Ir al contenido principal

CARTA A CATHY YOUNG DE UN HOMBRE FEMINISTA

Estimada señora Young,
Aunque no tenemos el gusto de conocernos personalmente, no he podido reprimir la necesidad de escribirle una carta tras leer hace unos días en EL PAÍS su artículo titulado Las feministas tratan mal a los hombres (http://elpais.com/elpais/2016/07/04/opinion/1467635693_524761.html). Como hombre feminista me he sentido incluso en la obligación de enviarle unas líneas para, como mínimo, dejarle claro lo bien que el feminismo trata a los hombres que hemos entendido que la igualdad real es una cuestión de ciudadanía y  no una simple exigencia, que también, de la mitad femenina.
Su artículo es una muestra más de cómo en estos tiempos de neoliberalismo, y en los que las progresivas conquistas de las mujeres en algunas partes del planeta están poniendo en entredicho nuestros privilegios, surgen reacciones (neo)machistas que se aferran a un orden político y cultural que continúan manteniendo las jerarquías propias del sistema sexo/género. Unas reacciones generalmente protagonizadas por sujetos masculinos pero a las que también, sorprendentemente, se suman mujeres que parecen no haber comprendido que si están donde están es gracias precisamente al feminismo.

Como suelo explicarle a mi alumnado de primero de Derecho, el enemigo del feminismo no son los hombres sino el patriarcado. Es decir, las estructuras políticas, económicas, jurídicas y culturales que nos mantienen a nosotros como mitad privilegiada al tiempo que usurpamos el sentido universal de la Humanidad. Ese orden, que se traduce en unas más que evidentes relaciones de poder, continúa socializándonos, (mal)educándonos y por tanto también generando comportamientos en muchos hombres, y en algunas mujeres, que contradicen y ponen freno a una lucha que tiene ya casi tres siglos. Usted habla en el artículo de “ataques superficiales a los hombres” cuando lo que a mí me ha parecido todo un ataque a la sensatez es la superficialidad de sus argumentos. Unos argumentos que, y sin duda esto es para mí lo más grave del texto, parecen desconocer no solo la larga historia del feminismo como teoría y como movimiento, sino también la fuerza emancipadora que para todas y para todos tiene un proyecto que pretende liberarnos de las jaulas a las que nos condenan los géneros.
Me parece además de una irresponsabilidad absoluta lanzar un artículo como el suyo en un momento en el que la igualdad se está poniendo en entredicho con el pretexto de la crisis económica, cuando son cientos las mujeres que siguen siendo asesinadas cada día en el planeta a manos del terrorismo machista o cuando se multiplican los pretextos para explotar por ejemplo el cuerpo y la sexualidad femenina. Todo ello por no hablar del desvarío que, a mi parecer, supone afirmar que “el sentimiento favorable a Donald Trump” es producto de una reacción contra el feminismo. Me temo, señora Young, que lo que realmente supone una peligrosa reacción contra el feminismo son textos como el suyo que, además, alientan y alimentan todos los comportamientos y las actitudes patriarcales que no dejan de crecer en los últimos tiempos, muy especialmente en las redes sociales. Unas actitudes que, entre otras cosas, suponen un absoluto desprecio hacia la lucha de tantas mujeres sin las que en buena parte del plantea no disfrutaríamos de la democracia, por más imperfecta que esta sea.
Debo confesarle que en mi caso, y me consta que poco a poco es también el de otros hombres que empiezan a tener conciencia de género, el feminismo ha supuesto un redescubrimiento de mí mismo y del mundo que habito. Un feliz proceso desde el que empiezo a convertirme en una mejor persona y, en consecuencia, en una mejor pieza en el complejo puzle que finalmente debería borrar las injusticias que continúan teniendo a las mujeres como principales víctimas.  En este sentido, no puedo estar más que agradecido al feminismo y a las mujeres que cada día me enseñan a mirarme en el espejo sin tener la necesidad de verme de un tamaño doble del suyo.
Por supuesto que el feminismo es radical –porque pretende remover las raíces de las injusticias de género– y revolucionario –porque persigue subvertir un orden androcéntrico y patriarcal-, pero ello no significa que los hombres debamos sentirlo como una agresión ni que se trate de una batalla en la que solo habrá un ganador/a. Entendido así es la prueba más evidente de la ignorancia más absoluta sobre todo lo que el término representa, además de ser munición facilona para todos aquellos que se rebelan contra los avances de la igualdad. Solo espero, señora Young, que revise sus argumentos y que nunca olvide lo que precisamente muchas mujeres y también algunos hombres reivindicaron en la por usted recordada Declaración de Séneca Falls de 1848. Es decir, la lucha “contra el monopolio de los púlpitos” y, en consecuencia, la enseñanza de que la democracia sin ellas no merece tal nombre. Dicho de otra manera: el proyecto ético del que todo demócrata, mujer u hombre, debería ser partícipe y militante. Aunque solo fuera para superar la esquizofrenia que supone defender la democracia y actuar como antifeminista.  Con esa esperanza, le envío cordiales saludos  y un abrazo “sórico”.
Córdoba, 22 de julio de 2016 (Día de María Magdalena).

