tuve la suerte de participar en un curso sobre las amenazas que el neoliberalismo representa para los derechos de las mujeres. Dirigido por Ana de Miguel y Lina Gálvez, en él se dejó claro que cuando hablamos de esa versión extrema del liberalismo no solo lo hacemos de un (des)orden económico sino también de una ideología. El mercado ha encontrado su mejor aliado en unas estructuras patriarcales que, pese a las conquistas jurídicas en países «privilegiados» como el nuestro, pervive y enseña sus garras frecuentemente. El hombre económico –referente político y social también-- ha encontrado el escenario perfecto para mostrar sin disimulos sus fauces depredadoras y para imponer sus capacidades y habilidades como universales. De esta manera, se prorrogan y consolidan los privilegios masculinos y, en paralelo, la subordinación femenina.
Ante las amenazas que para la igualdad de derechos representa el neoliberalismo, desde todas las perspectivas y muy singularmente desde el punto de vista del género, las respuestas no son simples, pero ello no quiere decir que no existan. Sobre algunas de ellas debatimos en el curso organizado por la Universidad Pablo de Olavide en su sede de Carmona. Así, de manera insistente, se reivindicaron las leyes como mecanismo de protección y como herramienta que nos permite reaccionar frente a abusos. Lo cual es tanto como reivindicar las potencialidades del Estado de Derecho frente a los «estados de naturaleza» que administran la oferta y la demanda. En definitiva, se trataría de reactivar y de dotar de contenidos a los tres adjetivos que aparecen en el artículo 1 de nuestra Constitución: social, democrático y de Derecho. En ellos reside la clave que nos permitirá frenar los excesos liberales. Se trataría, nada más y nada menos, que de recuperar el carácter garantista del constitucionalismo y de asumir como ética democrática ineludible la garantía de los derechos de las personas más débiles.
La ideología neoliberal está a su vez alimentando un falso presupuesto: la creencia de que la conquista de la libertad individual, entendida en un sentido formalista y por supuesto patriarcal, nos garantiza a todas y a todos capacidades y poderes para desarrollar nuestros proyectos vitales. Bajo el mito de la libre elección, como acertadamente lo ha denominado Ana de Miguel, a duras penas se ocultan explotaciones, ejercicios de dominio masculino y, en consecuencia, la extrema vulnerabilidad de quienes, como las mujeres, solo han alcanzado una ciudadanía precaria. Frente a este proyecto ético neoliberal, la respuesta también debería ser rotunda: el feminismo como propuesta emancipatoria capaz de impugnar cualquier orden en el que una persona, por su razón de su sexo, sea excluida del igual acceso y disfrute de derechos y bienes. Es decir, ahora más que nunca, es necesario reivindicar y asumir que feminismo y democracia van de la mano, que todas y todos somos incluso más feministas de lo que creemos porque gracias a este movimiento y a esta teoría hoy disfrutamos de democracia en esta parte privilegiada del planeta, y que cometeríamos un error si acabamos diluyendo el sujeto político en una interminable lista de agravios. Es decir, si olvidamos que la igualdad es el nervio que permite que el músculo de los derechos esté siempre en forma.
El diagnóstico está hecho. Algunas herramientas están claras. Solo queda dar el salto a la acción política y que, sobre todo, los actores con capacidad para transformar las estructuras y las instituciones asuman que sin la revolución feminista el futuro quedará en entredicho. Para ello podríamos empezar por denunciar, como reivindica Alicia Miyares, las posiciones claramente antifeministas. Algo que especialmente debería hacer una izquierda que en gran medida sigue traicionando a las mujeres desde el momento en que antepone diversidad a igualdad, desconociendo que la primera sin la segunda solo provoca una suma de ruidos al tiempo que legitima que los deseos individuales puedan considerarse derechos. 
Las fronteras indecisas, Diario Córdoba, 11 de julio de 2016
http://www.diariocordoba.com/noticias/opinion/feminismo-vs-neoliberalismo_1058680.html

Comentarios

Entradas populares de este blog

HOMBRES REVOLUCIONADOS

Si el XX fue calificado como el siglo de las mujeres, no tengo duda de que el XXI merece ya el título de siglo del feminismo. No creo que haya una propuesta emancipadora tan ilusionante y global como la que reclama la superación de un orden, el patriarcal, y de la cultura en la que se apoya, y que no es otra que el machismo. Una propuesta, teórica y vindicativa, que justamente ahora nos interpela de manera singular a los hombres. Es decir, a esa mitad de la Humanidad que nunca antes estuvo tan desorientada y desubicada ante la imparable revolución de la otra mitad. Es innegable que la progresiva conquista de autonomía por parte de las mujeres está provocando en algunos hombres, me gustaría pensar que los menos, una actitud reaccionaria, la cual los lleva a situarse a la defensiva, celosos de sus privilegios y de un lugar que saben que ya nunca volverán a tener. De ahí que un machismo cada vez más beligerante, y amparado en fratrías de machos que se resisten a perder su hegemonía, esté…

EL MONSTRUO CON PENE Y LA MUDA ENAMORADA: por qué no me ha gustado LA FORMA DEL AGUA

La última película de Guillermo del Toro, que parece destinada a ser la gran triunfadora de los Oscars y que parece haber puesto de acuerdo a crític@s de cine tan dispares como Pilar Aguilar y Carlos Boyero, a mí me parece un producto perfectamente fabricado para su disfrute en la “era Trump” y para que el espectador lo contemple como un ejercicio de limpieza de conciencias frente al mundo tan horrible que nos ha tocado vivir. En esa línea creo que entronca perfectamente con esa cursilada llamada La la la land y cuyo éxito apabullante todavía no he logrado entender. Es decir, La forma del agua se dirige a las emociones más superficiales, esas que no requieren un esfuerzo singular por parte del que las recibe y que permiten salir relajados del cine, como quien se ha reconciliado con una parte de su humanidad que creía olvidada y aunque luego, casi inmediatamente, continuemos enrolados en este mundo cínico donde la único pasaporte hacia el éxito parece ser el “sálvese quien pueda” o, co…

YO, LA PEOR DEL MUNDO

"Aquí arriba se ha de anotar el día de mi muerte, mes y año. Suplico, por amor de Dios y de su Purísima Madre, a mis amadas hermanas las religiosas que son y en lo adelante fuesen, me encomienden a Dios, que he sido y soy la peor que ha habido. A todas pido perdón por amor de Dios y de su Madre. Yo, la peor del mundo: Juana Inés de la Cruz".

Mi interés por Juana Inés de la Cruz se despertó el 28 de agosto de 2004 cuando en el Museo Nacional de Colombia, en la ciudad de Bogotá, me deslumbró una exposición titulada "Monjas coronadas" en la que se narraba la vida  y costumbres de los conventos durante la época colonial. He seguido su rastro durante años hasta que al fin durante varias semanas he descubierto las miles de piezas de su puzzle en Las trampas de la fe de Octavio Paz. Una afirmación de éste, casi al final del libro, resume a la perfección el principal dilema que sufrió la escritora y pensadora del XVII: "Sor Juana había convertido la inferioridad que e…