Ir al contenido principal

LUZ, UN PEDAZO DE CIELO

Siempre que escucho a Luz en directo tengo la sensación de que me/nos regala, como dice una de sus más bellas canciones, un pedazo de cielo. Es tal la fuerza, la energía que desprende, la luminosidad con la que llena el escenario, que es imposible no salir de sus conciertos con ganas de seguir peleando por la vida. Algo que hoy, en este domingo que ya acaba, y en el que he celebrado mi cumpleaños, ha cobrado si cabe más valor aún. Escucharla, pero también celebrar con ella la vida con un fuerte abrazo, ha sido un regalo que nunca olvidaré. Y que sumaré a los muchos momentos que, sin saberlo, Luz ha ido ocupando en mi biografía. Desde que casi adolescente bailé con ella al ritmo de Rufino hasta sus últimas y delicadísimas interpretaciones en italiano y en francés en su reciente Almas gemelas. Entre medias, toda una vida de amores y desamores, de encuentros y desencuentros, de muertes y resurrecciones, de sol, al fin el sol, que siempre vuelve a salir. Y,  de banda sonora, muchas de sus canciones. 






Lo mejor de Luz es que en ella habitan muchas mujeres y cantantes. Es, y lo ha vuelto ha demostrar esta noche en la parte intermedia del concierto y en un final apoteósico, una enorme rockera: potencia y garra. Pero también es la gran dama que interpreta boleros - La historia de un amor - o la que nos vuelve a emocionar con los indispensables Piensa en mí o Un año de amor.  La que pone en pie a las mujeres con su No me importa nada y la que hace que todos coreemos entusiasmados Quiero ser el rojo del amanecer, un nuevo día brillará, se llevará la soledad. O la que parece cantarme al oído la desgarradora Lo eres todo, como también la que hace que me levante del asiento para bailar Loca o No aguanto más.


El público de Córdoba suele ser generoso en aplausos y vítores, pero tal vez nunca lo haya visto tan entregado como cuando Luz ha actuado en el Gran Teatro. Esta noche el público ya estaba en pie en la cuarta canción. La comunicación de esta mujer luchadora, y tan tierna en las distancias cortas, es absoluta. Algo que solo, evidentemente, lo consiguen los y las que son muy grandes. Ella lleva décadas demostrando que hay en ella una fuerza única que parece unirla con el centro de la tierra. La que le ha permitido superar la vida tóxica y  que, por tanto, nos siga cantando versos sobre esos laberintos en que solemos enredarnos por culpa del amor.


Esta noche, a diferencia de en otros conciertos suyos,  me he sentido como si fuera el único espectador en el teatro. Como si ella estuviera dirigiéndose a mí cuando ha interpretado en brasileño una bossa nova o cuando casi rompe con su voz el escenario cantando Te dejé marchar. Lo he vivido como un regalo de la vida, un trozo de cielo que he sentido una vez más en sus canciones y, al fin, en su abrazo de diosa que es también humana. En sus cariñosas palabras de felicitación con ese acento tuyo tan peculiar que la hace tan tan dulce y cercana. La diva de los escenarios, tan francesa con su traje negro de espalda al aire, tan italiana como una hija adoptiva de Mina, pero también la asturiana que, en la cercanía, dan ganas de apretujar fuerte para ser contagiado de su luminosidad.

Concierto LUZ CASAL
Gran Teatro de Córdoba, 23 de noviembre de 2014

Comentarios

Entradas populares de este blog

RAFAEL HERNANDO: EL HOMBRE QUE NO DEBERÍAMOS SER.

Siempre que en algunas jornadas se plantea el interrogante sobre lo que significan las “nuevas masculinidades” – un término que a mí al menos me genera el rechazo propio de las etiquetas que no transcienden lo políticamente correcto y que en este caso incluso pueden seguirle el juego al patriarcado -, me resulta muy complicado precisar en qué consiste ser un hombre “nuevo”. Resulta mucho más fácil, como en tantos otros debates complejos, especificar lo que en todo caso no debería formar parte de un nuevo entendimiento de la virilidad, despojada al fin de lastres machistas y dispuesta a transitar por senderos en los que sea posible la equivalencia de mujeres y hombres. En este sentido, resulta tremendamente didáctico usar referentes de la vida pública para señalar justamente lo que no debería ser un hombre del siglo XXI. Un territorio, el de la vida pública, que todavía hoy está  casi enteramente poblado por sujetos que visten cómodamente el traje de la “masculinidad hegemónica” y que …

50 PRIMAVERAS: CUANDO "YA NO ERES UNA MUJER".

Como  Aurore le comenta a su hija adolescente en una de las escenas de la película, cuando a una chica le llega la regla se le dice "ya eres una mujer". ¿Y qué ocurre cuándo la regla se va? En este diálogo se resume a la perfección lo que 50 primaveras nos plantea con un tono de comedia simpática y desenfada: la invisibilidad de las mujeres cuando rebasan una cierta edad, las mayores dificultades que la sociedad les plantea para poder rehacer sus vidas o inventarse proyectos nuevos, la evidente discriminación que por razón de los años se suma a la de género y a la de otras muchas circunstancias que hacen que ellas lo sigan teniendo más complicado que nosotros  (en una escena incluso se explica de manera muy didáctica qué es eso de la discriminación interseccional). Entre otras cosas, porque para nosotros los años no acaban siendo un lastre similar sino que incluso se convierten en una garantía de prestigio, atractivo y poder. De ahí que, como también se pone en solfa en la c…

MARIE CURIE: Las más inteligente entre los hombres

Siempre que hago la pregunta entre mi alumnado de cuántas mujeres científicas conocen, como mucho me responden que a Marie Curie. Sucede igual cuando les pregunto por filósofas, ensayistas o incluso escritoras: es milagroso que conozcan más de una. Esta simple prueba nos demuestra cómo ellas continúan siendo invisibles en una historia escrita por los hombres y en una educación que sigue teniendo, me temo, una mirada radicalmente androcéntrica. Las mujeres siguen sin "estar", lo cual tiene, entre otras terribles consecuencias, que las más jóvenes carecen de referentes. Es decir, para que ellas sepan en lo que pueden convertirse necesitan también ejemplos que les marquen el camino. Algo que a nosotros, los chicos, no nos pasa, ya que de entrada tenemos referentes a los que seguir en todos los campos y muy especialmente en aquellos que suponen ejercicio de poder y autoridad.
Por todo ello tenía tantas ganas de ver la reciente película que una directora alemana Marie Noëlle ha re…