Ir al contenido principal

PODEMOS, GANEMOS, SOMOS

Las fronteras indecisas
Diario Córdoba, 10-11-2014


La primera persona del plural es inclusiva y nos remite a lo colectivo, a la diversidad que confluye, a lo múltiple que sin embargo es cercano y hasta nuestro. Frente al individualismo egoísta de la primera persona y la distancia inevitable de la segunda, el nosotros nos fortalece, nos permite superar debilidades, nos alienta incluso cuando las fuerzas flaquean y el horizonte parece huir a velocidad de vértigo. El nosotras y el nosotros sirve para reconocernos y para alimentarnos. Nos inspira pero también nos coloca ante el espejo, es decir, es emancipador pero también exigente.
Nosotras y nosotros, esa primera persona del plural, o sea, la ciudadanía, llevamos años sumando rabia, indignación y desconcierto. Hemos asistido primero desde la pasividad, y más tarde desde la impotencia, al deterioro progresivo de un sistema que ha ido perdiendo el nervio de las convicciones y que se ha instalado en la insolencia de las oligarquías. Ellas y ellos, tercera persona de la distancia, es decir, nuestros representantes, han ido construyéndose una torre de marfil en la que manejan un lenguaje que no entendemos, al tiempo que dan continuadas muestras de su incapacidad para traducir en acciones políticas nuestras necesidades. Todo ello en un marco jurídico--constitucional que pide a gritos una reforma que permita superar paradigmas que ya no sirven y que nos acerque a una sociedad democrática avanzada al fin liberada del yugo del preámbulo.
Nosotras y nosotros no salimos del asombro ante los miedos que está provocando que al fin estemos siendo capaces de conjugar los verbos políticos en primera persona del plural. Las reacciones de algunos/as políticos/as, de bastantes medios y de algunas mentes que suponíamos lúcidas, evidencian lo mal que todavía aceptamos las exigencias pluralistas de la democracia, un régimen de libertades en el que debemos tener reconocido hasta nuestro derecho a equivocarnos. Y como mínimo a ser tan malos y tan demagogos como lo han sido con tanta frecuencia los que no han dejado de seducirnos para llevarnos al huerto de las urnas. Con absoluta impunidad muchos y muchas se han quitado la máscara y han dejado al descubierto su rostro de profesionales de la política, sus temores a perder privilegios, su incapacidad de reacción ante un magma que está haciendo que se tambaleen los cimientos de un edificio que en vez de casa del pueblo ha terminado siendo posada de marionetas y mercenarios.
Ante la ceguera y sordera de quienes nos representan, nos hemos agarrado de nuevo a la utopía. Desesperados tal vez ante un panorama que insiste en machacarnos y en el que comprobamos día a día como crecen las desigualdades, como no deja de aumentar la pobreza y la exclusión y como las promesas con las que nos sedujeron se evaporaron entre los barrotes de la cárcel, los banquillos de los juzgados y las salas sin ventilar de unas instituciones encantadas de mirarse el ombligo. Ese agujero negro desde el que los partidos de siempre insisten en protagonizar un presente, y sobre todo un futuro, que nada tiene que ver con el tiempo del que surgieron.
Podemos, debemos pues, poner el grito en el cielo de lo imposible. Necesitamos para sobrevivir creer que otros métodos y otras palabras pueden sustituir las que ya no nos dicen nada. Y todo ello desde el reconocimiento de nuestro derecho a equivocarnos e incluso a albergar dudas sobre lo que puede ser simplemente una explosión y no un proyecto sólido. Porque estamos ya bien hartos de siglas que no nos escuchan y de estrategias que se lideran en nuestro nombre pero sin nosotros. Una ira con libertad, pero sin igualdad, que han alimentado y alimentan los que a estas alturas no se han enterado de que la democracia sin preposiciones no vale nada. Es decir, si en la práctica no responde a las exigencias de ser de verdad un gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

CARTA A MI HIJO EN SU 15 CUMPLEAÑOS

De aquel día frío de noviembre recuerdo sobre todo las hojas amarillentas del gran árbol que daba justo a la ventana en la que por primera vez vi el sol  reflejándose en tus ojos muy abiertos.Siempre que paseo por allí miro hacia arriba y siento que justo en ese lugar, con esos colores de otoño, empezamos a escribir el guión que tú y yo seguimos empeñados en ver convertido en una gran película. Nunca nadie me advirtió de la dificultad de la aventura, ni por supuesto nadie me regaló un manual de instrucciones. Tuve que ir equivocándome una y otra vez, desde el primer biberón a la pequeña regañina por los deberes mal hechos, desde mi torpeza al peinar tu flequillo a mis dudas cuando no me reconozco como padre autoritario. Desde aquel 27 de noviembre, que siento tan cerca como el olor que desde aquel día impregnó toda nuestra casa, no he dejado de aprender, de escribir borradores y de romperlos luego en mil pedazos, de empezar de cero cada vez que la vida nos ponía frente a un nuevo desa…

YO, LA PEOR DEL MUNDO

"Aquí arriba se ha de anotar el día de mi muerte, mes y año. Suplico, por amor de Dios y de su Purísima Madre, a mis amadas hermanas las religiosas que son y en lo adelante fuesen, me encomienden a Dios, que he sido y soy la peor que ha habido. A todas pido perdón por amor de Dios y de su Madre. Yo, la peor del mundo: Juana Inés de la Cruz".

Mi interés por Juana Inés de la Cruz se despertó el 28 de agosto de 2004 cuando en el Museo Nacional de Colombia, en la ciudad de Bogotá, me deslumbró una exposición titulada "Monjas coronadas" en la que se narraba la vida  y costumbres de los conventos durante la época colonial. He seguido su rastro durante años hasta que al fin durante varias semanas he descubierto las miles de piezas de su puzzle en Las trampas de la fe de Octavio Paz. Una afirmación de éste, casi al final del libro, resume a la perfección el principal dilema que sufrió la escritora y pensadora del XVII: "Sor Juana había convertido la inferioridad que e…

PROSTITUCIÓN: La revuelta de los "pichis"

El que se sentó el sábado pasado en la segunda fila del Teatro Español para ver el último montaje de Andrés Lima es un hombre. Un tipo que, en aquellos años en que fue hetero, nunca fue de putas, pero sí que mantuvo el silencio cómplice con los colegas que lo hacían. Con aquellos que lo invitaron a una despedida de soltero en un prostíbulo de las afueras de su ciudad. Con los que habitualmente hacían bromas al contar sus batallitas sexuales y se llamaban entre ellos “hijo de puta”, como si fuera una especie de pasaporte que permitía entrar a formar parte de la fratría. El que fue sacudido por la oleada de emociones a las que Carmen Machi, Nathalie Poza y Carolina Yuste dotan de vida es un tío que, supongo que como todos, anda algo desnortado en estos tiempos del #MeToo y de reacción neomachista. El que escuchó el intenso debate entre Amelia Tiganus y Virginie Despentes, ese que cuando se plantea en la Universidad provoca iras y pancartas, es un padre que no se atrevería a afirmar que…