Publicado en BLOG MUJERES de EL PAÍS, 26 de julio de 2016: 
http://blogs.elpais.com/mujeres/2016/07/carta-a-cathy-young-de-un-hombre-feminista.html#more

Comentarios

  1. A ti te molesta la verdad y la realidad descrita por Caty en los EEUU; además como tú vives mantenido por las feministas aquí en España; dedicate a trabajar hombre y no seas como un mendigo que vive a costa de las feministas;

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

CARTA DE MARÍA MAGDALENA, de José Saramago

De mí ha de decirse que tras la muerte de Jesús me arrepentí de lo que llamaban mis infames pecados de prostituta y me convertí en penitente hasta el final de la vida, y eso no es verdad. Me subieron desnuda a los altares, cubierta únicamente por el pelo que me llegaba hasta las rodillas, con los senos marchitos y la boca desdentada, y si es cierto que los años acabaron resecando la lisa tersura de mi piel, eso sucedió porque en este mundo nada prevalece contra el tiempo, no porque yo hubiera despreciado y ofendido el cuerpo que Jesús deseó y poseyó. Quien diga de mí esas falsedades no sabe nada de amor.  Dejé de ser prostituta el día que Jesús entró en mi casa trayendo una herida en el pie para que se la curase, pero de esas obras humanas que llaman pecados de lujuria no tendría que arrepentirme si como prostituta mi amado me conoció y, habiendo probado mi cuerpo y sabido de qué vivía, no me dio la espalda. Cuando, porque Jesús me besaba delante de todos los discípulos una y muchas ve…

CARTA A MI HIJO EN SU 15 CUMPLEAÑOS

De aquel día frío de noviembre recuerdo sobre todo las hojas amarillentas del gran árbol que daba justo a la ventana en la que por primera vez vi el sol  reflejándose en tus ojos muy abiertos.Siempre que paseo por allí miro hacia arriba y siento que justo en ese lugar, con esos colores de otoño, empezamos a escribir el guión que tú y yo seguimos empeñados en ver convertido en una gran película. Nunca nadie me advirtió de la dificultad de la aventura, ni por supuesto nadie me regaló un manual de instrucciones. Tuve que ir equivocándome una y otra vez, desde el primer biberón a la pequeña regañina por los deberes mal hechos, desde mi torpeza al peinar tu flequillo a mis dudas cuando no me reconozco como padre autoritario. Desde aquel 27 de noviembre, que siento tan cerca como el olor que desde aquel día impregnó toda nuestra casa, no he dejado de aprender, de escribir borradores y de romperlos luego en mil pedazos, de empezar de cero cada vez que la vida nos ponía frente a un nuevo desa…

EL HOMBRE CON UNA VENTANA EN EL PECHO

La primera vez que viajé a Florencia estaba obsesionado por tener una habitación con vistas, como en la novela de Forster, como en  la película de Ivory. Yo era también por entonces un poco como Lucy, la protagonista. Italia, como a ella, me deslumbró e iluminó buena parte de las habitaciones que yo tenía a media luz. Sin embargo, tuvieron que pasar muchos años para que me diera cuenta de que lo importante no era tanto encontrar esas habitaciones con vistas sino tener tú mismo la capacidad de romper cualquier muro. Las murallas del poema de Kavafis. Tuve, claro, que vivir y sufrir, que equivocarme, que subir escaleras empinadas y de, al fin, atreverme a vivir con la misma pasión que Lucy tocaba el piano.

Él llegó a mi vida justo en el momento en el que pensé que mi futuro estaría hecho de soledades y de deseos fugaces. De películas de hora y media y no de novelones con cientos de páginas. Estaba a punto de resignarme a vivir en esa permanente inquietud que supone saberte libre pero sol…